domingo, 20 junio 2021 03:16

Qué representa para España el cierre de los casinos en cuarentena

La industria del juego es uno de los sectores que más vaivenes ha sufrido durante este año en el contexto de la pandemia. Junto con otros rubros de entretenimiento, han tenido que cerrar sus puertas durante largos períodos. Estas medidas sanitarias han generado pérdidas cuantiosas y la situación no pareciera mejorar en el corto plazo.

Este estado de cosas también se aplica a los casinos de Mallorca y a todas las salas de juego ubicadas en la región. Los representantes del sector han declarado que esta industria fue la más damnificada por las decisiones del gobierno. Además, durante los períodos en los que se permitió su apertura, los casinos vieron un descenso marcado en su concurrencia, debido sobre todo a la ausencia de turistas internacionales.

Con la mayoría de las salas de juego del país cerradas, la alternativa para los jugadores pareciera hallarse en Internet. Solo los mejores casinos online tienen licencias para operar en España, lo cual garantiza la transparencia y seguridad del juego. La autoridad que los habilita es la DGOJ (Dirección General de Ordenación del Juego).

El conflicto de los casinos en España

El sector del juego ha elevado numerosos reclamos a las autoridades a través de sus agrupaciones nucleares durante toda la pandemia. Mientras que la posición del gobierno ha tendido a priorizar el aislamiento social y el cuidado estricto de los contagios, el empresariado confía en que los protocolos sanitarios son suficientes para garantizar la seguridad en sus establecimientos.

El Grupo Peralada, por ejemplo, que está a cargo de casinos en Barcelona, ha denunciado un «agravio comparativo». Esto quiere decir que, según la perspectiva del sector, el gobierno no impone reglas igualmente restrictivas para todos los rubros. El consejero delegado de la empresa, Javier Carrasco, señaló que las pérdidas mensuales causadas por el actual cierre oscilan entre el millón y medio y los dos millones de euros.

Este reclamo se multiplica en todos los centros que nuclean a los representantes de la industria del juego. Por el momento, la mayoría de los trabajadores continúan recibiendo el ERTE y no corren riesgos de despido, pero si la situación se extendiera mucho tiempo más, esto podría cambiar.

El estado de los casinos en Mallorca

La región se ha visto desfavorecida doblemente. No solo por el cierre de sus espacios de entretenimiento, sino también por la falta de turistas. Esta situación ha generado pérdidas en todos los sectores, y se espera que la economía regional tarde algunos años en recuperarse.

Los casinos, en particular, acusan la falta de claridad en las medidas. Con las sucesivas fases de la cuarentena, han debido mantener sus puertas cerradas durante la mayor parte del 2020. Como no hay un panorama claro por delante, el sector no puede proyectar su plan de recuperación a futuro.

El actual estado económico de Mallorca invita a pensar en la sostenibilidad de una comunidad erigida sobre la industria del entretenimiento. El turismo puede ser un aliado demasiado frágil e inconstante cuando se trata de mantener la solidez de una región.

Una relación tensa

La administración de Pedro Sánchez ha sido crítica de la industria del juego desde el comienzo de su mandato. Ya desde las bases planteadas en el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos se desarrollaba la idea de establecer restricciones en los casinos y salas de juego.

El objetivo de esos postulados es desalentar el juego entre menores de edad y prevenir la ludopatía. Muchas de las medidas se han llevado a la práctica, como los límites horarios de la publicidad en radio y televisión, los condicionamientos para entregar bonos de bienvenida en operadores online, y la prohibición de contratar figuras públicas para realizar campañas de promoción, entre otras.

El Ministro de Consumo, Alberto Garzón, es la cara visible de estas negociaciones entre el gobierno y el sector del juego. Sus proyectos han tenido una orientación social que promete la continuidad de las apuestas en un marco más responsable. Sin embargo, los representantes de la industria ven estas políticas como intromisiones innecesarias en la prestación de su servicio.

Un futuro incierto

Mientras que le gobierno español ya está proyectando su plan de desescalada de la cuarentena, continúa habiendo casos de Covid en todo el país. A pesar de la insistencia de los sectores comerciales, urgidos por la necesidad de volver a la actividad, las condiciones sanitarias no parecieran estar mejorando significativamente.

No es demasiado alentador el hecho de que hayan aparecido casos de la cepa británica del virus en Madrid. Algunas voces indican que solo luego de la campaña de vacunación en 2021 será posible retomar las labores habituales con cierto grado de normalidad.