viernes, 22 enero 2021 06:57

La hostelería reabre en Asturias

El Gobierno asturiano ha autorizado la reapertura de los establecimientos hosteleros, centros comerciales e instalaciones deportivas a partir de este lunes, día 14 de diciembre.

Esta reapertura de los locales está sujeta a restricciones en distancias de seguridad y aforos, y en el caso de la hostelería implica el cierre de barras, la limitación a cuatro comensales por mesa, priorizar el uso exterior –las terrazas– y una distancia de dos metros entre sillas. Además, se exigirán medidas estrictas de ventilación de los espacios interiores.

Por otro lado, los comercios que superen los 300 metros tendrán que abrir con un 30% de aforo, al igual que los gimnasios, que en actividades comunes no podrán sumar más de seis personas.

Además, este lunes el toque de queda se retrasará una hora, pasando a estar vigente desde las 23.00 horas. Por su parte, el cierre perimetral de la comunidad autónoma sigue vigente.

En cuanto al periodo navideño, el Gobierno del Principado ha publicado un decreto con las medidas a aplicar entre el 23 de diciembre y el 6 de enero para contener la propagación de la COVID-19.

Entre esas fechas se mantendrá el cierre perimetral de Asturias aunque se permitirá la entrada y salida para visitar a familiares y allegados. Además, no se autorizarán cabalgatas de Reyes, carreras de San Silvestre ni campanadas de Nochevieja.

El decreto también restringe las reuniones navideñas a un máximo de dos grupos de convivientes. En concreto, fija que la permanencia de grupos de personas en espacios de uso público o uso privado durante los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 y 6 de enero queda condicionada “a que no se supere el número máximo de diez personas, salvo que se trate de convivientes”, añadiendo que “los encuentros solo podrán realizarse entre un máximo de dos grupos de convivencia”. Para el resto de días ordinarios, el número máximo de personas será de seis, y también con un máximo de dos grupos de convivencia.

Al respecto, el preámbulo del decreto incide en que, según los datos disponibles en España sobre los principales ámbitos de transmisión de los brotes, “la mayoría de éstos se producen en el ámbito social, sobre todo en encuentros de familiares y amistades no convivientes y, siendo principalmente en lugares cerrados, como puede ser en domicilios o espacios interiores, en muchos casos mal ventilados, donde se habla a un volumen alto y no se hace buen uso de la mascarilla o se realizan actividades donde es incompatible su uso continuo, como comer o beber”.

Asimismo, apela a la aplicación de “la denominada regla de las 6M: (m)ascarilla, (m)anos, (m)etros, (m)aximizar ventilación y actividades al aire libre, (m)inimizar número de contactos, y “(m)e quedo en casa si síntomas, diagnóstico y contacto”.