jueves, 25 febrero 2021 22:21

Madrid pone en marcha un plan de limpieza urgente ante la previsión de lluvia

El Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha hoy un plan de limpieza urgente de imbornales y alcantarillado ante la previsión de lluvias a partir del próximo miércoles y el deshielo de los restos de nieve que aún quedan en algunas aceras y calzadas.

Estos dos fenómenos unidos, según los expertos, podrían provocar balsas de agua en algunos puntos de la ciudad y, para prevernirlas, este operativo se va a centrar en despejar de nieve los sumideros de zonas que el Ayuntamiento tiene localizadas como de riesgo por la posible formación de embalses en un plazo de ejecución de 72 horas, según recoge el Consistorio en un comunicado.

La ciudad de Madrid cuenta con 124.000 absorbederos según la cartografía proporcionada por el Canal de Isabel II, de quien depende el mantenimiento del alcantarillado de la ciudad. Así, han precisado que el objetivo de la puesta en marcha del plan es la limpieza de los imbornales y su zona inmediata, de manera que se facilitará la absorción del agua que circule por las calzadas, evitando embalsamientos. Una vez localizados, los efectivos proceden a la retirada de nieve y otros restos acumulados dejando la rejilla practicable.

Para ello, se ha elaborado un ‘mapa de riesgo’ con la relación de puntos en los que se han producido problemas de lluvias en episodios anteriores durante los últimos dos años. En total, se han considerado 404 puntos críticos.

Los distritos con las calles cuyos sumideros han tenido más problemática en caso de inundación han sido Chamartín (38 calles); Moncloa (36); Latina (27); Fuencarral (26); Tetuán (25); Arganzuela (23); Centro (21); Chamberí (20); Hortaleza (20); Puente de Vallecas (20); Carabanchel (16); Barajas (14); San Blas (13); Villaverde (13); Usera (12); Ciudad Lineal (11); Vicálvaro (10); Villa de Vallecas (10); Retiro (7) y Moratalaz (4).

Para llevar a cabo esta tarea, el despliegue de efectivos en la vía pública contará con 320 personas y 20 máquinas. Además, para la ejecución de los trabajos se utilizarán cuadrillas de entre cuatro y cinco personas y la ayuda de maquinara para aquellos imbornales más conflictivos.

A partir del miércoles, el Ayuntamiento va a situar operarios y máquinas de desagüe del SELUR en lugares más sensibles para que, en caso de producirse balsas de agua, intervengan rápidamente.

Desde el Ayuntamiento han recordado que se recomienda a los ciudadanos que utilicen el transporte público y que se informará a través de los canales oficiales sobre las calles que se deben evitar en caso de incidencias.