viernes, 22 enero 2021 21:07

Navarra comienza a vacunar a los profesionales sociosanitarios

Navarra ha comenzado este martes a vacunar frente al Covid-19 a los profesionales sociosanitarios de residencias de la Comunidad foral. Con dosis recibidas hoy mismo, los trabajadores han comenzado el proceso de vacunación en los espacios de Refena en Pamplona y en distintos centros residenciales.

Tras recibir la primera dosis, algunos de estos trabajadores han animado al resto de profesionales y a la ciudadanía a que se vacune. La primera profesional en recibir la vacuna ha sido Virginia Úriz, de la residencia El Vergel, que ha señalado que “lo ideal es que todos nos vacunásemos para lograr una inmunidad total, pero es respetable -la decisión individual de cada uno-“. “Yo animaría a los compañeros a que se vacunen”, ha explicado, señalando además que en su residencia, donde se administró el domingo la primera vacuna de Navarra “los abuelos tenían ganas” de que llegara la vacuna.

Por su parte, Beatriz Arrarás Hidalgo, también trabajadora de El Vergel ha explicado que el momento de la vacuna ha sido “un pinchazo normal”. “Ni me enterado. Tenía muchas ganas”, ha dicho. Sobre la opción de otros profesionales que no quieran vacunarse, ha señalado que “es respetable, cada uno tiene su opinión y es voluntario, pero yo también creo que si nos vacunásemos todos o la gran mayoría de la población en general con suerte se acabaría esto mucho antes”. “Creo que es el principio del fin, parece que está un poco lejos, pero sí”, ha asegurado, señalando que la situación de los últimos meses “ha sido bastante agobiante, con esa preocupación que tienes para no contagiarte tú y no contagiar al resto”.

En la misma línea, José María Villaplana Merino, trabajador del centro San José de Pamplona, ha considerado que “es muy importante que nos vacunemos porque es la única forma de ir terminando con esta pandemia”. “Para mí era una cuestión esperada y espero que para más gente también. Cada uno tiene que tener su opinión o su forma de medir las cosas. Desde mi punto de vista, creo que es lo más conveniente vacunarse y por eso lo he hecho. Hay que respetar lo que piensan los demás, pero creo que sería mejor para todos que nos vacunásemos”, ha añadido, señalando, que habiendo recibido la primera dosis y a la espera de la segunda, va a afrontar la vida “ya un poco más normal”.

Susana Peña, también trabajadora de centro San José, ha explicado que la situación de los últimos meses “no es vida, siempre estás pensando si tú puedes contagiar a los internos y a las internas y yo no quiero vivir con miedo, y como yo, mis compañeras y mis compañeros”. “No sé quién va a vacunarse y quién no, pero yo por lo que estoy viendo había muchísima gente del centro para vacunarse”, ha afirmado, señalando que el momento del pinchazo “no es nada, me suelo vacunar de la gripe y es como vacunarte de la gripe”.

LA PRIMERA ENFERMERA QUE VACUNÓ, DE LA “INCERTIDUMBRE” A LA “EMOCIÓN”

También ha estado en Refena realizando labores de vacunación en Refena Andrea Blanco, que fue la enfermera que administró la primera dosis de la vacuna en Navarra el pasado domingo y que a su vez realizó la primera PCR que resultó positiva en la Comunidad foral al inicio de la pandemia. Recorrido todo este periodo, ha afirmado que el momento es “muy emocionante”. “Han sido dos momentos completamente distintos, desde la incertidumbre y el miedo que tuvimos cuando nos tocó trasladar el primer positivo, a poner ahora la vacuna, que parece que es el principio del fin, que se empieza a ver la luz al final de esta pandemia, ha sido algo emocionante”, ha relatado.

Blanco ha explicado que “aún no se sabe cuándo nos va a tocar a nuestro sector ponernos la vacuna, de momento estamos con el sector de sociosanitarios y residentes de las residencias, pero en principio sí me la voy a poner porque creo que es la solución para acabar con todo esto”. “Cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero si queremos acabar con todo esto, habría que vacunarse”, ha dicho.

En esa línea, ha señalado que los sanitarios pueden “servir de ejemplo porque mucha gente en torno de nosotros nos pregunta a ver qué haríamos como personas conocedoras del mundo de la salud”. “Ver que los sanitarios se vacunan puede servir de ejemplo para que la gente confíe en la vacuna y se la ponga”, ha explicado.

Sobre el proceso para administrar la vacuna, ha apuntado que “al principio fue mucha incertidumbre porque no se sabía cómo iba a ser la administración, pero de momento está yendo todo muy bien”. “Es una vacuna que al principio, como se desconoce, parecía que iba a ser complicada, pero una vez que hemos empezado a ponerla es como una vacuna más, que sí que requiere una preparación distinta, pero que es sencilla”, ha indicado.

Por último, Kiko Betelu, subdirector de Urgencias del Servicio Navarro Salud, ha dicho que “tenemos clarísimo que esto es el principio del fin, todavía queda mucha pelea, todavía está esa expectativa de si habrá tercera ola, pero está claro que lo que acaba con la pandemia es la vacunación lo más masiva que se pueda”. “Haber empezado tan pronto ya es una buena noticia y no tengo ni la más mínima duda de que aquí se va a vacunar fenomenalmente bien igual que se han hecho las PCR, el rastreo y los cribados”, ha dicho.

Sobre la capacidad de Navarra para vacunar, ha explicado que “hoy vamos a vacunar a 280 personas, pero en esta primera tanda de enero hay días que vacunamos a 850 personas en un día, y en febrero y marzo empezamos con vacunación más amplia, con la vacuna de Moderna y de Oxford, y nos adaptaremos a lo que haga falta”. “No tengo ninguna duda de que si es necesario que vacunemos a mil o dos mil personas al día, lo haremos”, ha subrayado.

Betelu ha asegurado que “no nos cabe ninguna duda de que la vacuna, salvo contraindicaciones individuales que puede haber en alguna persona, es segura y la vacunación en masa es la clave para que esto se acabe”.