sábado, 6 marzo 2021 19:53

Las torpes declaraciones de Calvo sobre los toros levantan la ira de toda la izquierda

La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo parece que va completamente por libre. Cada vez que habla, sube el pan; al menos de cara a la izquierda, pues ya hay quien se pregunta dentro del Ejecutivo si la socialista esgrime realmente los valores de su corriente política. La última metedura de pata de la vicepresidenta ha sido épica. Calvo se ha vestido de representante de su partido y también de Unidas Podemos para defender la tauromaquia y decir que los toros son “tradición de la izquierda” mientras que su propio Gobierno prepara una ley de bienestar animal que pretende agravar y proteger mejor los derechos de los animales.

“La tauromaquia ha formado parte de la tradición de la izquierda, del mismo modo que de la tradición de la derecha”, ha comentado la vicepresidenta. Estas declaraciones, más propias de Morante de la Puebla o de personajes similares, han sido de Carmen Calvo en un contexto en el que ha levantado la ira de toda la izquierda del Gobierno, tanto del PSOE como de Unidas Podemos. Nadie en la coalición se explica cómo es posible que la que se supone que representa al ala socialista del Ejecutivo asegure que la tauromaquia es “tradición” de la izquierda y sostenga que es una práctica cultural.

El problema de que la vicepresidenta vaya por libre en este tipo de cuestiones es que echa por tierra (relativamente) el trabajo del director general de derechos animales, Sergio García Torres, con su nueva ley de bienestar animal. En este proyecto se prevé endurecer las penas por el maltrato animal, aunque es cierto que, tal y como ha podido saber MONCLOA.com, García Torres no prevé tumbar ese “excepto” que da soporte de vida a los toros y a la caza.

Desde luego, el director de derechos de los animales no se ha quedado callado en ningún momento. “Podríais ser expulsados” del PSOE, le ha dicho García Torres en referencia a las declaraciones que ha dado. Y desde Unidas Podemos el mensaje es exactamente el mismo. “Brutal”, comentan fuentes del partido a este medio. Nadie se explica el alegato de Calvo, una vicepresidenta que aparece poco y que cuando lo hace solo mete en líos al Gobierno. ¿Cómo se interpretará ahora la ley de García Torres?

“Desde el respeto, sorprende mucho como en la actualidad se puede argumentar la defensa de la tauromaquia desde una visión progresista“, ha añadido. “El PSOE, en origen, rechazaba este espectáculo”, ha comentado Calvo. Pero parece que ahora la vicepresidenta del Ejecutivo no la rechaza del todo. Al menos es lo que se desprende de sus declaraciones.

MALESTAR EN FERRAZ

Puede que la vicepresidenta se esperara que sus socios de Gobierno se tomaran a mal sus palabras. Sin embargo, no tanto que muchos dirigentes y barones de su partido hayan recibido de malas las declaraciones de Calvo. La sensación entre los suyos es que hablar de la tauromaquia como “tradición” es propio de partidos como Vox. Ni el Partido Popular acostumbra a dar alegatos en este sentido por su afán de evitar temas escabrosos.

Desde el ala izquierda del PSOE rechazan profundamente las declaraciones de Calvo, que tachan como poco de desafortunadas. Fuentes consultadas por este medio entienden que ser seguidor o no de esta práctica tan polémica puede ser algo personal, pero aseguran que, en calidad de vicepresidenta, Calvo debería haber guardado silencio y no meterse en asuntos en los que incluso su Gobierno pretende meter mano, como es a través de la ley de Bienestar Animal.

El PSOE no acostumbra a entrar en estos temas. La república o la tauromaquia, pese a que son cuestiones que históricamente han tenido muy claras, ahora se han convertido en temas tabú para los socialistas. Los esquivan siempre que tienen ocasión, a excepción de Calvo, que se ha puesto la montera para defender los toros a pesar de que en su partido no todos tienen la misma postura que ella, por no hablar de sus socios de Gobierno.

TORRES, EL VALIENTE A MEDIAS

Uno de los problemas es que la tauromaquia está blindada en España gracias a un “excepto” que la libra de cualquier consecuencia. Si se penaliza con años de cárcel el maltratar a cualquier mamífero, el mero hecho de estar en una plaza de toros es suficiente como para librarte de las consecuencias, ya que la ley española prevé que todo es maltrato “excepto” la tauromaquia. Con la caza pasa lo mismo. Y estas figuras no las podrá esquivar del todo García Torres.

El director de Derechos de los Animales, Sergio García Torres, no acabará con ese “excepto” que permite la caza y los toros en España. El Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 ha sacado a consulta pública su Anteproyecto de Ley de Bienestar Animal cuyo objetivo es alcanzar el máximo nivel de protección y bienestar de las mascotas. No obstante, el de Podemos se lava las manos ante uno de los puntos más polémicos respecto a los animales.

Desde el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 aseguran que el Anteproyecto de Ley de Bienestar Animal pretende situar a España a la altura de otros países “de nuestro entorno” que han adaptado sus legislaciones a las recomendaciones procedentes de organizaciones e instituciones de reconocido prestigio en materia de bienestar animal. Señalan lo establecido en el artículo 13 del Tratado de funcionamiento de la Unión Europea por el cual se consagra el concepto de bienestar de los animales, en tanto que son seres dotados de sensibilidad. En base al cual se ha desarrollado normativa relacionada con el bienestar de animales de granja, en explotaciones ganaderas e incluso en núcleos zoológicos, si bien no existe un marco regulatorio que garantice el bienestar de los animales de compañía, domésticos o salvajes en cautividad.

UNA LEY OPACA

La transparencia no es el punto fuerte de algunas áreas del Ejecutivo. Hay una dirección general que depende directamente del vicepresidente del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesiasque se ha tomado la discreción y la opacidad como norma, a pesar de que están trabajando en una ley que tendrá una fuerte repercusión en España. Se trata de la Dirección General de Derechos de los Animales, un área dirigida por Sergio García Torres que tiene por encargo elaborar una nueva ley de Bienestar Animal donde se incluirán muchos cambios, entre ellos, la prohibición de la tenencia de exóticos como animales de compañía. Sin embargo, mientras García Torres trabaja en esta ley, su departamento de prensa se ha tomado por norma el escurrir el bulto y no contestar a quienes se interesan por el proyecto, ya sean comerciantes afectados o los propios medios de comunicación