viernes, 22 enero 2021 02:26

Cantabria prorrogará el cierre del interior de la hostelería en Navidad

Cantabria prorrogará el cierre del interior de los establecimientos de hostelería durante otros 14 días, por lo que esta restricción estará vigente durante las fiestas navideñas, y se aplicarán nuevas medidas para garantizar la seguridad en las terrazas.

Así lo ha anunciado este miércoles en rueda de prensa la directora general de Salud Pública, Paloma Navas, que ha reconocido que el impacto de estas medidas es “alto y doloroso”, pero ha opinado que es necesario “aguantar un poco más” para consolidar la tendencia a la baja de los contagios.

La última resolución de Sanidad al respecto se publicó el 4 de diciembre con vigencia durante 14 días, por lo que finalizaría este sábado 18. Sin embargo, se volverá a prorrogar otros 14 días, manteniendo así el cierre del interior de bares, restaurantes, casinos, salones de juego, etcétera hasta el 1 de enero.

Además, la nueva resolución incluirá medidas “más concretas y claras” como las que ya tienen otras comunidades autónomas sobre cómo tiene que prestarse el servicio en las terrazas, indicando por ejemplo que la ubicación de las mesas tendrá que estar señalizada en el suelo para evitar que se muevan y se acerquen unas a otras, o que no podrá haber sillas libres en los grupos para evitar que otros clientes se unan.

También, como hasta ahora, mantendrá la obligación de que los clientes consuman sentados para evitar “corrillos”, los grupos máximos de seis personas o la prohibición de fumar.

Navas ha explicado que la decisión de prorrogar el cierre del interior de los locales se debe a que, a pesar de la tendencia a la baja, Cantabria mantiene un nivel de alerta 3 y está cerca del 4. Además, se ha referido a un estudio publicado en Estados Unidos que indica que en estos lugares se producen el 85 por ciento de los contagios.

Además, ha destacado que en la región se ha mantenido abierta la hostelería durante los últimos meses, frente a otras comunidades que ahora permiten consumir en los interiores pero en las que hasta ahora ha estado cerrada totalmente.

Y ha asegurado que si no se tomaran estas medidas se pondría en riesgo “a todos los sectores productivos” y se podría llegar al “colapso sanitario”.

Ha mostrado su preocupación especialmente por encuentros navideños como los tradicionales en la “tardebuena” y en Nochevieja, que suelen dar lugar a aglomeraciones en los bares, y ha apostado por tener “las medidas que nos podemos permitir”, evitando levantar restricciones “unos pocos días” para después “volver a cerrar”.

“EN LÍNEA” CON EL RESTO DE CCAA

En este sentido, preguntada por la postura que mantendrá Cantabria con respecto al plan sanitario que se está elaborando en el Consejo Interterritorial de Salud -que se reunirá esta tarde-, ha respondido que actuará “coordinada” y “en línea” con otras comunidades autónomas. “No vamos a ir por libre, vamos a hacerlo alineados con el resto”, ha avanzado.

Cuestionada sobre posibles confinamientos, tras las declaraciones en las que Pedro Sánchez ha abierto la puerta a endurecer las medidas para Navidad, Navas ha respondido que le “gustaría evitarlos”, pero que también dependerá de lo que se acuerde a nivel nacional en el Interterritorial.

La directora general de Salud Pública ha reiterado que la mejor opción es no celebrar encuentros navideños fuera del núcleo de convivencia y ha dado unas pautas para, en el caso de hacerlo, evitar que den lugar a una “tragedia”.

Por ejemplo, ha apuntado a poner dos mesas separadas en las cenas para mantener la distancia de seguridad entre los comensales o incluso colocarlas en diferentes estancias de la casa, abrir las ventanas para que haya ventilación, no compartir utensilios y que cada persona tenga su plato individual, evitar la música o la televisión para no tener que elevar la voz y quitarse la mascarilla solo para comer.

Navas ha reconocido que es “duro y difícil” cumplir en estas medidas, pero ha pedido “hacer un sacrificio” y “no caer en la tentación” de relajarse en Navidad, porque pasarla con precaución “también es un regalo” en estas fiestas y saltarse las recomendaciones unos momentos puede afectar “durante meses” a la situación epidemiológica.