lunes, 18 enero 2021 21:38

Por qué fantaseas con otra persona cuando tienes sexo con tu pareja

Quizá te ha pasado alguna vez y lo hayas visto como algo malo. Sin embargo, no debes sentirte culpable. Hablamos de esa sensación de fantasear con otra persona mientras estás manteniendo sexo con tu pareja. Esto tiene un nombre y se denomina de forma técnica como alorgasmia. Se define como una fantasía sexual a través de la que una persona se excita pensando en otra diferente cuando tiene relaciones sexuales.

La imaginación tiene gran parte de “culpa” en esta situación, aunque puede enriquecer el acto sexual para una de las partes de la pareja. No obstante, debido a todos los tabúes que rodean esto, se puede percibir como una patología o de forma negativa. Pero, por mucho que lo podamos pensar, lo cierto es que la alorgasmia no es patológica. Sobre todo, si solo lo experimentamos de forma puntual.

Si tienes dudas sobre este tema, descubre por qué fantaseas con otra persona cuando estás teniendo sexo con tu pareja.

Fantasear con otra persona durante el sexo no es una patología

fantasear sexo

A priori, puede parecer poco normal el tener fantasías con otra persona cuando estamos manteniendo sexo con nuestra pareja. Sin embargo, debemos decir que esto, conocido como alorgasmia, no es ninguna patología. Aunque fantaseemos con otra persona por la que podamos tener una atracción sexual, no quiere decir que no queramos a nuestro compañero o compañera.

De acuerdo a la opinión de los expertos, parece que puede funcionar como una alternativa, tan buena como cualquier otra, para escapar de la rutina sexual. No obstante, en el caso de que lo utilicemos de forma constante sí que podría llegar a ser perjudicial. La razón es que puede ocasionar distancia y crear desconfianza en el seno de la pareja.

Si es algo que ocurre de vez en cuando, debes saber que fantasear con otra u otras personas durante el sexo cuando estás con tu pareja es mucho más normal de lo que pensamos en un primer momento. Son bastantes las personas que se excitan de forma sexual por diversas vías, entre las que encontramos esta. De hecho, parece que cada vez va siendo más frecuente hacerlo.

La imaginación, la gran protagonista en este momento de la pareja

imaginacion pareja

La protagonista esencial en la alorgasmia es la imaginación. Cuando esta entra en marcha, es cuando podemos hablar de forma abierta de una fantasía de origen sexual, pues es algo que solo sucede en nuestra mente. En muchas ocasiones algún miembro de la pareja puede fantasear con cantantes, artistas o deportistas famosos. Sin embargo, también es muy común fantasear con personas más cercanas como amigos, compañeros de trabajo o incluso desconocidos.

Mucha gente no acaba de ver esta situación con buenos ojos. Se puede llegar a pensar que fantasear con personas durante el sexo que no son nuestra pareja puede ser algo que perjudique una relación. De hecho, hasta hay personas que creen que esta práctica se debería considerar como una forma más de infidelidad. A pesar de ello, esto no es así. La alorgasmia puede desembocar en todo lo contrario. Por ejemplo, puede favorecer un acercamiento en la pareja, así como una complicidad mayor entre los miembros de la misma.

En todo momento, debemos pensar que las fantasías solo existen en nuestra mente. Además, las podemos tomar como una ayuda siempre que sirva para obtener una satisfacción y excitación mayor. No tenemos por qué considerarlas algo negativo ni mucho menos tabú. Sin embargo, sí debemos tener en cuenta que puede que estén revelando lo que deseamos en el fondo de nuestro subconsciente.

Fantaseas durante el sexo para avivar el deseo

fantasias sexo

Una de las razones por las que puede aparecer la alorgasmia es por la rutina sexual. En muchas ocasiones, muchas parejas se quejan de que su vida sexual no es como al principio. Es decir, se termina quedando estancada conforme va pasando el tiempo. Durante los comienzos, todo es pasión y deseo sexual. No obstante, conforme la relación se va afianzando, el sexo termina quedando en un segundo plano.

Si ese es el caso en tu pareja, puede que fantasear con otra u otras personas ayude a revivir ese deseo sexual o incluso despertar una relación sexual que está apagada o muerte de por sí. Puede llegar a ser una tabla de salvación para todos aquellos que pienses que han caído en una monotonía sexual de las que les es muy complicado salir. Eso sí, también debemos tener en cuenta que no todas las parejas que tengan este tipo de problemas tienen que usar la alorgasmia. Sucederá si así lo desea una persona.

Algunos expertos en sexualidad afirman que la alorgasmia se debe usar de forma libre y que puede ser una ayuda muy fructífera para excitarse al comienzo de una relación sexual. Todos estos beneficios se darán mientras no se use como algo recurrente. Es decir, no debemos convertirla en una patología. Podríamos caer en este error si recurrimos a ella de forma constante o si, sin ella, no somos capaces de excitarnos. En estos casos, la pareja se terminará distanciando y no solo en la cama, sino también de forma emocional.

En ningún momento hay que sentirse culpable por la pareja

culpable pareja

Cuando ponemos en práctica la alorgasmia, hay que tener presente que se trata tan solo de un proceso simbólico relacionado con nuestra mente. Es por eso que no tenemos por qué sentirnos culpables, pues esto podría traer consecuencias negativas con respecto a la relación sexual. Cuando una persona fantasea, no debe ser solo con personas inalcanzables. También puede entrar en la ecuación cualquier persona que se tenga cerca.

En ese caso, tampoco debemos pensar que estamos haciendo algo malo. En el momento en el que nos empecemos a sentir culpables, podría repercutir en nuestro placer. De hecho, en casos más graves, se podría esfumar el orgasmo. Es decir, las fantasías sexuales son inofensivas mientras no distancie a la pareja.

En el sexo no hay nada escrito, por lo que debemos siempre pensar y hablar sobre ello. Por ejemplo, si siempre tenemos que vivir en un mundo de fantasía, llegará un momento en el que sí pueda ser perjudicial. Mientras exista un equilibrio, esto no tiene por qué suceder.