miércoles, 24 febrero 2021 20:01

Aguado se plantea cesar a su jefe de gabinete y busca sustituto

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, no es ajeno a las quejas que hay dentro de su propio partido. Hay quien dice que su equipo es demasiado joven e inexperto y dentro de la formación naranja culpan, en parte, al vicepresidente de que el partido vaya tan mal en las encuestas electorales. Por este motivo, Aguado ya está buscando una solución a este problema, empezando por cesar a su jovencísimo jefe de Gabinete, Joaquín Barga, y buscando un sustituto que esté a la altura; Pues según ha podido comprobar MONCLOA.com, el vicepresidente ya ha tanteado a algunas personas para ocupar este cargo con vistas solucionar uno de los problemas que más le pesan al líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid: sale poco en la tele.

Barga tiene poca experiencia. Tiene muchos estudios (es graduado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene un máster en Comunicación y Marketing Político y otro en Consultoría Política por la Fundación Ortega y Marañón) pero poca experiencia laboral, dado que acaba de cumplir los 30 años este 2020. Evidentemente, en Ciudadanos culpan a Aguado de que las encuestas vayan tan mal al partido, pero también señalan que ha tenido poco ojo a la hora de elegir a su equipo más estrecho, unas quejas que no son ajenas al vicepresidente en absoluto. Y aunque tiene una buena relación con Barga, tal y como ha podido comprobar este medio, Aguado ya busca sustituto.

El principal problema para el gabinete del vicepresidente de la Comunidad de Madrid es que no tiene apenas presencia mediática. Esta es una de las quejas y exigencias de Aguado a los candidatos o candidatas que el líder de Ciudadanos ha tanteado para que sean su futuro jefe o jefa de Gabinete. El vicepresidente quiere más presencia en los medios de comunicación y reforzar su imagen, muy deteriorada por la pandemia y eclipsada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, cuyo jefe de gabinete sí ha conseguido convertir a la candidata popular en una política de referencia de la que hablan incluso en los medios internacionales. La envidia de Aguado.

El vicepresidente sabe que está en la cuerda floja, que las encuestas le auguran un batacazo y que su socio de Gobierno se ha convertido en su principal problema, dado que le eclipsa pasen por donde pasen. Si a esto le juntamos que Ayuso le ha ninguneado en la toma de muchas decisiones relevantes, como ha sido (y es) la gestión de la pandemia, la desesperación está servida. Aguado quiere recuperarse de aquí a 2023 y eso pasa por cambiar algunas piezas clave de su equipo, empezando por su jefe de gabinete, un elemento clave si quiere aumentar sus posibilidades. Y uno de los requisitos principales esta vez es la experiencia.

Tal y como ha podido comprobar MONCLOA.com, Aguado ya ha tanteado a más de un candidato. El puesto lo ha puesto encima de la mesa ante personas con experiencia de gestión en la propia Comunidad de Madrid. El perfil que busca es alguien que pueda mejorar su presencia en medios y conseguir que los periodistas estén más pendientes de todo lo que tenga que decir. Conseguir relevancia y presencia a golpe de experiencia en el sector, algo que ya ha conseguido quien quiere derrocarle como referente de la formación naranja: el consejero de Transportes y expresidente de la Comunidad, Ángel Garrido.

LA AMENAZA DE GARRIDO

A la omnipresencia mediática (casi internacional) de Isabel Díaz Ayuso se une la amenaza del consejero de Transportes. Nadie ignoraba que el salto de Garrido a Ciudadanos desde el Partido Popular no era inocente y conformista. Si el expresidente de la Comunidad de Madrid se iba a un partido con menos presencia que el propio Partido Popular, era porque quería llegar lejos dentro de Ciudadanos. Y esto se ha dejado notar en los últimos meses después de que el consejero haya pisado el acelerador en algunas cuestiones, como algún que otro fichaje estrella y mayor presencia en los medios de comunicación (justo lo que quiere Aguado) de cara al futuro.

Cuando Garrido fichó como jefe de gabinete a un redactor jefe de El Mundo, las alarmas saltaron en Ciudadanos. Todos sabían que no era un nombramiento baladí y apostaban por Garrido aspiraba a lo más alto dentro de Ciudadanos. El consejero de Transportes se cansó del Metro y decidió tomar la iniciativa y abordar en entrevistas en medios nacionales cuestiones de Estado y de partido, como si de Aguado se tratara, para perfilarse como posible candidato de cara al futuro. A todo esto hay que añadir la buena relación que mantuvo Garrido con la actual presidenta de la Comunidad de Madrid en el pasado, algo que podría engrasar las relaciones entre las dos formaciones, ahora completamente rotas.

En este sentido, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid es perfectamente consciente de que Garrido le pisa los talones y de que está a la espera de cualquier grieta que le permita colarse en la carrera por liderar Ciudadanos de cara a 2023. Es por eso que Aguado busca un contrapeso que pasa por echar a su actual jefe de gabinete y fichar a alguien con más experiencia y con mayor relación con los medios de comunicación. Alguien tipo Miguel Ángel Rodríguez (jefe de gabinete de la presidenta de la Comunidad de Madrid) que le dé la relevancia que ha conseguido Ayuso en cuestión de meses, pues pasó de apestada política a la principal referente entre los barones del Partido Popular, por encima incluso de Alberto Núñez Feijoo, el presidente de Galicia.

Ahora solo queda esperar. Las fiestas han frenado esta búsqueda y no es un cargo que se busque por Infojobs o Linkedin, pero lo cierto es que Aguado se ha puesto manos a la obra y ya busca la forma de mejorar su equipo de cara a 2023. La idea de tirar la toalla, que pasó por la cabeza del vicepresidente, de cara a las próximas elecciones autonómicas se disipa y vuelven los tambores de guerra, pero esta vez sin su compañero de batalla Joaquín Barga, al que no se llevará por delante, sino que colocará en otro puesto dentro de la administración, tal y como deslizan las fuentes.