sábado, 23 enero 2021 18:08

La luz sube otro 23,4% en lo que va de enero ante el silencio del Gobierno

Podría ser silencio cómplice, pero lo cierto es que el precio de la electricidad sigue al alza de una forma vertiginosa sin que el Gobierno haga absolutamente nada. Hemos pasado de una borrasca que ha dejado una nevada histórica en España a una ola de frío que dejan temperaturas inferiores a los -10º. Y mientras tanto, las compañías eléctricas no dejan de subir el precio de la luz. En lo que va de enero, el precio de la electricidad ha crecido un 23,4%, según Facua. Toda la verborrea de Unidas Podemos y el progresismo del PSOE se ha quedado en el tintero y nadie hace nada. Entre tanto, los esfuerzos de la formación morada se han centrado en restablecer los recursos en la Cañada Real mientras ignoran el abuso de las eléctricas. Y las críticas no se han hecho esperar.

“El recibo de la luz del usuario medio ascendería 86,52 euros si se mantiene el precio medio del kilovatio hora (kWh) de los 12 primeros días del año, un 23,4% que en el mismo periodo de 2020. Así lo pone de manifiesto el último análisis de FACUA-Consumidores en Acción sobre evolución de la tarifa semirregulada PVPC”, detallan desde la asociación. “En cuanto al precio medio del kWh en lo que va de mes, ha alcanzado los 18,39 céntimos (impuestos indirectos incluidos), lo que representa una subida interanual del 32,2%. En las mismas fechas de enero de 2020, su importe medio era de 13,91 céntimos”, comentan en un informe. Y las reacciones no se han hecho esperar.

El recibo puede subir como mucho unos cuantos euros“, dice la vicepresidenta Ribera. Hace falta menos frivolidad y más sensibilidad con familias que no llegan a fin de mes y que en plena ola de frío están prescindiendo del uso de la calefacción eléctrica. Con este mensaje, el secretario general de Facua ha criticado la postura del Gobierno. La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, salió ante los medios de comunicación a defender la inacción del Ejecutivo y dijo que no había que quejarse tanto, dado que el importe de la factura solo aumentaría un puñado de euros. Pero lo cierto es que sigue al alza.

Por otro lado, el otro partido que forma el Gobierno (aunque pintan poco, según el exministro de Defensa José Bono) se ha tenido que comer sus palabras con todo tipo de condimentos. Al final, ni han puesto “firmes” a las eléctricas ni han conseguido someter al interés del pueblo a Sánchez Galán y compañía. Quién no recuerda al vicepresidente del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, hablar de “mafias” en referencia al sector energético español. Pues ahora, ante la subida histórica del 23,4% del precio de la luz en pleno invierno, la formación calla. Eso sí, han volcado sus esfuerzos en restablecer el suministro en la Cañada Real incluso a sabiendas de que hay hogares cuyo consumo triplicaba el de una casa normal. La razón se ignora, pero la prioridad de Iglesias parece haber quedado clara.

Ante este nuevo informe de Facua, el Gobierno no ha dicho absolutamente nada. Unidas Podemos, con toda su verborrea previa, menos. “Las palabras de la ministra denotan poca sensibilidad con familias que no llegan a fin de mes y que en plena ola de frío están prescindiendo del uso de la calefacción eléctrica ya que no saben cuántos euros va a incrementárseles el recibo de enero”, ha comentado el secretario general de FACUA, Rubén Sánchez. “Para la mayoría de la gente, no es lo mismo que el recibo de la luz les suba 2 euros a que lo haga 20, por mucho que en ambos casos para Ribera se trate simplemente de unos cuantos euros, lo que representa una auténtica frivolidad”.

“El Gobierno sigue sin llevar a cabo unas medidas que podrían haber recortado el incremento de la factura de este mes fijando precios máximos en el mercado para determinadas formas de producción energética”, ha comentado Sánchez. Facua, de hecho, ha recordado que en el acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado de 2019 suscrito por el Gobierno en solitario del PSOE con Unidas Podemos se recogía la posibilidad de “establecer un límite a lo que determinadas tecnologías pueden cobrar en el mercado eléctrico”.

A HACER CAJA CON FILOMENA

La borrasca, bautizada como Filomena, ha provocado nevadas históricas y caídas de las temperaturas por debajo de los -10 °C, y en medio de uno de los temporales de frío más intensos que se recuerdan, también se ha disparado el precio de la luz en el mercado mayorista. El pasado 8 de enero, el coste se elevaba a los 94,99 euros/MWh, el segundo más alto de la historia desde el 11 de enero de 2002, cuando se alcanzaron los 103,76 euros, y por delante de los 93,11 euros/MWh. El precio de la electricidad que se establece en el mercado mayorista, afecta posteriormente al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor que supone el 35% del importe que se refleja en la factura de la luz de cada familia. Afecta también a los consumidores que disfrutan de algún bono social por entrar en el grupo de hogares vulnerables.

En 2017, el vicepresidente primero del gobierno, Pablo Iglesias, criticaba una subida que se produjo también en enero de ese mismo año y así se expresaba en un tuit que ahora ha sido oportunamente recuperado: “Disparar la factura de la luz un día como hoy solo demuestra la codicia de las eléctricas. Si el Gobierno lo consiente, será cómplice”. También Garzón, que por aquel encones se encontraba en la oposición, se posicionaba al respecto en otro mensaje en sus redes sociales: “Esta Navidad la luz tendrá un precio un 10% superior a la del año pasado. Miles de familias no podrán mantener sus casas a temperaturas adecuadas, lo que repercutirá gravemente en la salud de los que menos tienen. Ningún gobierno decente debería tolerarlo”.

Alberto Garzón, es el actual ministro de Consumo, y el viernes tuvo que responder a las miles de críticas realizadas por muchos consumidores. Su reacción ha sido solicitar una investigación a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para comprobar si han ocurrido irregularidades en el mercado eléctrico que justifiquen una subida de la luz tan drástica en plena ola de frío.