jueves, 21 enero 2021 10:58

La conexión de AVE Madrid-Valencia cumple 10 años

La conexión de Alta Velocidad Madrid-Valencia ha celebrado su décimo aniversario como un “hito histórico” para la ciudad, que “derribó barreras y acercó el intercambio social, económico y cultural entre dos grandes polos de referencia”.

Por ello, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha visitado en la estación Joaquín Sorolla la exposición que conmemora el décimo aniversario de la puesta en servicio de la línea. Ábalos ha afirmado que este “hito” se logró con 391 kilómetros de vía, 438 kilómetros si se incluye la conexión a Albacete, y con una inversión de 6.600 millones de euros, de los que cerca de 2.000 millones correspondieron a ayudas de la Unión Europea.

En este sentido, el ministro ha destacado que en sus 100 primeros días, el AVE Madrid-Valencia “superó el medio millón de viajeros” y que “en sólo un mes de funcionamiento, 129.000 usuarios viajaron en sus trenes, lo que en porcentaje representaba un 125% más de movilidad entre ambas ciudades que en el ejercicio precedente”. “Al año, esa movilidad se había triplicado”, ha indicado.

El ministro ha añadido que en ese mismo período la cuota de mercado de la alta velocidad “alcanzó el 83% en relación al avión”, y en la actualidad “ronda el 90%”. Además, ha puesto en valor que se consiguió “conectar de manera ultrarrápida al 23% del PIB de España y al 26% de la población española, se liberaron 21 millones de horas de trabajo al año en relación a otros medios de transporte, lo que equivale al 0,8% del PIB de Valencia”.

Respecto a los viajeros, ha afirmado que más de 22,6 millones de personas han viajado en estos trenes que han unido Madrid, Cuenca, Requena y Valencia. Han sido un total de 96.159 circulaciones, un movimiento “impresionante”, según el ministro, que “se ha saldado con una puntualidad media del 95% a lo largo de la década”.

En cuanto a la velocidad, después del AVE Madrid-Zaragoza-Barcelona, con sus 248 kilómetros hora de velocidad comercial, el Valencia-Madrid “es el segundo más rápido”. Su velocidad comercial en un viaje sin paradas se sitúa en los 231 kilómetros a la hora y “supera a la de países pioneros como Japón o Francia”. “Esta es nuestra mejor carta de presentación”, ha añadido.

“APUESTA POR EL FERROCARRIL”

El titular de Transportes ha reivindicado que la “apuesta” del Gobierno por el ferrocarril es “estructural”, porque “es el medio de transporte más sostenible y el que por su dimensión social y ecológica mejor promueve la competitividad y la vertebración de España”.

Ábalos ha remarcado que el ferrocarril representa el 42% de la inversión total de su departamento, que se traduce en 5.876 millones de euros, 1.567 millones más que en 2020. “Se trata de un impulso decidido que reportará indudables beneficios y para alcanzar esta meta serán esenciales los corredores Mediterráneo y Atlántico”, ha subrayado.

El ministro ha aludido a la liberalización del ferrocarril que permitirá “democratizar aún más” la Alta Velocidad y “obtener una mayor rentabilidad social a la inversión realizada”. Así, en una primera fase, Renfe, OUIGO (SNCF) e ILSA competirán en los corredores a los que ya se ha adjudicado capacidad: el Madrid-Barcelona el Madrid-Sur y en este Madrid-Valencia-Alicante.

“Una vez vencido el virus y con la situación normalizada, los viajeros verán incrementados de media en un 50% el número de trenes lo que debería significar una reducción de los precios de la que todos los viajeros podrán beneficiarse”, ha añadido.

“REPENSAR EL AVE”

El ‘president’ de la Generalitat, Ximo Puig, ha destacado la importancia de estos 10 años de alta velocidad entre Valencia y Madrid, así como de que este aniversario “llegue en pleno debate territorial en España”.

“En el año 2000, el Gobierno defendía la alta velocidad como una vía para favorecer un desarrollo regional equilibrado, reforzar la cohesión interregional y mejorar la competitividad regional de nuestra economía. Y hoy podemos decir que la gran inversión en alta velocidad nos ha hecho avanzar”, ha declarado.

Sin embargo, ha lamentado que “una capital ha avanzado mucho más que todas las demás”. “Como bien sabemos los valencianos, en España el mapa y el territorio no siempre han ido de la mano. Esa España radial dibujada en los planos décadas atrás ha dejado de lado polos estratégicos como el Corredor Mediterráneo”, ha agregado.

En esta línea, el jefe del Consell ha afirmado que “si en 2010 era inconcebible que la primera y la tercera capital aún no estuvieran conectadas, en 2020 resulta antinatural que la segunda y la tercera no estén unidas por alta velocidad”. Por ello, ha abogado por “repensar el AVE como un instrumento para la cohesión transversal de la España real, una España en la que ni todo pase por Madrid ni todo esté en Madrid”.

Por último, Puig ha reivindicado inversiones en Cercanías, para que “sean la palanca para vertebrar esa otra España real, la que está en la periferia de las grandes ciudades”.

“DEUDA HISTÓRICA” DEL MINISTERIO CON VALENCIA

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha reclamado este sábado “la deuda histórica que tiene el Ministerio que encabeza Ábalos, que es el Corredor Mediterráneo y su paso por la ciudad a través del túnel pasante”.

“Si miramos el mapa de las líneas de AVE, la conclusión es evidente: son unas líneas férreas pensadas para comunicar Madrid con el resto de grandes ciudades españolas, mientras que otras líneas, como por ejemplo el eje ferroviario mediterráneo, se han postergado de forma ilimitada y nunca se acaban de finalizar aunque sean prioritarias para el turismo y la exportación valencianas”, ha lamentado.

Además, Ribó ha remarcado que la puesta en uso del AVE “se hizo en una estación y un acceso provisional, y tenemos pendiente solucionar el paso ferroviario por la ciudad desde 2003, cuando se firmó el convenio para la remodelación de la red ferroviaria de Valencia, que incluía el canal de acceso, la estación central y el túnel pasante”.

El primer edil ha subrayado “los beneficios que se derivan de la conversión del eje ferroviario de Valencia en pasante”, que, a su juicio, son “la ampliación de la capacidad ferroviaria, la posibilidad de desarrollar una red de cercanías con diferentes estaciones por la ciudad y con trayectos directos entre Castelló y Gandia o Segorbe y Xàtiva, todas pasando por las estaciones de Naranjos, Aragón y Central; y, finalmente, también permitirá la finalización del Parque Central y la eliminación del muro que separa los distritos de Jesús y Quatre Carreres”.

Ribó ha instado a “dar el primer paso”, que supone la puesta en marcha del canal de acceso, pendiente de la finalización del proyecto definitivo de obra, y la firma del nuevo convenio entre las tres administraciones que forman parte de la sociedad Valencia Parque Central. “En abril del 2019 firmamos con el ministro de Fomento y el president de la Generalitat un acuerdo que se tiene que concretar en un nuevo convenio, a estas alturas pendiente, para financiar las obras de la integración ferroviaria de la ciudad”, ha apuntado.

“Valencia no puede volver a ser el semáforo ferroviario de Europa como fue en los años 80 por la carencia de circunvalación por carretera”, ha concluido Ribó.

EXPOSICIÓN

Con motivo del 10º aniversario, Renfe ha inaugurado una exposición fotográfica. La primera de las secciones se ha instalado en el vestíbulo de la estación de Valencia Joaquín Sorolla, mientras que para la segunda se ha elegido el interior de un tren Ave de la línea.

La muestra, formada por 193 fotografías, procede del archivo de Renfe e incluye colecciones de varias exposiciones realizadas desde la puesta en marcha del servicio Ave en la relación Madrid-Valencia hasta nuestros días.