martes, 11 mayo 2021 16:15

Juicio este lunes a un recluso por tratar de asesinar a otro en Valladolid

La Audiencia Provincial vallisoletana sienta este lunes, 21 de diciembre, en el banquillo a C.M.V, alias ‘El Vinas’, acusado del intento de asesinato en el Centro Penitenciario de Valladolid de otro recluso a quien había conminado a que asumiera la responsabilidad del crimen a tiros de ‘El Chispi’, registrado el día 29 de enero en el barrio del Tormes de Salamanca.

En la causa ya no figura el hijo del procesado, S.M.V, quien había sido también imputado por esta tentativa de asesinato pero cuya responsabilidad penal ha quedado extinguida al haber fallecido el pasado mes de septiembre, según informaron fuentes jurídicas.

Su progenitor, en cambio, deberá responder de un delito de asesinato intentado y de otro contra la Administración de Justicia, por los que se enfrenta a una condena global de doce años de cárcel, multa de 9.000 euros y, en concepto de responsabilidad civil, al abono en favor del lesionado, R.S.J, de un total de 3.335 euros por lesiones y secuelas y en otra cantidad a determinar a favor del Sacyl por los gastos de asistencia.

Los hechos se produjeron sobre las 17.35 horas del día 20 de marzo en las instalaciones carcelarias de Valladolid, donde ‘El Viñas’ y su hijo se encontraban en situación de prisión preventiva, al igual que la víctima, R.S.J. (‘Rafi’), con motivo de las pesquisas que se siguen en el Juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca para esclarecer el asesinato a tiros de el joven de 27 años ‘El Chispi’ ocurrida a primeros de año en la calle Maestro Soler, en el barrio del Tormes de Salamanca, cuando el fallecido sostenía a su hija en brazos.

Esa tarde, siempre según la versión de la acusación pública, el ahora encausado, aprovechando que ‘Rafi’ se encontraba en el taller de madera y cuero haciendo manualidades, le abordó por la espalda y de forma inopinada e inesperada, tras sujetarle además para que no pudiera reaccionar, utilizó las tijeras que portaba para asestar a la víctima en el cuello dos fuertes pinchazos con la intención de acabar con su vida, si bien no lo logró al responder a patadas el lesionado y gracias a la intervención de otros reclusos que se encontraban en el taller.

El móvil del intento de dar muerte a otro compañero de módulo es que, al parecer, el acusado había conminado, sin éxito, a ‘Rafi’ para que éste asumiera la autoría de la muerte de el ‘Chispi’.

Este último, de hecho, dos semanas antes había declarado ante el juez de instrucción en Salamanca en calidad de investigado y había negado cualquier participación en aquel crimen que sigue siendo investigado, de ahí la represalia sufrida, presuntamente, a manos de ‘El Viñas’ y del hijo de éste, ya fallecido.