domingo, 20 junio 2021 07:03

El senador republicano que acusa al Gobierno de mentir sobre la covid-19

En plena vorágine a raíz del supermartes en Estados Unidos, donde los estadounidense deciden si revalidan a Donald Trump como Presidente o si cambia el color y el signo político de la Casa Blanca, en España la polémica ha surgido a raíz de las acusaciones que ha vertido uno de los senadores republicanos afines a Trump sobre la gestión de la crisis del coronavirus. El Senador Rand Paul, representante del libertarismo republicano más afín al Tea Party, ha soltado en su perfil de Twitter la siguiente afirmación: “¡Las nuevas infecciones por COVID aumentan un 33% en España pero la mortalidad baja un 82%! Los medios de comunicación de izquierda informan sobre los nuevos casos, pero se niegan a que nadie escuche las buenas noticias: ¡las tasas de mortalidad están cayendo en picado!”.

Por supuesto, toda la cohorte de perfiles pro negacionismo y contra el “comunismo”, la “masonería” y el socialismo como el diablo en persona, han reaccionado aportando capturas de medios españoles cayendo en esa “manipulación” como acusa este político estadounidense. ¿Quién es Rand Paul? ¿Por qué pone su atención en un país como España que apenas tiene la población y extensión que algunos estados de USA?

RAND PAUL, UN SENADOR REPUBLICANO DEL CORAZÓN DE AMÉRICA

¿Quién es Rand Paul? Desde 2011 es senador republicano por el estado de Kentucky. Es hijo de otro importante senador republicano, Ron Paul, un ferviente  defensor del libre comercio, el poder blanco y el America First que tan popular hizo Donald Trump en su asalto a la Casa Blanca. Su ambición política le llevó en 2015 incluso llegó a postularse como candidato de cara a las elecciones presidenciales de 2016, primarias republicanas en las que le ganó precisamente Trump.

¿Cuál es el perfil político del senador republicano Rand Paul? Se autoproclamado adalid de la libertad sin ningún rubor y contra lo que el llama las mareas del socialismo -a la postre, el mayor peligro en el que puede caer Estados Unidos-. Paul pertenece al ala más conservadora del Partido Republicano y es uno de los más significados líderes del movimiento Tea Party, el ala ultraconservador de los rojos republicanos americanos -Sarah Pain, rival del fallecido John McCain, ha sido una de las cabezas más reconocibles de este partido dentro del propio republicanismo-.

ESPAÑA, SU PARTICULAR CHINA EN EL ZAPATO

Su gran obsesión política es la subida de impuestos que asocia claramente con el socialismo. Sobre todo cuando dichas subidas tienen como objetivo las grandes empresas y fortunas de los Estados Unidos. No en vano, incluso antes de meter cabeza en la política nacional, en 1993 fundó el Kentucky Taxpayers United, lobby orientado a proteger a los contribuyentes frente a las subidas impositivas de los diversos gobiernos -demócratas o republicanos por igual-.

¿Qué relación tienen Rand Paul con España como para que el senador republicano hable de la incidencia de la pandemia? El caso es que, aunque muchos españoles lo desconozcan, Rand Paul tiene mucho que decir en los últimos acuerdos o no acuerdos en diversas materias entre España y Estados Unidos. Desde la llegada al Gobierno de Pedro Sánchez, a quien califica de ‘masón’, ha tratado de boicotear en el Senado de Estados Unidos numerosas leyes y convenios con España. ¿El delito del país? Ser un país gobernado por el ‘socialismo más perverso y peligroso’.

VENEZUELA Y EL SOCIALISMO, SU PARTICULAR CRUZADA

Sin embargo, el senador republicano Rand Paul no sólo ha cargado las tintas contra España. Su otra gran guerra y polémica la hemos visto recientemente también con la crisis política en Venezuela. En una intervención en la cámara alta de los Estados Unidos, el político ultraconservador no dudó en afirmar que “en Venezuela, la gente tiene que comerse sus mascotas”, a pesar de ser un país con tanto o más petróleo que, por ejemplo Arabia Saudita. Por supuesto, no dudó en acusar tanto a Guaidó, sobre quien versaba la sesión, como a Maduro, de ser representantes de lo peor del socialismo.

La polémica siempre ha sido parte de su modo de hacer política. No en vano, es conocido en el Senado por su ‘filibusterismo’, o lo que es lo mismo, su capacidad para alargar tanto las sesiones plenarias que el tema queda diluído. Una forma inteligente de conseguir boicotear numerosas decisiones y propuestas. Ya en 2010, toda la campaña que hizo para conseguir entrar en el Senado con el apoyo del Tea Party estuvo marcada por sus polémicos comentarios y un vídeo en el se observaba cómo sus simpatizantes daban una paliza a un activista contra los planteamientos del Tea Party.