domingo, 7 marzo 2021 07:18

Cantabria pasa al nivel 4 de alerta por la alta ocupación de las UCI

Cantabria ha pasado este domingo al nivel 4 de alerta sanitaria por el número de personas con coronavirus ingresadas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), que a día de hoy son 29, lo que supone una ocupación del 27,6 por ciento.

A pesar de pasar del nivel 3 al 4, por el momento, antes de tomar más medidas, Sanidad esperará a ver si las últimas restricciones implantadas en la Comunidad Autónoma surten efecto en el número de contagios de los próximos días.

De no ser así, y si la situación se sigue complicando, se plantearán medidas suplementarias previas al confinamiento domiciliario, como endurecer el toque de queda o limitar más los aforos, que se podrían tomar a finales de esta semana o principios de la siguiente.

Así lo ha anunciado este lunes en rueda de prensa el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, que ha avanzado que esta semana va a ser “complicada” porque la pasada se registraron días con más de 200 y 300 contagios nuevos y está estimado que entre el 8% y el 10% terminan hospitalizados unos días después.

No obstante, ha apostado por ser “prudentes” antes de tomar nuevas medidas y esperar a que las últimas -como el toque de queda, el cierre perimetral de Cantabria y de los municipios o las restricciones de aforos- empiecen a tener efecto, lo que, según los expertos, sucede en torno a diez días después de su aplicación. “La proyección es que las cosas empiecen a mejorar la semana que viene”, ha dicho Rodríguez.

Además, ha aclarado que son los técnicos de Salud Pública quienes tienen que indicar cómo actuar, pero ha avanzado que las nuevas medidas afectarían a toda la región y no solo a determinados municipios, aunque haya algunos con más casos -también por el tamaño de su población-, porque éstos ya están cerrados.

En concreto, el más afectado en los últimos días ha sido Santander (con 454 casos en los últimos siete días), seguido de Camargo (98), Torrelavega (83) y Castro Urdiales (82).

Dado que no se prevé aplicar medidas en municipios concretos, las nuevas actuaciones podrían estar relacionadas con “endurecer” el toque de queda o rebajar aún más los aforos. “Todavía podríamos aplicar medidas más duras” para reducir la interacción social antes de decretar un confinamiento domiciliario, ha explicado el consejero.

En este sentido, ha dicho que “entiende que la gente esté cansada” por las restricciones que se han aplicado desde el inicio de la pandemia, pero “los sanitarios están todavía más cansados”, ha sentenciado, insistiendo en que todavía hay que reducir más la interacción social, que es “la única forma de evitar el contagio”.

Además, ha advertido que en lugares como los establecimientos hosteleros “siguen sin cumplirse estrictamente las normas a determinadas horas” y ha reiterado que “la única forma” de parar el virus “somos nosotros mismos”.

Al respecto, y sobre el recurso interpuesto por los hosteleros en los tribunales contra las restricciones en el sector, argumentando que suponen un “cierre encubierto” de su actividad, Rodríguez ha respondido que están en su derecho pero que “no es ningún cierre encubierto, si hubiéramos querido hacer cierre lo habríamos hecho”.

“¿Creen que todas las comunidades autónomas y todos los países europeos que han cerrado la hostelería es porque estén contra la hostelería? Evidentemente no”, ha sentenciado.

Además, a preguntas de la prensa sobre si las medidas que se están tomando permitirían “salvar” la Navidad desde el punto de vista económico, ha respondido que “la Navidad la ve todavía muy lejos”. “No soy capaz de opinar”, ha asegurado.

SUSPENDER OPERACIONES

Por otro lado, ha hecho hincapié en que si no desciende el número de contagios de los últimos días será necesario suspender la actividad hospitalaria no urgente, que es algo que ya “está sobre la mesa”.

“Si sigue este nivel de contagios tendremos que dejar de operar a gente que lleva mucho tiempo esperando”, ha lamentado”.

236 CASOS Y 4 FALLECIDOS

En concreto, este domingo se registraron 236 nuevos positivos de coronavirus y dos nuevos fallecidos. Además, en lo que va de día se han sumado dos nuevas muertes por Covid, con lo que la cifra de víctimas se sitúa en 269 en la región.

Además, el número de hospitalizados ha subido a los 179 (22 más que el día anterior) y el de ingresados en UCI a 29 (cinco más), encontrándose estos últimos en el hospital Valdecilla.

Con datos cerrados a las 24.00 horas del domingo, hay 2.867 casos activos (69 más que la jornada previa), de los cuales 2.655 permanecen en cuarentena domiciliaria. También crecen a 9.604 los curados, que son el 76% de los infectados.

Así, el número de acumulados positivos desde que comenzó la pandemia asciende a 12.738, de los cuales 11.738 se han detectado mediante PCR y 1.000 a través de test de anticuerpos). En total se han realizado en Cantabria 252.384 test, lo que supone 43.418 por 100.000 habitantes.

La situación también se está “complicando” en las residencias de mayores, donde hay actualmente un centenar de casos activos y 21 ingresados, según el consejero.

En cuanto al personal sanitario, hay 75 casos que afectan “prácticamente a todas las categorías”, siendo la más afectada la de enfermeros por contar con mayor volumen de trabajadores, seguidos de los médicos.

El consejero de Sanidad ha informado de estos datos en una rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión del Centro de Coordinación Operativa (CECOR), en la que ha participado este lunes junto a la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, y a la consejera de Presidencia, Paula Fernández, para el seguimiento de la situación de la pandemia.