viernes, 15 enero 2021 14:35

Un juez ordena el regreso de los 111 bienes de la Diócesis de Barbastro-Monzón

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Barbastro ha emitido un auto en el que dicta orden general de ejecución provisional de la sentencia 88/2019, de 10 de diciembre, que ordena la inmediata devolución de los 111 bienes de 43 parroquias aragonesas, que se encuentran en el Museo de Lérida, a la Diócesis de Barbastro-Monzón. Da como fecha límite antes del próximo 15 de febrero.

Asimismo, en el auto, el juez apercibe a los ejecutados que en caso de incumplimiento podrán imponerse multas coercitivas mensuales y que, además, se podrá incurrir en responsabilidad penal.

El auto dispone también que se proceda a la devolución de los bienes de las parroquias por mediación del Obispado de Barbastro-Monzón, en su sede social, debiendo efectuarse el traslado conforme a los estándares museísticos de rigor, de modo que no se causen daños en los mismos.

El obispo de Barbastro-Monzón, monseñor Ángel Pérez, ha expresado su satisfacción “porque se hace justicia a este pueblo de Aragón” y ha explicado que desde su diócesis se va a proceder “desde la sencillez, la humildad, como hemos hecho siempre, sin ningún afán de prepotencia”.

Al respecto, ha aclarado que cuando el obispado presentó la demanda por la vía civil en su nombre propio y en representación de más de 40 parroquias de su diócesis contra el Consorcio del Museo de Lérida Diocesano y Comarcal por retener estos bienes y contra el Obispado leridano por ser quien los tiene en depósito, el motivo fue, “sencillamente, que creíamos que correspondía lo que al final la justicia tanto canónica, como civil, nos ha dado”.

Monseñor Pérez ha añadido que “moralmente” está satisfecho “porque la justicia nos ha dicho que teníamos la razón” y “mi preocupación era si había algún tipo de confusión en mi mente o en mi corazón, intentando escuchar al pueblo y a la gente y a las parroquias y a los curas y, afortunadamente, creo que se ha hecho prevalecer el sentido común y la razón”.