jueves, 21 enero 2021 09:22

Castilla-La Mancha alaba el pacto por el agua

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha invitado a quienes critican el Acuerdo de Posición Común en Materia de Agua de Castilla-La Mancha a su lectura ya que “no hay documento que sea más solidario” en el país.

A aquellos que “han leído mal o poco” este acuerdo, Martínez Arroyo les ha recordado que el documento “es extremadamente solidario, de mano tendida, de una comunidad que es generosa con las otras y que piensa no solo en su interés, sino en el conjunto de la ciudadanía, de Castilla-La Mancha y de fuera”, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Así, ha indicado que “el sentido común descarta cualquier planteamiento como el que han hecho algunos” y les ha invitado a que lo lean porque “para poder opinar hay que leer con detalle y detenimiento” porque “no hay acuerdo más solidario que piense más en el país que el firmado” y “nadie nos puede dar lecciones de solidaridad”, ha sentenciado.

En este sentido, ha subrayado que “el agua es de todos los españoles y debe beneficiar a todos los españoles, también a los castellanomanchegos” y “debemos decidir entre todos, con la mano tendida, como hemos hecho, pensando en todos”.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha realizado estas declaraciones a los medios de comunicación, de manera previa a la visita a las obras de emergencia para la mejora del depósito y el grupo de bombeo de agua de la mancomunidad ‘El Girasol’, en Barajas de Melo, Cuenca.

Un encuentro en el que han estado presentes su alcaldesa María de los Milagros Llorente; el presidente de la mancomunidad y alcalde de Tarancón, José Manuel López Carrizo, así como el director gerente de la Agencia del Agua, José Manuel Martín, o el director provincial de Agricultura, Joaquín Cuadrado, entre otros.

LEY DE AGUAS

Arroyo ha informado, además, que gracias al acuerdo por el agua en la región, con las cesiones y la generosidad de todos sus integrantes, se marca un punto de partida y en la Mesa Regional del agua se seguirá trabajando para decidir las políticas en materia de agua en la región. Empezando, ha dicho, por la Ley de Aguas que se aprobará en el primer semestre de 2021 en las Cortes regionales, una “ley de todos y para todos”.

El consejero también se ha referido a que se está “ultimando” un acuerdo con los municipios afectados en la Tubería a la Llanura Manchega, municipios que en 2021 tendrán acceso “a agua superficie de mayor calidad y con garantía de cantidad durante todo el año gracias al esfuerzo que se está haciendo por la Junta” por poner en marcha esta infraestructura ya construida, y que beneficiará a 15 localidades con las que se están firmando en estos momentos los acuerdos de adhesión, el último con Los Hinojosos (Cuenca).

Estos municipios se sumarán a los 220 en la región que ya gestionan el agua de forma mancomunada a través de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha.

UNA INVERSIÓN QUE BENEFICIARÁ A 23.000 HABITANTES

La obra de emergencia en Barajas de Melo es una intervención realizada a través de Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha que se aprobó en el mes de abril por el Consejo de Gobierno de Castila-La Mancha para poder garantizar el agua potable a los 23.000 habitantes integrados en la Mancomunidad ‘El Girasol’, compuesta por 13 localidades de las provincias de Cuenca y Toledo.

En concreto, con esta mejora, se ven beneficiados los habitantes de El Acebrón, Almendros, Barajas de Melo, Belinchón, Fuente de Pedro Naharro, Leganiel, Pozorrubio, Tarancón, Torrubia del Campo, Tribaldos, Villarrubio y Zarza de Tajo, en la provincia de Cuenca, y Santa Cruz de la Zarza, en la de Toledo.

Como consecuencia de las lluvias caídas en la zona a principios de año se habían producido arrastres de tierra y filtraciones de agua hacia el subsuelo que afectaron parcialmente al terreno de cimentación del edificio de bombeo y, en menor medida al del depósito, provocando agrietamientos en sus estructuras y la existencia de fugas de agua en el citado depósito, que se ha reparado para evitar un posible riesgo de desabastecimiento.

Así se ha trabajado estos meses en la consolidación y rehabilitación del edificio donde están alojadas las bombas de agua y el refuerzo de su cimentación y el sellado de las fisuras e impermeabilización del depósito mediante lámina de PVC para evitar las fugas de agua. Además, se ha construido un sistema de drenaje perimetral para desviar las aguas de escorrentía y la ejecución de un ‘by-pass’ de conexión entre las tuberías de llegada desde el embalse de Almoguera y las de salida hacia los municipios de la mancomunidad, con lo que se ha conseguido un ahorro energético valorado en aproximadamente 22.000 euros al año.

La obra ha supuesto una inversión de 560.000 euros y ha sido ejecutada por la empresa Tragsa.