sábado, 16 enero 2021 16:45

Errejón carga contra las grandes fortunas: no es “mérito, es “herencia”

En los últimos días se ha revitalizado una publicación de 2017, a fuer de que políticos como Iñigo Errejón y otros líderes identificados con los populismos de izquierdas se han hecho de eco de imágenes que circulan por Internet sacadas de contexto. En esta ocasión, el objetivo son los liberales económicos, y el trasfondo, la batalla entre la meritocracia y la herencia. Y todo porque el primer término ha estado en boca de todos en los últimos días. La izquierda tiene en las grandes fortunas su particular demonio, y siempre que prueba, le lanza dardos para convencer a su propio electorado. En el caso del que fuera uno de los fundadores de Unidas Podemos, con un partido minoritario y en retroceso incluso en su feudo más fuerte, sólo le queda el tradicionalismo de izquierdas para afianzar a sus escasos votantes.

Con todo, hay que reconocer al político malagueño afincado ya en Madrid, es que al menos ha contextualizado su acusación directa contra las grandes fortunas. Errejón referencia el origen de la imagen y el informe que motiva dicha información. Ahora bien, y la primera en la frente para el político, no explica que se trata a) de una información publicada en 2017 (no actual al 100%), y b) sobre un informe de 2016 (con menor actualidad, y que habría que actualizar el próximo año para cumplir un quinquenio).

EL INFORME QUE UTILIZA ERREJÓN PARA JUSTIFICARSE, INCOMPLETO

Vamos primero con el informe que origina no solo la información sino que se utilice ahora por los populistas de izquierdas, obsesionados con las grandes fortunas españolas. Errejón enlaza en su publicación de Twitter al origen de su ‘argumento’. El archivo, en inglés, explica qué datos se han tomado como referencia para generar las conclusiones, pero no incluye los anexos con todas las tablas de datos, de modo que se pueda contrastar realmente cómo han evolucionado en los últimos quince años las grandes fortunas que tanto critica Errejón por ser hereditarias (ya sean de primera o segunda generación, que son las mayoritarias).

Sí, es evidente que, como apunta Errejón, en España, al igual que ocurre en todo el viejo continente, las grandes fortunas tienen un origen mayoritariamente hereditaria. En España se sitúa en un 53% del total. Sin embargo, se echa en falta un cuadro con la evolución de cada uno de los años evaluados -solo hay información de 2014-.

Otro aspecto que sí detalla el informe y que no pone de relieve el líder de Más País tiene que ver con el reconocimiento a los ‘herederos’ en tanto consiguen mantener la fortuna heredada. Con todo, España no es el caso más llamativo de Europa. Alemania, uno de los motores europeos, supera a España con un 64%.

Tampoco hace justicia Errejón a los datos al no destacar cómo en Estados Unidos o en Japón, donde el liberalismo que tanto critica es casi intrínseco, son los fundadores y empresarios los que más peso tienen en el origen de las grandes fortunas.

Por supuesto, los perfiles asociados al extremo opuesto, le ponen el foco sobre el caso de Rusia, donde demuestra una evidente y preocupante relación entre las conexiones políticas y la acumulación de riqueza. Cabría preguntarse dónde está aquí el mérito, más allá de ser o no ser ‘aliado’ al Poder.

LAS GRANDES FORTUNAS, ¿SIN MÉRITO?

Repasemos quiénes son las grandes fortunas de España. ¿Serán fruto realmente de una herencia, como apunta Errejón, o la muestra de que España camina hacia la meritocracia de sus empresarios?

De las cinco mayores fortunas en España, tan solo una corresponde a una herencia. Así, Amancio Ortega continua como el más rico de España, seguido por su hija, que cuando herede la parte del fundador de Inditex, desequilibrará la balanza. Villar Mir es uno de los empresarios de la dictadura, político y bien relacionado, pero no heredero de la fortuna. Juan Roig se apoyó en su familia pero son empresarios de primera generación.

En el caso de Mango, tenemos a otro empresario hecho a sí mismo. Isak Andic, migrante turco afincado en Barcelona, pasó de tener una tienda en el mercadillo de Balmes a crear Mango en una década. Sólo las Koplowitz, dueñas de FCC, heredaron el imperio de su padre.