jueves, 28 enero 2021 03:49

Sanidad pide no fumar tras usar geles hidroalcohólicos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha establecido una serie de recomendaciones de uso y conservación adecuada de estos geles hidroalcohólicos, así como consejos para evitar incidentes en la población infantil.

En concreto, aconseja “evitar fumar inmediatamente después de usar estos geles o soluciones o en lugares donde estén almacenados”, debido a que, “por tener un alto porcentaje de etanol son inflamables, tóxicos por ingestión e irritantes, especialmente oculares”.

Los tipos de geles/soluciones hidroalcohólicos que se encuentran en el mercado pueden pertenecer a la categoría de biocidas, o bien a la de productos cosméticos. Sanidad recuerda que los biocidas deben incluir en su etiquetado la clasificación “CLP”, conforme al Reglamento 1272/2008, si alguno de sus ingredientes o una mezcla de ellos pueden ser clasificados como peligrosos; también deben especificar cuáles son las indicaciones y consejos que se deben tomar para evitar riesgos.

“Por tanto, aquellos geles/soluciones hidroalcohólicos con naturaleza biocida deben incluir en su etiquetado un pictograma fácilmente identificable, que indique que pueden ser peligrosos y que son inflamables, ya que en su composición contienen un alto porcentaje de etanol. Además, deben establecer una serie de indicaciones de la naturaleza del riesgo y consejos para su uso y conservación. También por este alto contenido en etanol pueden provocar irritación ocular grave y son tóxicos en caso de ingestión”, advierten.

Sanidad detalla que los geles/soluciones hidroalcohólicos de naturaleza cosmética “pueden contener una cantidad muy variable de alcohol y no tienen la obligación de incluir esta información en su etiquetado”. Pese a ello, la AEMPS recomienda que se sigan las mismas precauciones que con los geles y soluciones hidroalcohólicos de naturaleza biocida, y por eso ha establecido una serie de consejos para manipularlos correctamente y poder tomar las precauciones adecuadas para su conservación.

La AEMPS aconseja evitar aplicar geles y soluciones hidroalcohólicos en zonas sensibles o dañadas de la piel o mucosas, así como mantenerlos alejados de focos de calor como pueden ser superficies calientes, exposición solar directa, llamas abiertas, chispas o cualquier fuente de ignición. Así, piden almacenarlos en un lugar “bien ventilado y fresco, evitando espacios donde se produzcan cambios de temperatura importantes”.

En caso de contacto con los ojos, la AEMPS anima a aclararlos “con abundante agua durante varios minutos”. Si la irritación permanece, consulta con un médico. En caso de ingestión, llama inmediatamente al Servicio de Información Toxicológica o acude a un médico de urgencia”, añaden.

En cuanto a las recomendaciones destinadas a proteger a la población infantil, la AEMPS señala que los niños suponen una población “especialmente sensible” a los riesgos de estos productos, dado que “no son plenamente conscientes de cómo se deben utilizar ni del peligro que pueden suponer”. “Además, dada la proliferación de dispensadores comunitarios de geles y soluciones hidroalcohólicos, se ha detectado un creciente número de accidentes relacionados con estos dispensadores, siendo frecuentemente los niños los más afectados”, agregan.

Por ello, instan a mantener los geles y soluciones hidroalcohólicos fuera del alcance de los niños y supervisar siempre el uso de estos productos por parte de los más pequeños. En el caso de dispensadores comunitarios, reclaman tener en cuenta la altura de los mismos, ya que “en numerosas ocasiones dispensan el producto a la altura de los ojos de los niños”.

“Antes de utilizarlos, asegúrate de que no haya niños cercaTen siempre en cuenta el tipo de aplicador y la densidad del producto, ya que al dispensarlo en formato spray, es probable que el área de difusión sea mayor. De igual manera, cuanto menos denso sea el producto, mayor puede llegar a ser su alcance”, concluyen.