jueves, 21 enero 2021 12:26

Cómo estar con tu familia en Navidad sin miedo a contagiarte de coronavirus

La pandemia sigue en pleno auge, a pesar del descenso en los datos. Una de cal y otra de arena, porque ya se avecina -parece- la tercera ola, y más con la llegada de las Navidades y la casi segura relajación de la mayoría de la población. Muchos tienen ese miedo a contagiar o contagiarse de coronavirus y buscan aunar el estar con la familia y no tener miedo al virus.

Uno de los casos más claros son aquellos jóvenes que están estudiando o trabajando fuera y, como se suele decir, vuelven a casa por Navidad. Pero los temores llegan, sobre todo si los padres son ya mayores, y más aún si conviven con abuelos. Por eso muchos se preguntan qué hacer, y otros han tomado ya medidas propias autoimponiéndose una cuarentena preventiva estricta, previo viaje a su casa familiar para celebrar la Nochebuena, Navidad y Nochevieja.

Una idea ‘made in Alemania’

Estos confinamientos preventivos fueron recomendados e introducidos por el virólogo alemán Christian Drosten, cuyo cargo en el gobierno de Angela Merkel es el equivalente al de Fernando Simón aquí. En una entrevista en octubre al periódico alemán Zeit, indicó que lo mejor para disfrutar de una Navidad más tranquila era evitar cualquier contacto físico y social durante al menos una semana antes de las fiestas o de ir a la casa familiar.

navidad
El virólogo alemán Christian Drosten

Puede sorprender que una semana se antoja insuficiente y así lo matizó su colega Pasi Penttinen, un epidemiólogo experto en coronavirus y asesor en la UE. Indicó que esa precuarentena debía de ser de entre 10 y 14 días.

Una de las voces más reputadas en España y habitual en los medios, la viróloga e inmunóloga del CSIC Margarita del Val, también ha visto con buenos ojos esa opción de cuarentena voluntaria. También fue partidaria de al menos una duración de 10 días, como expresó en una entrevista en La Sexta.

No es la panacea para la Navidad

Pero cuidado, porque, como señalaba la propia Margarita del Val, puedes haber estado aislado totalmente pero contagiarte en el viaje a tu destino. Además, el poder encerrarse totalmente sin contacto alguno durante tantos días no está al alcance de muchos, salvo que trabajes desde casa o estudies sin acudir presencialmente. Por eso lo tienen mucho más fácil los universitarios y determinados autónomos o empleos desde casa.

Todo ello en medio de una relajación de las medidas por parte de Sanidad y de las CC AA de cara a la Navidad. Se han autorizado la reapertura de las fronteras, por lo que cualquiera podrá desplazarse entre comunidades sin justificante alguno para ver a sus seres queridos, siempre que en esas reuniones familiares no excedan de 10 personas, incluido los niños. Sin embargo, esta última medida será muy complicada de controlar y comprobar al ser domicilios particulares.

¿Mejor cuarentena o test?

Es la pregunta que se hacen muchas de estas personas pendientes de ir a ver a sus familias. La mayoría tienen pensado realizarse antes un test de antígenos o una PCR para estar seguros que no tienen el covid, pero volvemos al mismo problema, y es que tras la prueba negativa puedes contagiarte en cualquier momento posterior.

Como señala el epidemiólogo Jesús Molina Cabrillana en una entrevista en 20minutos, es más seguro “reducir al máximo las interacciones sociales” y más aún la cuarentena voluntaria, que cualquiera de los test de laboratorio: PCR, antígenos o anticuerpos. En tal caso, al menos insta a la población a “maximizar que los encuentros sean siempre en espacios abiertos, con la distancia física recomendada y con buen uso de mascarillas”.

El riesgo del resto que no se autoimponen cuarentena contra el coronavirus

Hemos hablado de aquellos que piensan en esas medidas para ir más seguros a sus domicilios familiares y reuniones navideñas, moviéndose incluso a través de las redes sociales para fomentarlo.

Pero la realidad es que una gran mayoría no sólo no se auto confinarán, sino que seguirán yendo a clase o al trabajo, y lo que es peor, teniendo reuniones sociales para tomar cañas o comer.

La realidad es que, incluso en las previsiones más optimistas y que calara de verdad estas iniciativas, todos los expertos tienen asumido que la Navidad provocará un repunte de casos en el mes de enero.