martes, 9 marzo 2021 04:18

Pakistán castrará a los hombres condenados por violación

Imran Khan, primer ministro de Pakistán, ha aprobado una nueva ley cuyo objetivo será luchar contra el preocupante número de casos de violación que se producen en el país oriental. El proyecto de ley, aparte de asegurar la protección de la identidad de las denunciantes para aplacar el miedo de las afectadas, da luz verde a castrar químicamente a aquellos que cometan este delito.

“Necesitamos garantizar un entorno seguro para nuestros ciudadanos”, señaló Khan, presentando este proyecto de ley que también asegura una aceleración en los procesos de agresión sexual por parte de la Policía. Una nueva legislación que promete ser

El papel de la mujer en su conjunto también sale reforzado con el borrador, que propulsa el rol de la mujer en los cuerpos de policía, y afianza la seguridad de las denunciantes protegiendo sus datos personales. Las mujeres “podrán presentar denuncias sin temor”, señaló Khan, ante el grave problema que comportan las denuncias que nunca se llegan a presentar debido al temor de las mujeres a sufrir represalias.

Pakistán es uno de los peores países en materia de seguridad sexual. Hasta 1.000 mujeres son asesinadas cada año, víctimas de los denominados “asesinatos por honor”, por los que se castiga a aquellas que presuntamente rompen las normas tradicionales en el matrimonio o relaciones amorosas.

VIOLACIÓN A MENORES

Esta noticia supone un necesario avance para el país, sacudido recientemente por varios casos de violaciones a menores de edad, por las que se han convocado protestas multitudinarias.

La cultura de la violación, enquistada en la tradición del país, supone un “modo de pensar bestial” que “sigue arrasando con nuestra sociedad”, según advirtió la ministra de Derechos Humanos Shirin Mazari. La escandalosa cifra de 1.500 niños han sido víctimas de violación desde principios de año en Pakistán, según recoge la ONG Sahil.

Uno de los casos más extremos que indignó al país entero fue la violación y el asesinato de una pequeña de seis años en 2018. El cuerpo de Zainab Ansari acabó descubierto sin vida en un basurero, asesinada por un joven de 24 años que fue sentenciado con el ahorcamiento.