sábado, 23 enero 2021 10:06

Ortuzar, tras su reelección: “Ha llegado el momento” de acabar con la inviolabilidad del rey

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha afirmado, tras su reelección en el cargo al frente del partido, que el PNV es “el mejor instrumento para liderar al pueblo vasco hacia su libertad plena, en armonía con el resto de pueblos y naciones de Europa y del mundo”. Además, ha emplazado a la formación jeltzale a “sacudirse la fatiga” provocada por la pandemia del coronavirus y a recuperar la ilusión para ofrecer “soluciones y futuro” a Euskadi y los vascos.

Ortuzar ha realizado estas declaraciones durante su intervención en la reunión de Asamblea Nacional, celebrada en el Palacio Euskalduna de Bilbao, en la que se ha proclamado también a los integrantes de la Ejecutiva jeltzale, que él encabezará, para los próximos cuatro años.

Visiblemente emocionado tras revalidar su cargo al frente del PNV por tercer mandato consecutivo en el mismo escenario en el que hace ocho años, el 12 de enero de 2013, fue elegido por primera vez presidente del EBB, ha asegurado que su partido es “el mejor instrumento para liderar y guiar al pueblo vasco hacia su libertad plena, en armonía con el resto de pueblos y naciones de Europa y del mundo”

El líder jeltzale ha destacado que es “difícil sustraerse a la difícil y sobrecogedora situación” generada por la pandemia del coronavirus covid-19, y ha recordado que la formación no celebró este año su gran fiesta anual, el Alderdi Eguna, por responsabilidad.

“En el ‘no Alderdi Eguna’ de este año resaltábamos la lección de humildad que nos ha dado la pandemia, el cambio en la manera de ver y vivir la vida. Tanto esfuerzo, tanto sacrificio, tantas pérdidas,empezando por las humanas, no pueden ser en balde”, ha apuntado.

Por ello, ha señalado que ahora que se ve “la luz al finaldel túnel”, no se puede “parar, ni mucho menos retroceder”. “Por eso, hago mías y de todo el partido las peticiones de responsabilidad que se están haciendo desde nuestras autoridades sanitarias y el Lehendakari. Llegar bien a las Navidades de 2021 es mucho más importante que ‘malcelebrar’ las de este año”, ha asegurado.

Andoni Ortuzar ha apelado a la “disciplina social, civismo,humanismo y respeto” a las recomendaciones sanitarias porque son “las claves para salir de esta”. “Son la auténtica vacuna que hará que la otra vacuna, la vacuna médica, sea verdaderamente eficaz”, ha apuntado.

El presidente del EBB ha reconocido que “mucha gente lo está pasando muy mal en estos duros meses de pandemia” y cree que es “humano buscar el culpable exterior ante una situación que nos es tan desconocida yagresiva”. “Es humano, pero no nos va a sacar del aprieto. Del aprieto nos van a sacar el trabajo, el esfuerzo y la determinación. Como sociedad, además de lamernos las heridas, tenemos que avanzar. Esa es la principal tarea que tenemos por delante”, ha animado.

RECUPERAR LA ILUSIÓN

En este sentido, ha recordado que el PNV es “el principal partido del país” y le corresponde el gobierno de las principales instituciones vascas. “A nosotras y a nosotros nos toca, por tanto, ser los principales agentes para sacudirnos esa fatiga y recuperar la ilusión;recuperar la ilusión y la confianza en esta sociedad, en el futuro de este país. Vemos la luz al final del túnel y tenemos que estar preparados para que lo que nos espera no nos ciegue ni nos adormezca”, ha remarcado.

Ortuzar ha manifestado que los retos que Euskadi tenía antes del pasado mes de marzo “siguen ahí, intactos, esperando ser abordados”. “Ahora se nos han sumado algunos retos más”, ha explicado.

Por ello, ha llamado a trabajar y a “vacunarse la desesperación” para ofrecer a la ciudadanía “cercanía, soluciones y futuro”. “¡Se los daremos!. El PNV en marcha y Euskadi en pie”, ha emplazado a los nuevos miembros de la Ejecutiva jeltzale y a los asistentes a la Asamblea Nacional.

INVIOLABILIDAD DEL REY

Ortuzar cree que “ha llegado el momento” de poner fin a la inviolabilidad de la monarquía, “sin revancha ni caza de brujas” para que el Estado español se “acompase a una democracia del siglo XXI”, en la que conductas supuestamente irregulares como la del rey emérito, Juan Carlos I, “puedan ser investigadas y depuradas”.

Ortuzar ha señalado que “ya no hay razones” para que se mantenga esta prerrogativa constitucional.

“Cuando se hablaba de la inviolabilidad del rey o de las instituciones, se hacía pensando en que podía haber un ataque, por razones políticas, y nadie estaba pensando que iba a servir para tapar o para impedir investigar conductas poco decorosas o poco edificantes desde el punto de vista ético y totalmente reprobables desde el punto de vista político”, ha afirmado.

Por ello, cree que ha llegado el momento, “con toda la serenidad del mundo, sin querer hacer ninguna revancha ni caza de brujas y desde la normalidad democrática”, de poner fin a la inviolabilidad de la monarquía.

“Tenemos que acompasarnos a una democracia del siglo XXI en la que puedan ser investigadas y depuradas todas las irregularidades. Y lo digo sin ir contra ninguna institución y aceptando que hay unas reglas de juego, entre las que está la institución monárquica”, ha apuntado.

El líder del PNV ha subrayado que, “por ser monarcas, no pueden ser más ni tener más privilegios” en sus relaciones con hacienda y en sus derechos como ciudadanos, que los que tiene el resto de la ciudadanía.

A su juicio, “es evidente que hay una interpretación judicial y fiscal de la situación” de Juan Carlos de Borbón que, seguramente, no se haría en el caso de actuaciones de otras personas. “Se está haciendo una interpretación de la inviolabilidad de la institución monárquica con un sentido muy amplio, muy generoso, muy de manga ancha, cuando yo creo que, en este tipo de temas, tendríamos que ser, empezando por él mismo (el rey emérito), mucho más exigentes y rigurosos porque la sociedad exige que así sea y se lo merece”, ha indicado.

En alusión a quienes abogan por diferenciar entre las conductas personales de la institución monárquica, ha señalado que podría aceptar ese planteamiento, pero ha manifestado que, precisamente por eso, cuando se trata de “actuaciones personales que afectan a un monarca, sería lógico que no tuviera ningún fuero especial que le protegiera de rendir cuentas ante la justicia”.