domingo, 20 junio 2021 06:00

El ministro Garzón resucita en plena pandemia para mutilar el juego on-line

El Consejo de Ministros ha aprobado la ley que regulara la publicidad de las casas de apuestas y juego online y ha garantizado la voluntad del ejecutivo de agilizar su tramitación ante el incremento del consumo de juegos de azar detectado durante el confinamiento.

Los incumplimientos serán del tipo grave y los operadores del juego podrán ser sancionados con multa de entre 100.000 y un millón de euros y con la suspensión de su actividad en España por un plazo máximo de seis meses.

Estas son algunas de las premisas más importantes de este real decreto que, según el ministro de Consumo, Alberto Garzón, “pone fin a la ley de la selva” que ha regido el sector de la publicidad audiovisual de los operadores del juego hasta ahora.

Proteger del juego online a los más vulnerables

Todo comenzó tras el inicio del confinamiento en Marzo donde para proteger a los usuarios encerrados en casa, se realizaron grandes restricciones al juego online de manera temporal. Una norma que ahora se convierte en permanente con la que el Gobierno entiende que da respuesta a una alarma social que se había generado “de forma justificada”, ha dicho Garzón tras el Consejo de Ministros, y con el que se pretende proteger la salud de la población más vulnerable, los jóvenes, menores, y las personas con patología de adicciones.

El juego es un negocio que mueve casi 42.000 millones al año a nivel nacional. De los que el 55% corresponden al sector privado de bingos, casinos, máquinas y el juego online y 45% corresponden al ente público, es decir Loterías Nacionales y ONCE, los cuales además quedan eximidos de esta nueva normativa.

La norma prohíbe la emisión de bonos promocionales para la captación de clientes. Las empresas solo podrán dirigir sus ofertas a clientes registrados y verificados y, en ningún caso, a personas que hayan mostrado comportamientos patológicos sobre el juego.

Casas de apuestas, Casinos Online y Salas de Póker

Esto afecta directamente a casas de apuestas on-line como “888” o “William Hill” que a menudo utilizan como reclamo unos presuntos regalos que se acaban transformando en gasto. Menos afectadas resultan los sitios de póker en línea, ya que su clientela suele ser más madura y en lugar de guiarse por un llamativo “regalo de bienvenida” se centran en comparar a través de opiniones y críticas para saber cuáles son las mejores salas de póker online y donde van a encontrar torneos o competidores que más se ajusten a sus cualidades.

Los mensajes publicitarios que se emitan en el tramo permitido deberán, además, ajustar su contenido para proteger a los sectores más vulnerables, ya que, según Consumo, en los últimos cuatro años, las cifras de inversión en publicidad, promoción y patrocinio se han triplicado en España.

El aumento del juego online durante el Covid

Según Garzón, durante el estado de alarma se registró un aumento en el consumo de este tipo de juegos que afectaba “más a los barrios más pobres en los que es más fácil que cale el mensaje de que si la situación económica es mala, es posible que en un día se pueda solucionar”. Por ello, el titular de Consumo ha justificado la necesidad de sacar adelante la nueva normativa pese a que existe “mucha oposición de gente muy poderosa”

El ministro parece especialmente implicado en prohibir que los clubes de fútbol utilicen sus camisetas oficiales como portadoras de mensajes publicitarios de portales de juego, bien sean de apuestas deportivas, de juegos de azar o incluso de póker on-line. Los clubes de fútbol de la Liga Profesional Española no han pronunciado su última palabra a este respecto, pero la batalla legal es más que previsible y probablemente será encarnizada, dado que muchos clubes, tanto de primera división como de segunda, se hallan comprometidos por hasta varias temporadas con portales de juego on-line y casas de apuestas electrónicas a cambio de unas cifras económicamente mareantes. No parecen estar dispuestos a incumplir estos contratos millonarios.

Muchos de esos equipos habían solicitado moratorias de hasta tres años para poder continuar con sus patrocinios, tales como las que se concedieron cuando entró en vigor la ley de la publicidad del tabaco. Pero el ministerio es claro en su escrito en relación a los contratos firmados en los últimos meses: deberán ser cancelados los contratos de patrocinio tan pronto como venza el periodo de transitoriedad incluido en el propio RD, el cual nunca será superior a la duración de la presente temporada deportiva. “Desde el momento en el que el RD entre en vigor, esos contratos se situarán fuera de lo establecido por la Ley, por lo tanto, le ruego que tenga presente este hecho con el fin de adaptar sus relaciones de patrocinio”.

Según explican desde el ministerio, Garzón llevará al Consejo de Ministros en los próximos días el Real Decreto que regulará la publicidad del Juego. El Consejo de Estado ha señalado el próximo 30 de agosto como fecha para la entrada en vigor de la prohibición de los patrocinios vigentes. Una cancelación inmediata con la temporada 2020-2021 ya iniciada podría suponer la quiebra de varios proyectos deportivos.

Garzón ha asegurado que la nueva regulación del juego supondrá “un salto enorme, gigantesco” al impedir la publicidad de casas de apuestas en horarios accesibles a menores, que no sean “de 1 a 5 de la madrugada en cualquier soporte, e incluso los patrocinios de las camisetas de futbolistas que son referencia para gente joven y que les puede llevar a un de consumo compulsivo”.

La publicidad en internet queda relegada a los portales de los operadores del juego, y no entran en esta categoría los perfiles en redes sociales, donde las empresas del juego solo podrán emitir mensajes publicitarios a sus seguidores; ni las plataformas de intercambio de video como Youtube, donde la publicidad queda ceñida al mismo horario que el resto de soportes publicitarios.

Es un duro golpe al mercado de apuestas on-line, que reducirá sustancialmente los ingresos de casas de apuestas, poker on-line, bingo o juegos de azar; y por tanto empequeñecerá la ingente cantidad de impuestos con que estos negocios contribuyen a las arcas del estado aunque, claro está, otorgará un teórico beneficio social.