miércoles, 27 enero 2021 21:45

El 60% del gasto en becas de los Presupuestos irá a universidades, según Castells

El ministro de Universidades Manuel Castells ha indicado que el 60% del gasto de becas de los Presupuestos Generales del Estado para 2021 corresponderá al sistema universitario.

Así lo ha indicado Castells este miércoles 2 de diciembre en el debate de la Ley de Presupuestos Generales del Estado en el Congreso de los Diputados, durante el cual, también ha destacado que, de las inversiones en equipamiento científico y técnico, las universidades son beneficiarias del 73% de los fondos.

Para Castells, los Presupuestos Generales del Estado para 2021 “consolidan la protección del sistema educativo en todos sus niveles” y ha destacado el programa de becas, que tal y como ya anunció “aumenta un 35%”, llegando a los 2.090 millones de euros.

Además, ha hecho énfasis en que los gastos de personal del presupuesto para su ministerio representan “solo un 2% del total” y los gastos corrientes en bienes y servicios un 1%, por lo que “un 97% va a gastos que benefician directamente a la comunidad universitaria”.

Asimismo, ha puntualizado que en los PGE se prevé “un incremento de las transferencias a las CCAA en un 9%, 12.135 millones más que en 2020”. “Suponemos y esperamos que, contando con estas transferencias, las CCAA incrementen la financiación de las universidades en función de su criterio y teniendo presente que los recursos de las universidades públicas se redujeron un 21% en la última década gracias a las políticas de gobiernos conservadores”, ha añadido.

Igualmente, ha destacado que se aumenta la tasa de reposición del personal docente investigador y del PAS a un 110%, y que “las universidades públicas podrán ceder excedente de su tasa de reposición a otras universidades dentro de la misma comunidad autónoma” y estas a su vez a sus universidades públicas en su comunidad “para favorecer el rejuvenecimiento de las plantillas”.

El diputado del PSOE Roberto García Morís ha destacado que son “los mejores presupuestos en universidades en mucho tiempo” y que el objetivo es que nadie se quede sin estudiar en la universidad por motivos económicos. En este sentido, ha destacado que se apuesta “claramente” por la política de becas, a diferencia de las políticas del PP que, según ha dicho, “sirvieron para expulsar a estudiantes de las universidades españolas”.

Desde Vox, el diputado Pedro Fernández ha lamentado que la UNED es “la universidad peor financiada” a pesar de realizar “la más importante labor social al vertebrar el territorio, sobre todo en esta época” y siendo “ejemplo de igualdad de oportunidades”.

La diputada de Unidas Podemos María Márquez Guerrero ha destacado “la subida del 35% en las becas hasta los 2.090 millones de euros” porque, según ha dicho, “estudiar en la universidad es un derecho, también para los hijos de la clase trabajadora”. No obstante, ha dicho que aún hay que realizar avances en las universidades españolas, por ejemplo, en el ámbito de la igualdad de género porque “solo una de cada cinco cátedras están ocupadas por mujeres”.

La diputada del PP María Jesús Moro Almaraz ha lamentado que estos son “los presupuestos de la deconstrucción de la política universitaria” porque, a su juicio, suponen “una pérdida de fortaleza y eficiencia”. Además, ha reprochado a Castells que le haya dicho “no” al PP en sus propuestas sobre brecha digital, estudiantes con discapacidad, informe de impacto de medidas Covid o sobre una ayuda directa a la UNED de 10 millones de euros para concluir la construcción de un edificio; y ha advertido del “impresionante” abandono de estudiantes universitarios de primero de Grado.

El diputado de Junts Per Catalunya Ferran Bel ha destacado la transaccional que han firmado para que las universidades no presenciales, financiadas por administraciones públicas o que operen con precios públicos, como la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), puedan acogerse, en relación con el personal docente colaborador al régimen de contratación laboral propio del profesorado asociado, un cambio que, según ha dicho “también puede favorecer a la UNED” pero que “esencialmente va a garantizar la continuidad de la UOC”.

La diputada de Ciudadanos Marta Martín ha reprochado al ministro que “no está en ninguna partida uno de los pagos por adelantado para tener el voto secesionista: la eliminación del castellano como lengua vehicular” y ha criticado algunas partidas como “un millón de euros las universidades catalanas para la celebración de una conferencia con la UNESCO” o “un millón de eurazos para trabajos técnicos del ministerio sin especificar”.