jueves, 4 marzo 2021 22:24

Puigdemont: del referéndum a Waterloo a base de criptomonedas

Parece que hace una década cuando aquel día de octubre Carles Puigdemont declaraba de forma unilateral la República Catalana. En sus planes, este no era sino un movimiento más. Como poco después de comprobó, desde que la escalada independentista se exacerbara hasta el máximo de expresión, Puigdemont había orquestado todo un entramado para financiar sus actividades a corto y medio plazo. El instrumento elegido fueron los bitcoins y las criptomonedas. Ahora el juez investiga todas las ramificaciones de las vías de financiación que mantienen la vida del huido ex-presidente de la Generalitat (y de la República catalana virtual, como la denominó en alguna ocasión) en Waterloo. ¿Cómo utilizó Puigdemont la criptomoneda ethereum para organizar el referéndum? ¿Quién está detrás de la manutención en la huída?

LAS VÍAS OPACAS PARA FINANCIAR EL REFERÉNDUM…

Cuando las intenciones y pistas del dinero catalán apuntaban a un hipotético desvío de fondos para sufragar los gastos del referéndum, Montoro, entonces responsable de la Hacienda Pública orquestó el instrumento de control para dichos fondos de las transferencias del Estado a las Comunidades para que estas sufraguen los servicios de los ciudadanos. Puigdemont y los suyos no dudaron en aplicar un plan B: contratar a un hacker para que creara sendas plataformas de donaciones para la causa independentistas. Las webs, y su recaudación, estaban alojadas en un paraíso fiscal, lejos del guante del Estado. Lo llamativo entonces fue que el incitador solicitaba las donaciones en bitcoins y otras criptomonedas.

De hecho, el Govern de Puigdemont llegó a pagar con estas criptodivisas digitales hasta 140 dominios webs que fueron utilizados para la organización y financiación del referéndum ilegal. Recordemos que algunas de estas webs fueron suspendidas, y en el mismo instante, aparecía otra para sustituirla.

“Con esta moneda se pueden realizar transacciones que no quedan registradas en ningún lado y los fondos pueden ser intercambiados por dinero contante y sonante, como euros o dólares, en el momento en que su propietario lo decida”, solicitaba el entonces Molt Honorable President de la Generalitat según publicó El Confidencial en 2018.

Al menos así parecen indicarlo las anotaciones de Joan Manel Gómez, jefe de Riesgos de Cesicat (Centro de Seguridad de la Información de Cataluña) y uno de los investigados en la trama.

… Y TAMBIÉN LA HUÍDA

Al parecer, y según las últimas investigaciones sobre el entorno de Puigdemont y sus fuentes de financiación para vivir en Waterloo lejos de la acción de la justicia española, las criptomonedas han sido parte importante de los recursos del huido.

El Juez Aguirre y la Fiscalía están investigando si Puigdemont y Jaume Cabaní, su asesor en temas de informática, crearon durante aquellos intensos meses un sistema de transferencias monetarias a través del uso de criptomonedas, ya sean Ethereum o cualquier otra modalidad. Todo con tal de escapar al control del estado español.

La maquiavela estrategia partía de dividir toda la canalización de bitcoins y criptomonedas en numerosas cuentas, fuera y dentro del territorio español. A mayores, según se está investigando ahora, utilizaban al menos una tapadera para derivar parte de esos fondos y no implicar directamente a los donantes. Para el juez instructor, la Plataforma Proselecciones Deportivas Catalanas habría sido la herramienta perfecta de ocultación para el líder independentista exiliado.

POR QUÉ PUIGDEMONT UTILIZÓ BITCOINS

El bitcoin es una criptomoneda que no depende de ningún Estado o Gobierno. De hecho, no existe, y por lo tanto, no se puede rastrear. Punto interesante para alguien que, como Puigdemont, ya estaba preparando la huída por si el Estado de Derecho intervenía.

Por otra parte, toda las transacciones que se realizan con estas monedas se registran, sí, pero de forma anónima, sin datos personales. Así, además de ser una vía para mover dinero negro, y de operaciones opacas, resulta suculento para garantizar a los posibles donantes que no se les va a implicar en una hipotética injerencia judicial.

El tercer elemento que explica el interés de Puigdemont en usar las criptomonedas para el referéndum ilegal y su nueva vida en Waterloo tiene que ver con que puedes hacer el cambio del euro al bitcoin, y a la inversa, o en cualquier otra moneda, cuando tú decidas.

Así, según se va desvelando, Puigdemont habría sufragado gran parte de sus actividades desde que el 30 de octubre huyera a Bélgica con criptomonedas. Abogados incluidos.