sábado, 23 enero 2021 12:12

El Gobierno da plantón a Ecoembes y se abre a romper el monopolio del reciclaje

Ha pasado desapercibido para muchos, pero el Gobierno ha empezado a buscar la forma de alejarse de Ecoembes sin llamar la atención. Ha sido un simple gesto, pero en Ferraz no sentó del todo bien que la vicepresidenta del Gobierno Teresa Ribera quisiera acudir a presentar un acto de esta sociedad anónima sin ánimo de lucro llamado “Fundación Alternativas y Ecoembes”. Ribera figuraba como la dirigente del Gobierno que apoyaría el evento de este conglomerado de empresas, pero finalmente ha decidido lanzar una bomba de humo y esfumarse para evitar que relacionen al Ejecutivo con Ecoembes. Nadie del núcleo duro de Pedro Sánchez tendrá un gesto con esta sociedad anónima, según deslizan fuentes del PSOE. Nadie.

Ribera tenía intención de presentar el evento, pero finalmente no ha acudido ni ha habido rastro del Gobierno de Sánchez. La Fundación Alternativas y Ecoembes ha presentado este miércoles el  conocido como informe sobre sostenibilidad en España 2020, a través del cual han reclamado la “aceleración” de una transición ecológica que pivote la sostenibilidad como “eje central” de las políticas que se lleven a cabo. Curioso, cuanto menos, si se tienen en cuenta las consideraciones de Unidas Podemos o Greenpeace y algún que otro estudio internacional como el de Changing Markets en los que cuestionan mucho los datos de reciclaje de Ecoembes, que, teniéndose que hacer cargo de todos los residuos plásticos, solo reciclan alrededor del 25% de los mismos.

La formación morada no tiene dudas en que Ecoembes es un problema para el reciclaje en este país. Un “obstáculo”, aseguró a MONCLOA.com el diputado de Unidas Podemos Juan López de Uralde. También el ya exdirector de Greenpeace Mario Rodríguez destacó las vergüenzas de Ecoembes y dejó claro en este medio que la economía circular era una asignatura pendiente en España gracias a que esta sociedad anónima sin ánimo de lucro no hace su trabajo como debería. No hay que olvidar que Ecoembes nace como exigencia de una normativa que obligaba a las empresas a hacerse cargo de sus residuos plásticos. Y lo han hecho, pero “mal”, según detallan desde Unidas Podemos o la organización ecologista.

Que se haya caído Ribera de este acto no hace más que alimentar las dudas de Ecoembes. Los sectores ecologistas ven a esta sociedad anónima como un lobo con piel de cordero que se esconde tras colores verdes y flechas de reciclaje cuando en realidad es lo contrario. En un principio, la agenda de Transición Ecológica vio con buenos ojos formar parte de esta presentación en la que han hablado de todos los frentes abiertos que mantiene el horizonte verde, sin embargo, a medida que se desveló que el Gobierno podría apoyar a Ecoembes con su mera presencia, Ribera ha decidido tumbar esta colaboración.

El acto de presentación ha estado presidido por el vicepresidente de la Fundación Alternativas, Diego López; por la directora de relaciones externas y RSC de Ecoembes, Begoña de Benito y por el director general del Servicio Jurídico y ex director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja, quien ha sido el encargado de presentar las principales conclusiones del documento. Pocos en los sectores ecologistas han entendido la presencia de Calleja, aunque es probable que el que ya no forme parte de la Comisión Europea haya llevado al antiguo encargado a dar su apoyo explícito a Ecoembes y sus iniciativas en la presentación de este informe.

Fuentes del Gobierno aseguran que en Ecoembes no ha sentado nada bien el gesto de Ribera. Esperaban que su presencia consolidara su posición, muy amenazada estos últimos años y cada vez más acorralada por los informes oficiales e internacionales que dejan caer los datos reales de reciclaje en España, que indican que solo se recuperan en torno al 30% de los envases usados, según aseguran desde Greenpeace.

El evento de Ecoembes de este 9 de diciembre era una declaración de intenciones que buscaba el apoyo de Transición Ecológica para normalizar las relaciones y evitar que incluyeran en España nuevos sistemas para facilitar la economía circular que llevaran romper el monopolio del que ahora disfruta esta sociedad sin ánimo de lucro. Pero el portazo de la vicepresidenta de Transición Ecológica augura que el Gobierno no se mezclará más con este grupo de empresas que no parece estar haciendo bien su labor, tal y como denuncian desde Greenpeace o Unidas Podemos.

Quizás ahora con este gesto se de el pistoletazo de salida a un tema clave: el introducir nuevos sistemas de reciclaje que rompa el monopolio de Ecoembes en la economía circular. No se entiende desde los sectores ecologistas que en toda Europa funcione el sistema de devolución, depósito y retorno (SDDR) mientras que en España sigamos bajo el yugo de este conglomerado de empresas. Ya hay comunidades autónomas que se han rebelado contra Ecoembes sin éxito. Pero ahora que el Gobierno no quiere formar parte de esta alianza, puede que las cosas cambien.

EL INFORME DE GREENPEACE

Primero fue Changing Markets quien elaboró un informe en el que dejaban entrever las vergüenzas de quienes presuntamente reciclan en España. Pero este año ha sido la organización ecologista Greenpeace quien ha elaborado un nuevo estudio con el que señalan que este conglomerado formado por las principales empresas envasadoras solo recicla un 25% de los residuos plásticos. Residuos que generan ellos mismos. ¿Para qué sirve entonces el contenedor amarillo? Greenpeace quiere que entren en juego otros sistemas de reciclaje, pero hay fuerzas que impiden que lleguen a España, según relatan desde la ONG ecologista.

En el informe, Greenpeace acusa directamente a Ecoembes de “mentir” tanto en los datos de cifras de reciclaje como en la gestión de los residuos. Además, destaca que esta sociedad anónima sin ánimo de lucro, según la definió el diputado de Unidas Podemos Juantxo López de Uralde, es además un “obstáculo” para el reciclaje en España. Por eso, con este informe, piden al ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico que diseñe una ley de residuos ambiciosa que ponga en su sitio a quiene todavía no han elaborado un sistema eficiente de reciclaje.