jueves, 21 enero 2021 03:22

Investigan a unos cazadores españoles por masacrar a 540 ciervos y jabalíes acorralados

Los cazadores disfrutan de lo que ellos consideran un “deporte”, pero en algunas ocasiones se vienen arriba y se pasan. Esto es lo que presuntamente ha ocurrido en Portugal, pues el país vecino está conmocionado por la reciente masacre de 540 venados y jabalíes a manos de un grupo de cazadores españoles. Lo más llamativo de este grupo de “iluminados” es que publicaron las imágenes en sus redes sociales para que poco después se iniciaran las investigaciones. La masacre, porque según aseguran medios portugueses, acorralaron a los animales en una finca cinegética de Azambuja, ha conmocionado a Portugal hasta el punto de que están buscando responsabilidad penal en lo ocurrido.

El pasado jueves 17 y viernes 18 fue cuando supuestamente los cazadores españoles decidieron matar a una cantidad ingente de animales. Las imágenes hablan por sí solas. Decimos supuestamente porque aún no hay una condena en firme, pero las fotos subidas a las redes sociales hablan por sí solas. Tal es el convencimiento de las autoridades de la autoría de la matanza que incluso el Ministerio de Medio Ambiente ya ha suspendido la licencia de caza a la finca Torre Bela y ha presentado una demanda. No han sido particulares, sino la propia administración pública. 

Todo Portugal está indignado. También parte de España. Pero lo cierto es que no hay más que ver las fotos de la finca, ubicada a unos 50 kilómetros de Lisboa. Y por eso, el Ejecutivo luso encabezado por Marcelo Rebelo de Sousa ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido, debido al elevado número de animales abatidos, ya que no es legal abatir tal cantidad de animales en ningún caso, pero los españoles de momento se han librado de toda consecuencia. El Instituto de Conservación de la Naturaleza y los Bosques, los que supervisan la actividad cinegética en Portugal, ya ha informado de que no tuvo un conocimiento previo de que esa cacería iba a producirse, aunque sí aclara que tuvo lugar en una “zona de caza turística”.

Quien ha dado la voz de alarma en este asunto ha sido un corresponsal portugués que ha colgado en Twitter la historia. “Portugal investigará la muerte de 540 ciervos y Xabarís CiervoJabalí en las casas de 16 cazadores españoles en Azambuja, Lisboa. Según las primeras investigaciones, los animales fueron acorralados en una finca y masacrados. Pronto, cuélguelo todo en las redes sociales para indignación de los portugueses”, ha comentado Alberto Mancebo, corresponsal en Portugal de TVG.

Este delito en España, en caso de que no tengan antecedentes, no contemplará que los cazadores que mataron a los 540 jabalíes vayan a la cárcel. Ellos se librarán de las consecuencias penales dado que como máximo la ley española contempla que solo cumplan hasta dos años de prisión, pero eso en caso de que se trate de animales domésticos.