jueves, 21 enero 2021 15:40

La salud de la población es suficiente para ampliar la edad de jubilación

Si bien muchas personas están disfrutando ahora de vidas más largas y saludables, las actuales edades de jubilación están planteando desafíos tanto para los responsables políticos como para los jubilados. Un nuevo estudio ha examinado la posibilidad de aumentar la edad de jubilación sobre la base de la relación entre la esperanza de vida laboral y los aspectos de salud importantes para la capacidad de trabajo de las mujeres y los hombres en Europa.

La esperanza de vida ha aumentado de forma constante en muchos países del mundo debido, entre otras cosas, a los avances en la atención sanitaria y a la adopción de estilos de vida más saludables por parte de las personas. Al mismo tiempo, la fertilidad ha ido disminuyendo o se ha estabilizado en niveles bajos, lo que ha dado lugar a un notable aumento de la proporción de adultos mayores en esas poblaciones.

Esta situación plantea un riesgo para la sostenibilidad financiera en varios ámbitos de los sistemas de seguridad social, uno de los cuales es el de las pensiones, ya que la mayoría de los países europeos proporcionan pensiones públicas a sus ciudadanos. La edad de jubilación y las medidas para apoyar una vida laboral más larga se están debatiendo ampliamente en el ámbito de la Unión Europea, y muchos países ya han iniciado y aprobado cambios para aumentar gradualmente la edad oficial de jubilación. Sin embargo, una cuestión pertinente que ha surgido en este contexto es la magnitud del potencial para aumentar aún más la vida laboral, dado el estado de salud de las personas.

En este estudio, publicado en la revista ‘European Journal of Aging’, investigadores del Instituto Federal de Investigación Demográfica de Alemania analizaron si hay potencial para aumentar en general la edad de jubilación. Basaron su análisis en la relación entre la esperanza de vida laboral y tres esperanzas de salud que representan aspectos de salud importantes para la capacidad de trabajo y la empleabilidad entre las edades de 50 y 59 años, así como las edades de 60 y 69 años para las mujeres y los hombres en Europa.

Hay varios estudios sobre la relación entre la jubilación y la salud a nivel individual, pero los estudios a nivel de la población son raros y nos sorprendió encontrar que las diferencias en la salud y la esperanza de vida laboral no se habían cuantificado antes. Queríamos ver cuán grande es el potencial para aumentar aún más la vida laboral, dado el estado de salud de las personas y también cómo este potencial difiere entre hombres y mujeres para diferentes grupos de edad y entre diferentes grupos socioeconómicos”, explica uno de los autores del trabajo, Eike Loichinger.

Para ello, los investigadores analizaron la relación entre la esperanza de vida laboral y la esperanza de salud, diferenciando entre tres dimensiones de salud, a saber, la salud física, la salud cognitiva y la salud general. Además, analizaron la heterogeneidad en la esperanza de vida laboral y los tres resultados de salud por la educación. El análisis se centró específicamente en los grupos de edad de 50 a 59 años y de 60 a 69 años, ya que son, y seguirán siendo, los más afectados por los futuros aumentos de la edad de jubilación.

Las conclusiones indican que, en general, hay posibilidades de aumentar el número previsto de años económicamente activos tanto para los hombres como para las mujeres de 60 a 69 años de edad. Sin embargo, un análisis específico de la educación reveló grandes diferencias entre los subgrupos socioeconómicos de la población en lo que respecta a la magnitud de ese potencial. Por ejemplo, los hombres de 60 años de edad en Suecia con baja educación pueden esperar trabajar 4,2 años más. Esto aumenta a seis años más cuando tienen una educación de nivel terciario.

En cuanto a su salud física, los hombres con un bajo nivel de educación pueden esperar 8,4 años de buena salud y 8,7 años cuando tienen una educación de nivel terciario. En Bulgaria, los hombres de la misma edad con un nivel de educación terciaria pueden esperar trabajar 4,5 años más y esperar 5,7 años más en buena salud física. Sus contrapartes con un bajo nivel de educación pueden esperar solo 2,7 años en buena salud física, durante los cuales también se espera que trabajen.

“La heterogeneidad entre los grupos de educación en cuanto a la salud y la capacidad de trabajar más allá de las edades de salida del mercado laboral actualmente observadas debe tenerse en cuenta cuando se prolonga la vida laboral. Nuestros resultados indican un potencial para extender la vida laboral más allá de los niveles actuales. Sin embargo, las diferencias significativas en el número de años previstos de buena salud entre personas con diferentes niveles de educación requieren políticas que tengan en cuenta esta heterogeneidad”, concluye otra de las autoras, Daniela Weber.