martes, 11 mayo 2021 16:57

Campo Vidal publica ‘La España despoblada’

El periodista y escritor Manuel Campo Vidal ha publicado ‘La España despoblada. Crónicas de emigración, abandono y esperanza’, un ensayo en el que analiza la situación del mundo rural debido a la despoblación.

“Hay muchos jóvenes que quieren permanecer en sus territorios si se le dan oportunidades, si se le dan servicios, banda ancha”, ha asegurado en una entrevista Campo Vidal, quien sintió la necesidad de escribir sobre este tema durante la manifestación de ‘La España vaciada’ celebrada el 31 de marzo de 2019, convocada por ‘Soria¡Ya!’ y ‘Teruel Existe’.

El comunicador, a petición de los “amigos de Teruel”, redactó y leyó el manifiesto de la marcha. “El sentimiento de querer analizar esto y expresarlo en un libro es lo que entendí durante las dos horas de manifestación. También con un sentimiento de nostalgia por mis padres, porque yo soy hijo de la despoblación”, ha dicho.

Entre las causas de la despoblación en España, que ocurre desde mitad del siglo XIX, Campo Vidal ha destacado que había más densidad de población que en otros países de Europa, una orografía “complicada” o que la Revolución Industrial llegó más tarde que en Inglaterra, donde comenzó.

No obstante, el escritor ha mostrado un “moderado optimismo” en este momento, ya que la España urbana “empieza a darse cuenta de que tiene que vivir apoyando a la España rural” porque, a su juicio, “es vital” para la España urbana. “Lo hemos visto durante el Covid. Si los agricultores y ganaderos se hubieran quedado en casa no hubiéramos comido”, ha precisado.

Aunque ha apuntado que antes de la Covid el nivel de contaminación de algunas ciudades españolas era “insostenible”, ha señalado que sin la España rural las enfermedades respiratorias “seguirían creciendo” independientemente del coronavirus.

ESPAÑA, UN PAÍS ENORMEMENTE DESEQUILIBRADO

Así, el periodista ha asegurado que España es un país “enormemente desequilibrado, no sólo por la desigualdad social y económica, sino también porque hay una parte muy grande del territorio despoblado, en riesgo incluso de desertización y con una hiperconcentración en grandes ciudades”. “El 80 por ciento vivimos en el 15 por ciento del territorio, eso es un desequilibrio grave que tenemos”, ha concretado.

En su opinión, la crisis económica provocada por la pandemia “no especialmente va a afectar más al mundo rural”. Por el contrario, ha subrayado que el mundo rural va a ser “un refugio” para muchas personas de las ciudades, ya que el coste de la vida “es mucho más bajo”.

Para ello, Campo Vidal ha destacado como “cuestión clave” que todos los pueblos cuenten con banda ancha. “Si internet se reparte a cazos entonces no hacemos nada. España es el país de Europa con más fibra óptica, hay una serie de iniciativas que se pueden poner en marcha y hay un esfuerzo del Gobierno”, ha defendido.

En este sentido, el autor ha celebrado que el Ejecutivo haya nombrado a Francesc Boya nuevo secretario general para el Reto Demográfico, una “muy buena noticia” que se celebra en el mundo rural porque “es alguien que conoce muy bien la asignatura, sabe cuáles son los déficits y llega con un impulso extraordinario”.

Como primera solución para acabar con la despoblación, Campo Vidal ha optado por “contenerla”, algo para lo que se necesitan “proyectos y trabajos” en las zonas rurales. “Para ello se necesitan emprendedores, si la gente tiene trabajo digno en los pueblos no se marchará y eso está empezando a pasar”, ha comentado.

Asimismo, ha recalcado que hace falta una “gran alianza” que incluya tanto a Gobierno Central, autonómicos, provinciales o locales, como a los medios de comunicación, que son “vitales”, y a las grandes operadoras.

“Una provincia en la que cierra el periódico, esa provincia se cae. Del mismo modo que cuando un pueblo cierra un bar, ese pueblo languidece”, ha explicado el comunicador, al tiempo que ha destacado la importancia de las cajas rurales.

Por último, Campo Vidal ha destacado la cantidad de jóvenes que se manifestaron el año pasado por la España despoblada. “Hay un movimiento social muy importante y además pacífico, que no tiene que ver con los chalecos amarillos de Francia”, ha concluido.