domingo, 24 enero 2021 14:18

Por qué tener más sexo no te hace feliz

La sociedad actual está muy relacionada con el sexo. Todos hablamos de ello, compartimos experiencias con amigos e intentamos alcanzar los niveles de los que otros hablan para considerar que tenemos una vida sexual “normal”. Para muchas personas, a mayor cantidad de sexo, más felices somos. Por este motivo, nos podemos llegar a agobiar en el caso de que nuestras relaciones no lleguen al número “socialmente aceptable”. Pero, ¿es esto cierto?

Un grupo de científicos de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburg, Pensilvania, se dedicó a estudiar el comportamiento de un determinado número de parejas. El objetivo era conseguir descubrir si es verdad o no eso de que, a mayor cantidad de relaciones sexuales, más felices somos. Con la ciencia en la mano, vamos a descubrir si debemos seguir escuchando a lo que se dice por ahí o, por el contrario, es mejor fiarnos tan solo de lo que está demostrado.

Si te los has planteado alguna vez, esto te interesa. Descubre por qué tener más sexo no te hace más feliz.

El estudio más revelador sobre la cantidad de sexo aconsejable

sexo aconsejable

Para llevar a cabo su estudio, los científicos les pidieron a varias parejas que doblaran la cantidad de sexo semanal que tenían de forma normal. El objetivo era observar en todo momento su comportamiento durante un período de tiempo que ocupaba los tres meses.

Dentro de este estudio, participaron nada menos que 128 parejas casadas y heterosexuales en un rango de edad entre los 35 y 65 años. Todas ellas, con una vida sexual activa, querían ayudar a comprobar si es cierto eso de que el sexo nos hace más felices o, por el contrario, acabar con la “obligación” de hacerlo durante x veces a la semana.

El tema sexual es uno de los que más se tocan en la sociedad actual. A pesar de ello, no todo lo que se dice se rige por normas científicas, por lo que no debemos hacerle especial caso. Ante cualquier duda, lo mejor es ponernos en contacto con un profesional que nos pueda ayudar.

Resultados del estudio

resultados

Los resultados del estudio fueron sorprendentes. Las parejas que tuvieron más sexo durante el tiempo que duró la investigación no fueron más felices. En parte, el aumento de la frecuencia de las relaciones sexuales contribuyó a una disminución del disfrute de las mismas.

Como consecuencia de esto, lo cierto es que lo que sucedió en realidad es que disminuyó también la felicidad. No es que tener más relaciones sexuales hiciera que no quisieran tenerlas o no les gustaran. Sin embargo, lo que disminuyó el placer fue la “obligación” de tener que hacerlo porque se lo habían pedido, dejando de lado la iniciativa propia.

Este es un dato importante a tener en cuenta. De hecho, los propios científicos afirman que, de poder repetir el estudio, tratarían a las parejas de forma diferente. Por ejemplo, les indicarían que tuvieran sexo de forma mucho más tranquila y sensual. En el caso de los que tienen hijos, que los dejaran a cargo de alguien de confianza, que lo hicieran en un hotel o en algún lugar diferente. Es decir, hacer que se sintieran lo más cómodos posible y no que pensaran que tenían que hacerlo por hacerlo.

Tener más sexo sí conlleva beneficios

sexo beneficios

Es verdad que los resultados del estudio no fueron los que muchos esperaban. Sin embargo, a pesar de los mismos, la verdad es que incrementar la frecuencia con la que tenemos sexo sí puede tener una serie de beneficios muy interesantes. Aunque, ya sabemos, sin sentirlo como una obligación sino por iniciativa propia.

Si algo se sacó en claro de la investigación, es que lo más importante a la hora de que una relación sexual produzca mayor placer y felicidad es la calidad. No importa tanto la cantidad de los encuentros sexuales como la calidad de los mismos. Y es que, mucho mejor hacerlo una o dos veces a la semana en un ambiente tranquilo, relajado y enfocándonos solo en ese instante, que todas las noches de forma rápida y sin poder dejar de pensar en la rutina del día siguiente.

Por eso, si queremos mejorar nuestra felicidad y, con ella, también nuestra calidad de vida, lo que debemos hacer es enfocarnos no en aumentar la frecuencia del sexo a los niveles en lo que lo hicieron las parejas del estudio, sino en crear un ambiente especial. Esto contribuirá a aumentar el deseo y que las relaciones sean más divertidas, intensas y también más plenas.

La frecuencia de las relaciones sexuales

frecuencia relaciones

A pesar de que lo que intentó demostrar este estudio era si somos más o menos felices conforme más o menos sexo tenemos, lo cierto es que también se llegaron a otras conclusiones que ya han estado estudiando otros investigadores. En una gran cantidad de ocasiones, se ha intentado investigar sobre si es necesario mantener relaciones todos los días para poder aumentar los beneficios que la actividad sexual nos proporciona tanto a nivel físico como mental.

En este sentido, por ejemplo, las parejas que afirman tener sexo cuatro veces o más a la semana no dijeron sentirse más felices que aquellos que lo hacían una vez por semana. Aquí podemos volver a la misma conclusión que antes: no importa tanto la frecuencia sino la calidad del momento que pasemos junto a nuestra pareja. Lo ideal, sobre todo si tenemos poco tiempo en la semana a la hora de mantener relaciones, es esmerarnos en crear un buen ambiente y disfrutar al máximo del tiempo que pasemos con la otra persona.

De hecho, muchas parejas se pueden sentir presionadas para tener sexo todas las veces a la semana que les sea posible. En ese momento, desde que sienten presión, no disfrutan de los encuentros tanto como si les saliera por iniciativa propia pues, aunque sea por presión social, se terminarán sintiendo obligados a hacerlo. Por eso, lo mejor es ponernos objetivos más realistas y no pretender pasar de una a cinco veces a la semana en poco tiempo. En definitiva, lo mejor es hacerlo siempre que deseemos manteniendo una comunicación fluida con nuestra pareja.