jueves, 21 enero 2021 12:08

¿Por qué Aguado va a la deriva? Estas son las claves del hundimiento del vicepresidente

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio Aguado no está dejando en muy buen lugar a su partido, Ciudadanos, con su gestión y su imagen. Así lo han hecho llegar fuentes internas del partido a MONCLOA.COM, indicando que el papel del naranja, eclipsado por Ayuso, no solo no aporta al partido sino que estaría incluso perjudicándoles pese a los esfuerzos de Arrimadas por revivir el grupo. Directamente, le culpan del hundimiento del partido. Fuentes cercanas al entorno del vicepresidente que, además, apuntan a dos culpables: los más cercanos al político dentro de su equipo de ayudantes.

Tanto por parte de Aguado como por la de Ayuso, sus equipos de asesores juegan un papel fundamental en cuanto a la imagen que proyectan en redes, medios y votantes. Lo que le pasa al naranja no le ocurre a la del PP, escudada por un Miguel Ángel Garrido que en su día fuera portavoz y secretario de Estado de Comunicación del Gobierno de José María Aznar.

Un dircom para la popular que ha sido en el pasado muy duro con Ignacio Aguado y con su partido, teniendo tuits en el archivo como: “Los de Ciudadanos no solo copian el programa del PP, es que copian hasta sus entrevistas”, y habiendo apodado a Aguado como ‘el Desleal’.

AGUADO, ECLIPSADO POR AYUSO

El de Cs ha estado en desacuerdo con Isabel Díaz Ayuso varias veces a lo largo de su cogobierno en la comunidad. No obstante, parece que los planes de la popular siempre le han pasado por delante. Estos días vuelve a pasar, en contexto de una recta final hacia la Navidad que se complica por momentos. Aguado aseguró el pasado lunes que “está preocupado y si la curva de contagios empieza a subir habrá que tomar medidas”.

Pero Ayuso tiene claro su plan para las festividades, anunciado este jueves: Madrid no se cerrará perimetralmente en Navidad; permitirá a sus residentes visitar a sus familias, entrar y salir de la comunidad, y tampoco cerrará comercios ni hostelería.

Aun así, Ignacio Aguado se rehúsa a desaparecer, y se esfuerza por propulsar medidas diferenciadas, como los tests en farmacias por los que está moviendo cielo y tierra para conseguir.

De hecho, estos tests rápidos son también objeto de choque entre Ayuso y el de Ciudadanos, ya que mientras Aguado anunciaba este martes tras una reunión con responsables del Ministerio de Sanidad que “han aceptado nuestra propuesta de incorporar la red de farmacias a la estrategia de diagnóstico precoz”, desde presidencia negaban que ya hubiera veredicto. “Ambas administraciones mantendrán otras reuniones técnicas en los próximos días”, contaron a medios, sin respaldar al vicepresidente.

EL JEFE DE GABINETE DE AGUADO, CULPABLE DE SU IMAGEN

Fuentes cercanas a la Comunidad de Madrid explican a MONCLOA.COM que dos nombres, muy cercanos al vicepresidente, no están haciendo un buen trabajo a la hora de guiar al vicepresidente. El primero es el de Joaquín Barga Minaya, el jefe de Gabinete de Aguado. Minaya (30 años) es graduado en Derecho por la Autónoma de Madrid, y cuenta con varios posgrados relacionados con marketing y comunicación política, tal y como recoge su currículum en el Portal de Transparencia de la Comunidad.

Según fuentes de la Comunidad, Minaya no reúne las habilidades necesarias para ser la mano derecha del naranja. Pese a sus posgrados, compañeros de partido opinan que no está orientando adecuadamente a Aguado, siendo una rueda pinchada que frustra los intentos del de Ciudadanos para destacar.

Si es el caso de que realmente Minaya es una pieza rota, las cosas no pintan bien para Aguado, al ser el jefe de Gabinete el puesto más importante dentro de la constelación de asesores que acompaña a cada político.