miércoles, 20 enero 2021 05:32

Tribunal de Cuentas explica en el Congreso la fiscalización del 29-A

La presidenta del Tribunal de Cuentas, María José de la Fuente, presentará este jueves en el Congreso los informes de fiscalización de las elecciones generales de abril de 2019 y de las europeas de un mes después, dos comicios en los que los partidos presentaron como gasto electoral facturas por un importe total superior al millón de euros que, según desveló la institución fiscalizadora, no debían computarse como tales.

Así, en su informe de las generales del 28A, el tribunal detectó gastos de los partidos por importe de 701.883,94 euros que no tenían naturaleza electoral al no corresponder a ninguno de los conceptos comprendidos en el artículo 130 de la LOREG; 72.036,93 euros se refieren a gastos no permitidos por el artículo 53 de la LOREG; 22.461,50 euros a gastos realizados fuera de plazo y 153.181,19 euros a gastos con justificación insuficiente.

Por tanto, estos gastos no fueron admitidos como susceptibles de ser financiados con subvenciones electorales. Asimismo, en el caso de Junts per Catalunya, se han identificado gastos electorales por 104.315,64 euros de cuyo pago no se tiene constancia.

EL PRIMER EXAMEN A VOX

Ese informe de las elecciones generales de abril fue el primer examen del Tribunal de Cuentas a la contabilidad anual de Vox, que hasta entonces no estaba representado en el Congreso, y una de sus conclusiones fue que el partido que lidera Santiago Abascal había incurrido en gastos por un total de 158.000 euros que no son subvencionables.

Pero quien presentó una cifra más elevada de facturas cuestionadas fue la coalición Unidas Podemos, con 425.037 euros de gastos que el tribunal consideró “irregulares”: 133.100 euros por tener una justificación insuficiente, otros 290.727 euros de gastos que no eran realmente electorales, y 1.210 euros por ser gastos prohibidos directamente por la ley.

Y un mes después, en las elecciones europeas de mayo, se repitió la misma historia. En ese segundo informe, el Tribunal de Cuentas desveló que los partidos políticos habían hecho pasar por gastos electorales de las europeas de 2019 casi 400.000 de euros que no eran tal y, por lo tanto, decidió no tenerlos en cuenta para el reparto de subvenciones electorales.

De las ocho formaciones analizadas, sólo una, Coalición por Europa Solidaria que integraban entre otras, PNV, CC, Compromiso por Galicia (CxG) y Geroa Bai, no incurrió en gastos irregulares.

REBAJA DE LA SUBVENCIÓN

De hecho, el fiscalizador señala que este intento de ‘colar’ como electorales gastos que no se corresponden con esa categoría es una de las “principales deficiencias” respecto del cumplimiento de las restricciones legales en materia de gastos electorales. En concreto, el tribunal descontó a efectos de cómputo para las subvenciones 398.727 euros en total.

Por contra, la que más dinero declaró, sin serlo, como gastos electorales, fue Ciudadanos, con 104.800,49, cantidad a la que hay que añadir otros 26.817 euros que gastaron en asuntos expresamente prohibidos por la ley. En total 131.617,49 euros en “gastos irregulares”.

Unidas Podemos Cambiar Europa también incurrió en esta práctica intentando hace pasar como gastos de los comicios 46.456 euros. Además, el tribunal registra como irregulares otros 9.690,89 euros de gastos consignados fuera de plazo, con lo que en total suman 56.147,15.

A la zaga le va Vox, con un total de 52.660,85 gastos irregulares: 19.725, 42 por tener justificación insuficiente o directamente no tenerla y 32.935,43 euros de naturaleza no electoral.

LAS COSAS DE JUNTS

Por su parte, Lliures per Europa (coalición de Convergència, el PDeCAT y Junts per Catalunya) acumuló 49.553,35 gastos irregulares (556,17 euros de “gastos prohibidos expresamente por la ley” y 48.997,18 euros que no encajaban en la etiqueta de electorales). Asimismo, se han identificado gastos electorales de cuyo pago no se tiene constancia, por 14.753 euros.

Además, la coalición recibió aportaciones privadas no identificadas por 8.859,11 euros, por lo que el Tribunal ha pedido que se recorte su subvención electoral en 886 euros, el equivalente a un 10% del importe de los recursos utilizados en la campaña electoral cuya procedencia no haya quedado suficientemente acreditada.

Los gastos irregulares del PSOE ascendieron a 25.769,55 euros, los del PP a 8.256,53 y los de Ahora Repúblicas a 6.050 euros, en todos los casos correspondientes a gastos de naturaleza no electoral.