jueves, 21 enero 2021 13:15

Bruselas urge a los 27 a avanzar en el reconocimiento mutuo de antígenos

La Comisión Europea ha pedido este viernes a los Estados miembros que pacten un marco para la validación y el reconocimiento mutuo de pruebas rápidas de antígenos, al tiempo que ha anunciado la compra de 20 millones de unidades a las empresas Abbott y Roche por 100 millones de euros que estarán disponibles a principios de 2021.

Bruselas responde así a la petición de los jefes de Estado y de Gobierno, que en la cumbre de la pasada semana instaron al Ejecutivo comunitario a desarrollar un marco común para armonizar el uso y autorización de estas pruebas en todo el bloque.

Este encargo se ha plasmado en un texto sin carácter legislativo que ahora debe ser adoptado por los Estados miembros y en el que se afirma que utilizar este tipo de pruebas rápidas es “altamente aconsejable” bajo “ciertas condiciones específicas” y siempre de forma “complementaria” a los PCR.

Por eso, insta a los países a usar estos test para “reforzar su capacidad total” de diagnóstico, aunque pide que estas prueban las haga “personal sanitario cualificado” y “otros operadores cuando sea adecuado”. En la misma línea, llama a invertir en la formación y certificación de profesionales, no sólo para aumentar la capacidad de diagnóstico sino también para asegurar “la buena calidad de las muestras”.

Además, aboga por utilizar los test de antígenos en personas con síntomas o que han tenido contacto con otra persona que ha dado positivo. Su uso generalizad en toda la población, avisa el texto, debe utilizarse únicamente en áreas en las que la tasa de positividad es “elevada o muy elevada”.

Con vista a avanzar en el reconocimiento muto de las pruebas de antígenos, Bruselas insta a los Veintisiete a acordar una lista común de estos test que cumplan con las características anteriores y que tengan los requisitos mínimos de sensibilidad definidos por el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

La Comisión Europea propone que esta lista sea actualizada de forma regular a medida que se van obteniendo nuevos resultados de estudios científicos independientes y nuevos test de antígenos llegan al mercado.

De esta forma, los resultados obtenidos en las pruebas rápidas de antígenos recogidas en la lista serían reconocidos en toda la UE. El Ejecutivo comunitario sugiere además la puesta en marcha de una “plataforma digital” para validar la “autenticidad” de los certificados de pruebas de Covid-19.