martes, 11 mayo 2021 15:06

La DGT tiene un guiño con los moteros: podrán circular por el arcén en atascos

el corte ingles

La Dirección General de Tráfico (DGT) está cada vez más sensibilizada con la realidad que viven los moteros. Hasta ahora, había circunstancias por las que un guardia civil o un policía podían multar a pesar de que la propia dirección de Tráfico no estaba de acuerdo o entendía que el piloto no estaba cometiendo ninguna infracción. Es cierto que Pere Navarro, el director de la DGT, lleva tiempo queriendo aplicar una nueva normativa que permitiera a los moteros circular sin el miedo a que un guardia civil más estricto de lo normal pudiera pararle y multarle por algo que luego un juez, en caso de recurso, podría tumbar por falta de una normativa clara. La pandemia frenó esta intención de Tráfico, pero ahora la DGT prevé cambiar las cosas en 2021. Al menos de cara a los intercomunicadores de moto y a algunos detalles como circular por el arcén en caso de atascos.

La DGT ha confirmado a MONCLOA.com que tiene toda la intención, primero, de legalizar los intercomunicadores de moto (esos dispositivos que van en el casco y a través de los cuales se puede hablar por teléfono o escuchar la radio) así como permitir que los moteros puedan circular (y así aliviar el tráfico) por el arcén en caso de que haya un atasco, algo muy habitual en hora punta en todas las vías de acceso a las grandes ciudades. Son dos medidas que alivian a los moteros, dado que hasta el momento más de un guardia civil de tráfico ha tirado de libreta para multar a algún piloto que ha cometido un acto que puede considerarse alegal, como es el caso de emplear intercomunicadores. De hecho, en algunos casos en los que se ha recurrido la multa, el juez ha dado la razón al motero por no existir una normativa clara que regule el uso de estos dispositivos.

Estas medidas ya hubo intención de aplicarlas en primavera de este año. Pero en vez de flores y de acercarse el buen tiempo lo que el mundo vio fue una pandemia que asoló todos los países, por lo que la DGT se vio obligada a frenar muchos proyectos por una cuestión de prioridades. Ahora, con la vacuna a las puertas y con la previsión de que las cosas solo irán a mejor desde ahora, la DGT ha retomado el proyecto de la mano de Pere Navarro y prevén aplicar un paquete de medidas que los moteros han recibido de muy buena gana, al menos es lo que se respira en los foros y grupos de pilotos.

Ahora las fechas han variado considerablemente. Navarro no deja de reconocer en cualquier entrevista que sí, que tiene intención de dar luz verde a los intercomunicadores, que no olvidemos que se pueden comprar en cualquier tienda de motos o Internet y que no están precisamente ilegalizados, al menos no si están apagados. Pero los policías siguen teniendo las herramientas para multar a quien los use y, si no recurren, hacerle pagar una sanción que no contempla a futuro ni la DGT. Una incoherencia.

Luego está el asunto del arcén. Es común en las autopistas o autovías de acceso a las grandes ciudades que se generen atascos monumentales en hora punta. Y en este contexto, o en caso de que haya habido un accidente de tráfico, cuando los moteros suelen echarse al arcén para poder avanzar sin generar ningún tipo de problema a los coches que estén en la calzada. Pues bien, esto hasta ahora es ilegal, o al menos un policía puede echar mano de la libreta para sancionar a cualquiera que cometa este presunto delito. Sin embargo, tal y como ha podido comprobar MONCLOA.com, Navarro quiere tumbar este tipo de sanciones y permitir a los moteros echarse al arcén en caso de atasco.

Esto se hace por varias razones. En primer lugar, porque no es un riesgo ni para la circulación ni para los moteros; En segundo, porque se alivia la cantidad de vehículos que hay atascados en la carretera, autopista o autovía en cuestión; y en tercero, porque el hecho de tener un vehículo más ligero y menos contaminante como es una motocicleta tendrá ventajas para ir al trabajo, al menos de cara a evitar atascos, algo que hasta ahora los policías podían evitar mediante sanciones.

PAVIMENTO ANTIDESLIZANTE Y QUITAMIEDOS

Aún así, todavía hay varios temas pendientes en esa complicada relación que mantienen los moteros con Tráfico. Desde las asociaciones de pilotos se ha aplaudido la iniciativa de Navarro para legalizar los intercomunicadores y prácticas como utilizar el arcén en caso de que haya un atasco. Pero todavía hay temas en el tintero que parece que la DGT no está por la labor de meter mano por la complicación logística que supondría, por no hablar de la ingente cantidad de dinero que habría que invertir solo para adecentar las vías para un colectivo que no necesariamente es mayoritario.

En primer lugar, se trata del uso de pintura antideslizante para las marcas viales. Hay tramos en las carreteras que todavía tienen marcas viales con una película deslizante que se convierte prácticamente en hielo en caso de que llueva o esté mojado. Esto se encuentra en todas las carreteras y es un peligro para los moteros en todos los aspectos. No solo no se han destinado recursos para eliminar esta pintura deslizante, sino que además todavía hay vías “modernas” que cuentan con marcas viales que son un peligro para las dos ruedas.

El otro tema a tener en cuenta es el de los quitamiedos. Esos postes y barras metálicas que dan seguridad a los coches pero que aterran a los moteros por ser en la práctica pequeñas guillotinas que amenazan con partir por la mitad la moto, en el mejor de los casos, o a la persona en el peor. Navarro sí que manifestó ante este medio que no tenía intención de meter mano en este asunto porque le parecía una reclamación antigua y vieja que poco recorrido tendría que tener en la actualidad. Aún así, las cifras de accidentes son absolutamente dramáticas. Hasta 269 moteros fallecieron en 2019 por accidentes de tráfico sobre las dos ruedas, algo completamente inasumible.