domingo, 13 junio 2021 23:03

Encierro histórico de Silicon Valley a Trump: ¿Censura o acierto?

Hace unos días, Jack Dorsey (Twitter) y Mark Zuckerberg (Facebook) tomaban una decisión histórica para las redes sociales. Bloqueaban temporalmente a Trump por el peligro de que siguiese incitando a la violencia tras el asalto al Capitolio. Este viernes, sin embargo, la red del pájaro azul ha anunciado una medida mucho más contundente: suspenden la cuenta de @realDonaldTrump permanentemente.

El bloqueo al presidente de los EEUU ha desatado memes y comentarios por todo el mundo. A la iniciativa por parte de Twitter, Facebook (e Instagram), se han sumado Reddit, el foro más famoso del mundo, Discord y Google.

Reddit ha suspendido el foro r/donaldtrump por violar las políticas de la empresa en cuanto a incitación de la violencia. De forma similar, la plataforma Discord ha baneado su servidor ‘The Donald’, en el que usuarios pro-Trump chatean y comparten información. Discord ha comunicado que, dada la conexión de este servidor con el foro de Reddit y otros, han tomado su decisión “debido a su conexión abierta con un foro en línea utilizado para incitar a la violencia y planear una insurrección armada“.

Por otra parte, el gigante de los gigantes, Google, ha movido ficha y, si bien ya bloqueó de su plataforma YouTube un vídeo de Trump en el que mentía sobre el resultado de las elecciones presidenciales (igual que hizo el resto de RRSS), esta vez la matriz ha vetado de su Play Store (su tienda de apps) la aplicación Parler, una red menos conocida en la que se habían refugiado los conservadores tras el veto mayoritario de Silicon Valley.

Google, consciente de ello, ha retirado Parler de la Play Store, sentando con ello un golpe definitivo e histórico, ya que se trata de la primera vez que el mundo ve una acción coordinada entre tecnológicas respecto a una poderosa figura como es Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos (en proceso de dejar de serlo). Parler se diferenciaba de su competencia por presumir de no eliminar contenidos, abanderándose como líder en “libertad de expresión”.

Y es que no ha sido solo Google; Apple y Amazon también han desterrado a Parler.

Una de las personalidades a favor de esta maniobra ha sido la ex primera dama, Michelle Obama, que en una declaración escrita respecto a lo sucedido en el Capitolio, incluye: “Ahora es el momento de que las empresas dejen de permitir este comportamiento monstruoso y vayan más allá de lo que ya han hecho para prohibir permanentemente a este hombre en sus plataformas y establecer políticas para evitar que los líderes de la nación utilicen su tecnología para alimentar la insurrección”.

EL EJÉRCITO DE TRUMP

De esta forma, se ha generado un consenso entre los mandatarios de Silicon, preocupados porque la invasión del Capitolio pueda ser la previa de una mayor insurrección violenta contra el ganador legítimo de las elecciones, el demócrata Joe Biden. Es por ello que su acción no se dirige exclusivamente sobre la figura del presidente, sino que también están bloqueando contenido asociado a QAnon, la plataforma de defensores radicales de Trump. Twitter, Tik Tok y Patreon ya han anunciado que eliminarán contenido relacionado.

En concreto, la red de Jack Dorsey dice: “Dado el potencial renovado de violencia que rodea a este tipo de comportamiento en los próximos días, suspenderemos permanentemente las cuentas que se dedican exclusivamente a compartir contenido de QAnon”.

“Me enorgullece unirme a @parler_app, una plataforma que entiende de qué se trata la libertad de expresión, y estoy emocionado de ser parte de ella. Hablemos. Hablemos libremente. Y acabemos con la censura de Silicon Valley. ¡Sígueme allí @tedcruz!”.

El senador republicano Ted Cruz fue uno de los que instigó el traslado masivo de los conservadores a Parler, diciendo: “Hablemos claro. Vamos a terminar con la censura de Silicon Valley”. 

EDWARD SNOWDEN ABRE EL DEBATE

Ante esta gigantesca acción para cerrar la boca a Trump, el debate acerca de los límites del poder de las multinacionales de Silicon Valley y la libertad de expresión no ha tardado en llegar. El pasado viernes, el consultor informático que puso en jaque al Gobierno de Estados Unidos tras revelar información confidencial aseveró en Twitter: “Facebook silencia oficialmente al presidente de Estados Unidos. Para bien o para mal, esto será recordado como un punto de inflexión en la batalla por el control del discurso digital“.

Muchos han mostrado su desacuerdo con el famoso exiliado, haciendo ver que definir lo ocurrido como “silenciar” a una persona no es la perspectiva correcta. El usuario @apark2453 lo explica así: “No, Edward, Facebook no “silenció” al presidente. Y la forma en que sabes que no lo hicieron es porque aún puede realizar una conferencia de prensa, emitir comunicados e incluso dar un discurso por radio si así lo desea. Deja de combinar “capacidad para usar una plataforma en particular” con “capacidad para hablar””.

Aun así, Snowden lo tiene claro: “Imagina por un momento un mundo que existe durante más de los próximos 13 días, y esto se convierte en un hito que perdurará”, advierte, alertando de los peligros que pueden suponer los monopolios tecnológicos y el gran poder de Silicon Valley sobre lo que el resto del mundo ve en sus pantallas.

VOX ACUSA DE CENSURA A TWITTER

En España, la palabra ‘censura’ ha sido trending topic durante este sábado día 9, acusando de ello a las tecnológicas. Macarena Olona, diputada de Vox, ha calificado de igual forma que la extrema derecha estadounidense la decisión de Twitter, escribiendo a través de la misma plataforma: “La LIBERTAD supone un peligro mucho mayor que los códigos nucleares. Para los enemigos de la libertad. Tú LIBERTAD. #CENSURA“, decía, adjuntando imágenes del bloqueo de la cuenta de Trump y acusando a Twitter de tiranía comunista.

Por otro lado, el líder de Vox ha tomado realmente nota, tal y como preveían algunos, de lo sucedido en Norteamérica, y ha abierto para su partido cuentas en lo que ha llamado “redes sociales alternativas”: “Sois muchos los que os habéis abierto en las últimas horas una cuenta en las plataformas de redes sociales alternativas […] ¡No podrán silenciarnos!”, tuiteó el político.

Así, en España ya se han mostrado algunas de las consecuencias de las decisiones de Trump y su equipo, que busca en estas nuevas redes un lugar de “libertad de expresión”, cuando en realidad esa libertad ya existe en las RRSS convencionales, que simplemente hacen cumplir sus políticas para combatir el insulto, el discurso de odio, las noticias falsas o, en este punto, la llamada a la violencia.

Paralelamente, el conocido divulgador liberal y economista Juan Ramón Rallo ha opinado sobre el tema, criticando el bloqueo de Twitter pero negando que ello muestre que las Big Tech tengan “más poder” que el presidente norteamericano: “No, las BigTech no tienen más poder que el presidente de EEUU. Que se respete la libertad de empresa de las BigTech para autoorganizarse sólo les da más poder dentro de SU empresa, no fuera de ella”, ha dicho, defendiendo así la libertad de las RRSS para tomar este tipo de decisiones.