domingo, 13 junio 2021 23:41

El País Vasco levantará el confinamiento municipal y reabrirá los bares al 50% el sábado

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado que a partir de este próximo sábado se levantará el confinamiento perimetral entre municipios y se permitirá la reapertura la hostelería, aunque solo para los establecimientos ubicados en localidades con una tasa de incidencia de coronavirus inferior a 500 casos por cada 100.000 habitantes y con el aforo interior reducido al 50%.

Urkullu ha dado a conocer esta decisión en la rueda de prensa posterior a la reunión celebrada este miércoles por el Consejo Asesor del Plan de Protección Civil del Euskadi (Labi), en la que se han flexibilizado las medidas preventivas decretadas el pasado 6 de noviembre para contener los contagios de coronavirus.

Los cambios introducidos en las restricciones vigentes entrarán en vigor este próximo sábado y las medidas volverán a ser serán revisadas el 11 de enero.

Pese a que buena parte de las restricciones vigentes se han suavizado, otras se mantienen, si bien con algunos matices. De esa forma, seguirá vigente la limitación a la movilidad nocturna entre las 22.00 y las 6.00 horas. En este caso se aplicará una excepción para las noches del 24 al 25 de diciembre y entre el 31 de diciembre al 1 de enero, en las que la hora de inicio del ‘toque de queda’ se retrasará hasta la una y media de la madrugada.

También se mantendrá el confinamiento perimetral de Euskadi. Esta limitación se levantará únicamente entre los días 23 y 26 de diciembre, y del 30 de diciembre al 2 de enero, jornadas en las que sí será posible entrar o salir de la comunidad autónoma.

El confinamiento municipal sí se levantará de forma permanente –salvo que la evolución de la pandemia obligue a reinstaurarlo posteriormente– a partir del sábado. No obstante, aunque los vascos podrán entrar y salir de su municipio con total libertad, deberán mantenerse dentro de su territorio histórico. Este confinamiento por territorio histórico se mantendrá hasta el 23 de diciembre.

MÁXIMO DE DIEZ PERSONAS

Por otra parte, se mantiene el límite de las agrupaciones a un máximo de seis personas. En este caso también habrá una salvedad, dado que se aplicará la excepción acordada en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para que puedan reunirse diez personas en las celebraciones de los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero.

En todo caso, en el documento aportado por el Gobierno Vasco tras la reunión del Labi se incluye una recomendación para que en estos encuentros se reúnan un máximo de dos unidades convivenciales ypara que las personas que conforman dichas unidades no varíen en su composición en las diferentes celebraciones.

CABALGATAS SUSPENDIDAS

Otra de las medidas acordadas consiste en la suspensión de los eventos festivos y navideños que se celebren a partir del 21 de diciembre y impliquen aglomeraciones, como los grupos de canto en Nochebuena o víspera de Reyes, las fiestas en la calle con motivo de las campanadas, las celebraciones de Santo Tomás, las pruebasdeportivas tipo ‘San Silvestre’, o las cabalgatas u otros eventos en movimiento.

Una de las principales novedades del decreto que recoge las medidas acordadas este miércoles consiste en la reapertura de la actividad hostelera y de restauración. El decreto permitirá reabrir a estos locales, aunque solo en los municipios que presenten una tasa de incidencia acumulada en 14 días inferior a 500 casos de coronavirus por 100.000 habitantes.

Los establecimientos podrán abrir sus terrazas al aire libre con aforo total, aunque el servicio en su interior deberá funcionar con un aforo máximo del 50%. Además, se prohibirá el consumo en barra o de pie, de forma que los clientes deberán realizar su consumición sentados en torno a una mesa.

CIERRE A LAS 20.00 HORAS

En localidades con una tasa de incidencia acumulada superior a 500 no se permitirá la apertura de la hostelería hasta que dicho indicador se sitúe por debajo de este umbral. A través de una resolución del Departamento de Salud se divulgará cada lunes y jueves una relación de los municipios que se sitúan con una tasa de incidencia superior a 500 casos de covid por 100.000 habitantes.

En todo caso, se fijará el horario de cierre de la hostelería a las 20.00 horas, y los establecimientos no podrán abrir sus puertas antes de las seis de la mañana. Quedan excluidos de esta restricción horaria los establecimientos pertenecientes a áreas de servicio.

Además, en el documento distribuido este miércoles por el Gobierno Vasco se desaconseja “expresamente” fumar en las terrazas de estos establecimientos y se establece que el uso de mascarilla será obligatorio permanentemente, “salvo en el momento expreso de la ingesta de alimentos o bebidas”. No utilizar correctamente la mascarilla en estos espacios será considerado un comportamiento sancionable, del mismo modo que ocurre en la vía pública.

A preguntas de los medios, Urkullu ha precisado que ha habido consenso entre el propio consejo asesor del LABI y la Comisión Técnica del LABI a la hora de acordar las medidas, al coincidir en que las medidas adoptadas, incluidas las limitaciones en la hostelería, “han dado su fruto”.

“Ha habido consenso en que cualquier modificación de las medidas debía ir acompañada de las suficientes garantías. Así lo hemos hecho con la limitación de aforo y la salvaguarda de no abrir en aquellos municipios con una tasa de incidencia que supere los 500 casos por 100.000 habitantes”, ha dicho, para añadir que también ha habido consenso en seguir analizando la evolución “día a día, como hasta la fecha”.

Asimismo, ha señalado que al entrar en vigor el sábado las medidas, se dará tiempo a la hostelería para aprovisionamiento o activación de trabajadores en ERTE. “No hemos valorado que entrara en vigor esta medida más tarde del sábado”, ha agregado.

DEPORTE

El nuevo decreto permitirá que entrenamientos de deporte federado en grupos de seis personas, el uso de vestuarios con una ocupación máxima del 30% y la utilización de duchas, aunque en este caso “siempre de modo individual”.

A su vez, y de acuerdo con la última recomendación de la Organización Mundial de la Salud, se exceptuará el uso de mascarilla en momentos de competición o actividad física “intensa”, pero se mantendrá para la práctica del deporte en recintos cerrados y también en entornos urbanos y de gran concurrencia.

RESIDENCIAS

El resto de las restricciones en la actividad deportiva se mantendrá vigente. Urkullu ha explicado que las instituciones vascas esperan poder permitir una “mayor flexibilización” de las restricciones de la actividad deportiva tras el periodo posterior a las vacaciones de Navidad, siempre “en consonancia con la situaciónepidémica”.

El décimo y último punto recogido en el texto que resume las modificaciones de las medidas preventivas frente al coronavirus establece que se habilitará una normativa específica de visitas a las residencias de personas mayores para el período de las fiestas navideñas.

En su intervención, Urkullu ha explicado que en las últimas semanas se ha producido una “mejoría” en la evolución de la pandemia, aunque ha recordado que se mantiene la “emergencia sanitaria”.

Además, ha advertido de que la presión hospitalaria “no admite relajación alguna”, por lo que ha llamado a los ciudadanos a mantenerse “en guardia”, especialmente en el periodo navideño, en el que se intensifican las relaciones familiares y sociales.

“La principal medida de prevención está en la conciencia de cada persona. Esta Navidad es distinta y tenemos que hacerla distinta; si nada cambia en nuestros planes, la situación no mejorará”, ha advertido.

Urkullu ha añadido es “mucho” lo que se ha logrado avanzar en la lucha contra la pandemia, por lo que ha apelado a la responsabilidad de todos para “no volver atrás”.