miércoles, 24 febrero 2021 20:01

Llega el Senators&Us: el Gobierno gasta casi 200.000€ en cursos de idiomas para senadores

Hasta 173.644 euros. Este es el importe que el Gobierno ha destinado para formar en varios idiomas (inglés, francés y alemán) a los senadores españoles. Son 259 los políticos que podrán salir de su rutina para sentarse en el pupitre de nuevo y practicar el idioma que más les apetezca. Este gasto, que correrá a cuenta de las arcas del Estado, cuenta con una amplia memoria justificativa que beneficiará las cuentas del Instituto Superior de Estudios Empresariales Cambridge S.A., la empresa que “ha ganado” el concurso y que impartirá las lecciones a los senadores. La lesson 1 no será el haberse gastado este dinero en plena tercera ola de la pandemia.

Al parecer, que los senadores aprendan estos idiomas tiene un beneficio doble, según se detalla en la memoria justificativa a la que ha tenido acceso MONCLOA.com. “En primer lugar, está destinada a mejorar y consolidar, según los distintos niveles de conocimiento, el manejo de idiomas extranjeros como parte central de todo plan de formación, y relacionado con ello y en segundo lugar, garantizar el mejor desempeño en las actividades internacionales y de intercambio profesional que redunden en beneficio de las funciones del Senado“, aseguran. Ello merece un gasto de casi 200.000 euros públicos “en virtud del acuerdo de 29 de marzo de 19892, año desde el cual los miembros del Senado han recibido clases de idiomas.

Quizá el precio sea elevado (o no, según quién lo mire) porque las clases siempre han sido presenciales, además de que los profesores de Cambridge se han tenido que desplazar al Senado para impartirlas. Son tres lotes: francés, inglés y alemán. Por lo que los profesores también son profesionales de diferentes áreas que tienen que han tenido que desplazarse a las dependencias públicas. Pero con el coronavirus, parece que se han introducido nuevas variantes para evitar el contacto de tantas personas en espacios cerrados.

“El presente expediente introduce dos grandes novedades con respecto a los anteriores: primeramente, se extiende y flexibiliza la posibilidad de formación en dos idiomas a través de plataformas online combinadas –al objeto de desarrollar las capacidades de comprensión y expresión oral- con clases grupales a celebrar por videoconferencia para los niveles iniciales e intermedios (A1 a B1) y con clases telefónicas para los niveles más altos (B2 a C2)–, y se mantiene, aunque reducida, la impartición de clases por videoconferencia o presenciales, lo que permite una formación en tiempo real con profesor”, detallan en el documento al que ha tenido acceso este medio.

Lo mejor para este contrato es que ese dinero que el Gobierno ha destinado a estas clases de idiomas está exento de IVA. “El valor estimado de los contratos, determinado de conformidad con lo previsto en el artículo 101 de la Ley de Contratos del Sector Público, teniendo en cuenta el presupuesto base de licitación y lo contemplado en la cláusula 37ª del pliego de cláusulas administrativas particulares en relación con la posible modificación de los contratos, asciende a 173.664 euros”, comentan en el documento.

Aún así, no es la primera vez que el Gobierno se deja una buena cantidad de dinero en las clases de idiomas para formar a funcionarios públicos. En este caso, la justificación puede ser mayor, pues saber idiomas es un requisito para llegar a senador, pero hay otras circunstancias en las que saber inglés debería ser un requisito indispensable para llegar al cargo, como es el caso de la dirección de determinados aeropuertos españoles.

La mayoría de los senadores se han tirado al idioma más útil a nivel internacional, por eso es el que más dinero cuesta. Solo el lote 1, el destinado a las clases de inglés, ha costado a todos los españoles 97.200 euros (IVA exento). Las clases de francés un poco menos, 60.912 euros (IVA exento), y las de alemán las que menos, 15.552 euros (IVA exento). Parece que el idioma de Merkel no ha seducido a los senadores españoles.

Y, por supuesto, como no puede ser de otra manera, esta contratación tiene una cláusula de igualdad que busca que no haya discriminación entre hombres y mujeres. “El pliego de cláusulas administrativas particulares contiene, en aplicación de lo establecido en la medida 6 del Eje 1 “Medidas organizativas y transversalidad” del I Plan de Igualdad de las Cortes Generales, una cláusula relativa a las medidas de igualdad. Del mismo modo, en la oferta a presentar por las entidades licitadoras se requiere que los contenidos de las clases y el material didáctico observen el principio de igualdad entre mujeres y hombres, la utilización de lenguaje no sexista y el uso de materiales que no reproduzcan estereotipos de género”. La ministra de Igualdad, Irene Montero, estará orgullosa de que en plena tercera ola de la pandemia se sigan teniendo en cuenta sus criterios cuando se aborda un importante gasto público de algo menos de 200.000 euros.

EL ‘MAGIC ENGLISH’ DE LA PALMA

El director del aeropuerto de La Palma, Juan Carlos Peg Ros, va a recibir unas clases de inglés por las que el Gobierno está dispuesto a pagar hasta 9.000 euros. Una inversión que desconcierta ya que, una persona que ostenta un alto cargo en un aeropuerto, debería saber inglés, presumiblemente y tal y como aseguran fuentes relacionadas con el sector de la aviación a MONCLOA.com.

En este caso, y a diferencia de lo senadores, se seguirá el método One to one, una forma de aprender un idioma a través de un sistema de clases particulares en las que el alumno y el profesor se comunican entre ellos. El prestigioso Cambridge Institute ofrece un cursillo siguiendo esta metodología a 860 euros por trimestre, es decir, 3.440 euros al año.

Peg Ros, es una persona formada que cuenta con una amplia trayectoria profesional. Ingeniero aeronáutico de profesión, empezó en Aena en el año 2002 y, antes de ocupar el cargo de director de Aeropuerto fue jefe de los departamentos de Operaciones y Servicios de Ingeniería y Mantenimiento dl Aeropuerto que ahora dirige. Según el portal de Aena el sueldo de director es de 11.994 euros al mes, es decir, un total de 143.928 euros al año.