viernes, 15 enero 2021 16:04

Vox busca un contrapeso a Macarena Olona y le pone ojitos a Cayetana

Que Macarena Olona se ha convertido en un activo importante para Vox es algo absolutamente indiscutible. De hecho, en las entrañas del jerarquizado partido, los pocos que se atreven a hablar de sucesión al frente de la formación, hablan de Olona como la única que podría coger las riendas con la misma (o más) fuerza que Santiago Abascal. Sin embargo, ahora hay quien quiere nuevas estrellas en Vox. No soportan la idea de que Macarena capitalice toda la atención y han encontrado su contrapeso perfecto: la diputada del Partido Popular Cayetana Álvarez de Toledo.

Desde que el presidente del PP, Pablo Casado, decidiera quitar todos los galones a la independiente Cayetana tras una pataleta protagonizada por el secretario general del partido, Teodoro García Egea, muchos buscaron un futuro político para Álvarez de Toledo en Vox. Su discurso radical y su duro tono, similar al que emplea Abascal, hacía pensar que no encajaba con un PP que buscaba abrazar su lado moderado. Pero las últimas palabras de uno de los dirigentes de Vox indica justo lo contrario. En Vox la quieren y la recibirían con los brazos abiertos. Y así lo ha dejado claro uno de los dirigentes más importantes de la formación de extrema derecha.

Para el diputado Iván Espinosa de los Monteros, Cayetana Álvarez de Toledo es un fichaje que vendría muy bien al partido. “Tengo una creciente admiración por las cosas que hace y dice y en eso es en lo que se puede parecer más a Vox”, ha asegurado Espinosa de los Monteros en relación con Cayetana. Para el diputado, la que fue portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados es “muy valiente en la defensa de algunas ideas y muy certera en los análisis que ha hecho”. “Creo que sí representa ideas y valores en los que coincidimos pero también otros que no. No coincidimos absolutamente en todo”, ha comentado con admiración Espinosa de los Monteros.

Por el momento, Álvarez de Toledo no ha soltado ni una crítica a Vox. Sí que lo ha hecho, sin embargo, con el Partido Popular en más de una ocasión, especialmente cuando la degradaron de una forma humillante después de que criticara la dirección de su formación en una entrevista en un diario nacional. De momento, Cayetana es un “talento” perdido, ya que solo vota sí o no a según que iniciativas en calidad de diputada. Sin cargos extra ni posibilidad de azotar al Gobierno que tanto ha criticado a lo largo de su carrera.

Las palabras de Espinosa de los Monteros tienen el visto bueno de Abascal y de toda la cúpula del partido. Desde la formación de extrema derecha entienden que el protagonismo de Olona necesita un contrapeso y el fichaje de Cayetana no solo podría ayudar a atraer la confianza de algunos votantes del PP desencantados, sino que además podría diluir el protagonismo de la formación y quitar el peso a Olona, que actualmente se ha convertido en el mayor activo de Vox con diferencia, eclipsando incluso al propio Espinosa de los Monteros.

No es casual que haya sido quien más peso ha perdido dentro de la formación de extrema derecha quien haya abierto las puertas de Vox de par en par. Tras varios elogios, se entiende que Cayetana tiene la posibilidad de dar el salto de formación, pero es probable que espere hasta las próximas elecciones por disciplina. Aunque todo puede pasar, dada la mala relación que mantiene con su propio partido y, especialmente, con la cúpula tan criticada que dirige García Egea.

Cuca Gamarra, la que ha sustituido como portavoz a Cayetana, personaliza perfectamente el giro que ha intentado dar el PP. Y en ese Partido Popular Álvarez de Toledo no tiene absolutamente ninguna posibilidad de medrar. Con Teodoro y Casado al frente, el discurso radical e independiente de la diputada popular no tiene cabida, por lo que nadie en Génova se atreve a afirmar si Cayetana se irá a Vox o se quedará en un partido que solo la aguanta por su peso mediático.