lunes, 1 marzo 2021 05:37

Salvador Illa ve con buenos ojos el plan de Ayuso de cerrar Madrid solo festivos

Parece que las posturas se han acercado después de meses enfrentadas. El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha mantenido una conversación telefónica con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid y parece que están de acuerdo en algo. La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, quiere cerrar las fronteras de la autonomía solo en momentos de riesgo, es decir, en festivos y, en caso extremo, fines de semana. Pero el resto del tiempo prefiere dejar las puertas abiertas para evitar pérdidas. Según las palabras que Illa le dijo a Enrique Ruiz Escudero, Sanidad dará el visto bueno a esa medida. Habrá que ver si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no cambia de idea.

No es un pulso. Es intentar buscar una fórmula intermedia que permita controlar la pandemia a la par que se evitan pérdidas para los empresarios y los trabajadores. La crisis ha golpeado fuerte a todo el país, pero un segundo confinamiento significaría la ruina para muchos, y ahora el Estado no podrá contestar como antes, pues las cuentas ya están prácticamente desnudas. Es por eso que Ayuso se ha empeñado en cerrar solo la Comunidad de Madrid en fechas de riesgo para evitar transmisión comunitaria del virus, pero mantener abierto entre semana para que la circulación de mercancías y de trabajo sigan funcionando.

El órdago de todas maneras lo ha lanzado Ayuso al decir que, en caso de que Illa no le deje cerrar la Comunidad solo los fines de semana, dejará las puertas de la capital abiertas. Pero tras la conversación telefónica entre el ministro y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, parece que las posturas se acercarán y que la Comunidad de Madrid cerrará la capital solo este puente. Y si hay que cerrarla el siguiente puente, también se hará.

Ya hay otras comunidades autónomas que han cerrado sus fronteras por completo para evitar que entren desde fuera otros visitantes, especialmente de cara a este puente que afronta toda España con incertidumbre. Por el momento, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Murcia, La Rioja, Navarra, Euskadi, Aragón, Asturias y Melilla han prohibido la entrada y salida de su territorio.

No son los únicos, pues  ya hay otras comunidades autónomas que han puesto sobre la mesa esta posibilidad e imitarán a las anteriores para evitar que los contagios se disparen estos próximos días, pues España ya se aproxima a los 20.000 casos diarios. Comunidades como Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid se han reunido este miércoles para tratar de evitar el 1 de noviembre éxodos demográficos que se produjeron el pasado puente del 12 de octubre. Pero Madrid se ha desbancado de esta idea si no le dejan aplicar el modelo de cierre temporal los fines de semana.

Esto se enmarca en el pulso que han mantenido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, por aplicar las medidas a su modo. La única que parece mantener interés por la economía es Ayuso, pues el Gobierno apuesta por cierres tan radicales que supondrían el colapso de muchas empresas. Entre tanto, la Comunidad intenta evitar que los madrileños huyan de la capital este fin de semana y trata de compaginarlo con la necesidad de algunos trabajadores. Dura tarea.

Por el momento, el estado de alarma que pretende aplicar Sánchez es de seis meses, pero las medidas a tomar recaerán solo sobre las comunidades autónomas, las cuales podrán elegir cuándo aplicar el toque de queda y otras restricciones concretas que ayuden a controlar la pandemia.