miércoles, 24 febrero 2021 20:47

El Gobierno cede a la eterna petición de Ayuso y exigirá una PCR negativa para entrar en España

  • El ministro de Sanidad ha anunciado que los viajeros tendrán que presentar una PCR negativa.
  • No será obligatorio mostrarla, pero se podrá pedir en cualquier momento a los viajeros.
  • La presidenta de Madrid lleva meses pidiendo esta medida.
  • Le ha costado, pero parece que por fin el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dejado a un lado las diferencias políticas con la Comunidad de Madrid y ha respondido a su eterna exigencia: que se controle en los aeropuertos a quienes vienen de fuera de España, es decir, que para entrar en España será necesaria una PCR negativa. El Ejecutivo ha decidido implantar esta medida de curiosamente ahora, cuando la segunda ola de la pandemia ya ha llegado a España para quedarse. Quien lo ha anunciado ha sido el ministro Salvador Illa  en una reunión que ha mantenido con los presidentes autonómicos durante el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Desde la Comunidad de Madrid celebran que Sánchez haya cedido a sus demandas, pero lamentan que lo haya hecho tan tarde, pues no olvidemos que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, lleva meses reclamando una medida así.

    Madrid ha sido el principal demandante de esta medida. No olvidemos que en la capital se encuentra el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Pero también hay otras comunidades autónomas como Canarias o Baleares con una importante afluencia de turismo que se lo habían solicitado a Illa ante la negativa del mismo. Que parece que ha reaccionado de forma repentina en una fecha en la que muchos consideran que es demasiado tarde. Ahora, por fin, para entrar en España se exigirá una PCR negativa. Sin más contemplaciones.

    El Gobierno ignoró olímpicamente esas peticiones lideradas por Ayuso y en su lugar estableció un sistema diferente que incluía un triple control en los aeropuertos, en primer lugar documental, en segundo lugar de temperatura y en tercer lugar, el más polémico: el visual. Los expertos sanitarios pusieron el grito en el cielo por este insuficiente control y avisaron de que no sería para nada efectivo. Pero ya este sistema ha quedado obsoleto por completo y ahora se exigirá una prueba científica que demuestre que no se es portador del coronavirus. España no es el único país que ha aplicado estas medidas. Alemania, Italia o Austria también lo han aplicado.

    Desde ya, todo viajero que venga del extranjero necesitará tener en su poder un documento oficial que acredite que no está contagiado de coronavirus. Esa PCR debe haberse realizado en un plazo anterior de no más de 72 horas. Si no se tiene, no e podrá entrar en el país bajo ningún concepto. Justo lo que Ayuso había demandado desde hacía tiempo. La única diferencia con otros países es que ese documento no tendrá por qué presentarlo para viajar, pero sí que se lo podrán pedir en cualquier momento mientras esté en el viaje. “El Formulario de Control Sanitario que todo pasajero debe cumplimentar antes de su entrada en el país, recogerá a partir de ahora una pregunta sobre si dispone de una PCR negativa realizada en las 72 horas previas a la llegada a España. En cualquier momento, se podrá solicitar al pasajero la acreditación del resultado de la prueba”, ha explicado el Ministerio de Sanidad.

    “Cuando el Formulario no se haya podido cumplimentar telemáticamente, a través del código QR generado a través de la web www.spth.gob.es o de la aplicación Spain Travel Health-SpTH, se podrá presentar en formato papel antes del embarque. En este caso, deberá ir acompañado con el documento acreditativo original de la realización de la prueba diagnóstica”, ha comentado Illa tras anunciar la celebrada medida.

    La pelea política entre Ayuso y Sánchez por este asunto se ha prolongado todo el verano. Desde hace meses, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha tenido claro que era necesario que se impusieran estrictos controles en Barajas y que el hecho de no hacerlo solo haría que los casos de coronavirus se dispararan y que fueran mucho más difíciles de controlar. Sánchez entonces ni siquiera daba respuesta a la candidata popular e ignoraba tomar más medidas en los aeropuertos.