sábado, 16 enero 2021 13:57

Un perro de la Guardia Civil destapa el ‘bolsillo de Doraemon’: el coche que escondía una fortuna

La Guardia Civil incauta a diario droga, joyas robadas, relojes o dinero en efectivo. Y cuentan con la impagable ayuda de sus perros adiestrados para encontrarlo. Cada vez los delincuentes se afanan por esconder mejor los botines pero pocas escapan al olfato de un sabueso. Lo que no esperaba la Benemérita es encontrase con un auténtico “arsenal” de artículos de lujo, droga y sobre todo dinero.

En el vídeo se puede ver cómo el perro enseguida encuentra dentro del coche la ubicación del botín. No estaba debajo de los asientos o en el maletero o en los bajos del vehículo, sino dentro del salpicadero, concretamente en la zona al lado del volante donde va la radio y justo debajo de la salidas del aire. La sorpresa que les espera a los agentes es mayúscula… Se avecina un auténtico festival de sorpresas.

Se ponen los guantes y uno de ellos se dispone a abrir esa parte del vehículo. Enseguida empieza a sacar cosas, mientras un compañero graba. Los comentarios no se hacen esperar, entre la sorpresa y casi la chanza. Comienzan sacando una bolsa que contenían joyas y sobre todo varios relojes de marca de alta gama. Pero era solo el principio. Enseguida van metiendo el brazo y comienzan a sacar fajos y fajos de billetes, sobre todo de 20 y de 50 euros. Algunos sin empaquetar y otros cuidadosamente metidos en plástico sellado. Los agentes de la Guardia Civil no daban crédito.

Dinero a gogó gracias al perro de la Guardia Civil

“Esto es un pozo sin fondo”, indica el agente, que sigue metiendo más y más el brazo y no para de sacar dinero. En total, como calculan a grosso modo en el vídeo, había más de un millón de euros en efectivo. El coche acaba totalmente lleno de packs de billetes. “¿Ya no hay más?”, indica entre broma y en serio. “Qué más quieres”, replica un compañero guardia civil. La revisión del coche trajo una gran sorpresa gracias al perro.

Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional ha batido récords en incautación de drogas en los últimos meses y se han cerrado con éxito varias operaciones, desmantelando grandes organizaciones del tráfico de cocaína o de hachís. La labor de los perros rastreadores y de los agentes es crucial a la hora de encontrar no sólo los alijos de estos grupos, sino efectos robados y dinero de todo tipo de bandas de ladrones o de individuos que actúan en solitario.

Cualquier lugar es posible

Los delincuentes no tienen límites a la hora de usar la imaginación para esconder droga o los botines de los atracos. Cada vez hay más medios para encontrarlos y tienen que agudizar el ingenio. Tanto la Guardia Civil como la Policía ha visto de todo, como en el caso del vídeo anterior. Falsos techos, falsos suelos en camiones o coches, dentro de las llantas, en cualquier envase de comida o de cualquier otro producto legal… Todo es posible, como hemos podido ver, y también la capacidad de amasar una auténtica fortuna gracias al delito.