sábado, 23 enero 2021 12:35

Revilla dice que son “muy pocas vacunas”

Cantabria no ha interrumpido su plan de vacunación contra la Covid pese a la incidencia logística de Pfizer que ha retrasado un día la entrega de dosis prevista este lunes a España y otros seis países europeos.

Y es que en la región se han seguido suministrando, en el Centro de Atención a la Dependencia de Cueto, en Santander, las dosis que no se pusieron el domingo, cuando arrancó la campaña que, por ahora, cuenta con “muy pocas vacunas”, según el presidente, Miguel Ángel Revilla.

“Lo que nos hacen falta son vacunas, que están llegando muy pocas”, ha manifestado el jefe del Ejecutivo, en declaraciones a RNE en las que ha indicado que “el problema” de la campaña de vacunación está en la cantidad de dosis que se reciben.

“Ahora solamente hay Pfizer, pero esperemos que en unos días también podamos incorporar las de Moderna”, ha deseado Revilla, para quien es “lógico” que se distribuyan en función de la población y que confía en que la llegada de vacunas de esta segunda farmacéutica se acelere el proceso.

El presidente cántabro ha precisado que a la Comunidad Autónoma está prevista la llegada de cerca de 73.000 vacunas de Pfizer en las próximas doce semanas, hasta finales de marzo. Esto supone una remesa semanal de unas 5.800, que son “muy pocas”, a juicio de Revilla, si se tiene en cuenta que cada persona precisa dos para que la inmunización frente al virus sea efectiva.

LA VACUNACIÓN, LA ESPERANZA Y LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

En cuanto al inicio de la vacunación en Cantabria, su presidente ha considerado que es “la única esperanza en el horizonte a medio y largo plazo”, porque “lo demás es abrir hoy y cerrar mañana”.

Así, a sus ojos, el arranque de la campaña supone ver “un poco la luz al final del túnel” del que, como ha avisado, “tardaremos un tiempo en salir” pues las vacunas van a ir llegando “poco a poco”. Pero ha insistido en que, si se mantienen las previsiones, para junio de este próximo año podría estar inmunizada la mitad de la población.

Por lo pronto, Cantabria recibirá este martes una nueva remesa de vacunas Pfizer que permitirá continuar el proceso de inmunización en residencias, entre usuarios y trabajadores de estos centros.

En una primera fase del plan regional de vacunación, que se prolongará durante tres meses, el Gobierno prevé inmunizar a residentes y empleados, para seguir después con personal sanitario y sociosanitario, y grandes dependientes.

NINGUNA INCIDENCIA

Por su parte, la coordinadora del plan de vacunación en Cantabria, Flora Pérez, ha destacado que la “incidencia logística” de Pfizer en la fábrica de Puurs (Bélgica) ya ha sido solucionada y que, en cualquier caso, este hecho no ha influido en el proceso que se está llevando a cabo en la región, que no ha sufrido “ninguna incidencia”, pues sobraron dosis el domingo.

Así, a las primeras 35 suministradas en el CAD de Cueto -todos los que recibieron el pinchazo están “tranquilos y sin ningún síntoma”- se suman las que se están poniendo este lunes en el centro, donde la vacunación continuará el martes también, debido a que cuenta con un elevado número de personas, entre usuarios y trabajadores.

Después, la campaña seguirá en otras residencias, siguiendo por aquellas de mayor tamaño o las que estén libres de brotes Covid, algo que se irá viendo “día a día”, ha apuntado Pérez en declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por esta agencia, en las que ha considerado que todavía es “pronto” para saber cuándo se logrará la denominada ‘inmunidad del rebaño”. Entre tanto, ha recordado para finalizar, “no se puede bajar la guardia”.