viernes, 26 febrero 2021 10:08

Gente de riesgo… y políticos: así se ha repartido la vacuna

El ritmo de vacunación aumenta en España. Y a medida que esto ocurre, se van conociendo casos de personas que dan su consentimiento y después se retractan, personal de los centros sociosanitarios que por cualquier motivo ese día no pueden acudir a ponerse la primera parte de la vacuna contra la Covid-19. Si tenemos en cuenta que la de Pfizer se distribuye en viales multidosis (para seis pinchazos), y que una vez disueltos en el agua no pueden pasar más de 6 horas para ser aplicadas sin perder eficacia, ¿qué hacer con las dosis que no se utilizan si los que toca vacunar según el plan no son múltiplos de 6? La orden de Sanidad es no desperdiciar ninguna dosis. Cuatro alcaldes y ediles socialistas han hecho buen seguidismo político y se la han inyectado la vacuna sin tocarles.

Ninguno de los protagonistas de la polémica de la semana entra en las personas de riesgo, aunque algunos trabajen o visiten centros sociosanitarios con regularidad. Todos ellos se han excusado argumentando que fueron llamados por las enfermeras que acudieron a vacunar a las residencias de las localidades y que ante el hecho de que sobraran dosis, aceptaron la administración de la primera dosis de la vacuna. Sólo el alcalde de JxCat y el concejal de Riudoms, que también ha sido cazado vacunado por similar motivo, ha reconocido que no fue una buena decisión.

“TE LLAMAN Y NO PIENSAS”, EL PERDÓN MÁS EFUSIVO DE LOS ALCALDES VACUNADOS

El alcalde de Riudoms, Sergi Pedret, y un concejal de esta localidad de Tarragona, ya tienen administrada la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19. A pesar de su juventud. Ante la polémica y las críticas que ha recibido por ‘adelantarse’ para recibir primero la vacuna, el regidor se ha explicado de forma pública: asegura que le llamaron las enfermeras responsables de aplicar la primera dosis de la vacuna en la residencia porque el vial estaba preparado y si no se aplicaba, se desperdiciaba.

Insiste en que él sólo confió en el planteamiento de las enfermeras responsables de la vacunación, y remarca que él no ha decidido ser él vacunado antes que otros grupos de población prioritarios. También argumenta que lo tomó como una oportunidad para mostrar a sus conciudadanos que es una vacuna segura. Este argumento, veremos, es la justificación más utilizada también por los alcaldes socialistas que se han vacunado ya.

ALCALDES SOCIALISTAS VACUNADOS: FRAN LÓPEZ, DE RAFELBUNFOL

El caso del alcalde de la localidad tarraconenses no es el único, aunque llama la atención que los casos conocidos de alcaldes que ya tienen la vacuna en su organismo sean mayoritariamente socialistas. Así, por ejemplo, el joven regidor de Rafelbunfol, de tan solo 29 años y sin patologías o sin ser personal de riesgo por exposición o salud, ya está vacunado. Al igual que con el de JxCat, acudió a uno de los centros residenciales de la localidad donde estaban vacunando y se lo ofrecieron. Según sus declaraciones a diversos medios, lo hizo pensando que sería un ejemplo para los vecinos. Ha pedido perdón si ha ofendido a alguien.

LA ALCALDESA DE TORRECAMPO TAMBIÉN RECIBIÓ UNA VACUNA QUE SOBRABA

Eran dosis que sobraban y acude todas las semanas a la residencia. Esa es la justificación que ha dado la segunda de los alcaldes socialistas que han sido vacunados antes de lo que les tocaba por edad. Ella asegura que en calidad de presidenta del centros sociosanitario, y dado que ya se habían suministrado las dosis correspondientes a residentes y trabajadores, no vio extraño aprovechar la vacuna que sobraba. Al fin y al cabo, ha rematado antes algunos medios, se lo pidió el director del centro por estar en contacto semanal con personal del centro.

EL MATRIMONIO DE ALCALDES SOCIALISTAS QUE ‘APROVECHARON’ LA VACUNA

Los alcaldes socialistas de los pequeños pueblos de El Verger, Ximo Coll, y Els Poblets, Carolina Vives

El caso que ha levantado la liebre, sin embargo, es el de un matrimonio de alcaldes socialistas de dos localidades alicantinas próximas entre sí -Els Poblets y El Verger- que ya tienen la dosis de la vacuna contra la covid-19. Y eso pese a no formar parte de los grupos de riesgo. Se han justificado de aceptar ser vacunados en que fue el responsable del centro de salud quien le explicó que habían sobrado varias dosis -siete en concreto- ya preparadas para ser administradas. ¿Renunciar a ellas antes que tirarlas? Los regidores no se lo pensaron, y se hicieron fotos para animar a los vecinos a seguir su ejemplo.

Mientras que ella asegura que no hubo mala fe y que nunca lo escondieron, su marido se ha dado una vuelta por los medios y ha salido trasquilado por sus propias declaraciones. Decía a Juan Ramón Lucas en la Brújula de Onda Cero que más que un privilegiado por la vacuna, había sido “un conejo de Indias”. Para contrarrestar las críticas, han explicado posteriormente que el resto de las dosis sobrantes las recibieron agentes de la policía local y de la Guardia Civil de servicio en la localidad.

¿FALTA DE PREVISIÓN? ¿DE QUIÉN?

Desde los sindicatos y colegios de enfermería justifican las decisiones de los equipos de vacunación por una falta de previsión. Insisten en que ellos reciben las instrucciones en el último momento y que la única norma que han recibido de las consejerías de Sanidad, socialistas o de otro signo político, es que no hay que desperdiciar ninguna dosis de vacuna.

Los políticos, por su parte, aseguran que el plan de vacunación se está desarrollando según lo estipulado. Sin embargo, la población y las diversas oposiciones políticas remarcan que se está actuando con improvisación y sin plantearse este tipo de cuestiones.

También hay que considerar que el formato de entrega de las dosis por parte de Pfizer no resulta nada práctico para planificar la administración en números que cuadren. Y eso a pesar de que es la más compleja en cuanto a la logística y conservación, y la más cara.

Asimismo, regiones como Galicia y Asturias cuentan con protocolos claros de actuación para que si los equipos de vacunación se encuentran con dosis de la vacuna preparadas pero sin huésped, se busque a personas de más de 80 años en las inmediaciones.

Cantabria, va un paso más allá: cada equipo de vacunación cuenta, aseguran, con una lista de ‘suplentes’, personas que recibirán la vacuna en caso de sobrar dosis en los viales preparados, siempre siguiendo el orden de prioridades marcadas por Sanidad. ¿Es esta la consecuencia de tener 17 planes de vacunación?

EL CASO DE ISRAEL Y LA VACUNA

Un caso más extremo lo presenta Israel, que se ha alzado como líder mundial en población vacunada. Allí, hay muchos ciudadanos que acuden al finalizar el día a los centros habilitados para la administración de la vacuna para ser candidatos a recibir alguna de las sobrantes. Es más, los jóvenes son los primeros en acudir y esperar para vacunarse sin desperdiciar dosis ni saltarse la prioridad.

Los viales, según la propia Pfizer, mientras no se procede a la disolución, la vacuna es viable entre 5 y 35 días sin mantenerse en los ultracongeladores sino con los congeladores habituales de los hospitales.