domingo, 7 marzo 2021 13:06

Sámper justifica el desalojo de la rave: “Se pretendió hacerlo bien”

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper, ha justificado este miércoles la actuación de los Mossos d’Esquadra en el desalojo de la rave celebrada en Llinars del Vallès (Barcelona) el pasado 31 de diciembre: “Más allá de hacerlo rápido, se pretendió hacerlo bien”.

En una comparecencia ante la Diputación Permanente en el Parlament para informar sobre las últimas medidas adoptadas para contener el brote pandémico del Covid-19, Sàmper ha indicado que el desalojo de la rave tardó 36 horas porque se tenía que hacer de día a causa de las condiciones “deplorables” del suelo de la nave, por falta de efectivos de los Mossos y porque no sabían si los participantes de la rave tendrían síntomas de Covid-19.

Ha explicado que “una cosa es desalojar una rave sin pandemia, y otra es desalojar una rave con pandemia”, y ha asegurado que lo primero que se plantearon desde la Conselleria de Interior era qué hacer con los participantes, pero desde el departamento de Salud solo se pidió identificar a los manifestantes para poder tener una línea de rastreo en caso de estar infectados por Covid-19.

Sobre la consulta a esta Conselleria sobre qué hacer a nivel sanitario, Sàmper ha declarado que “no pasó el muerto a la consellera (Alba) Vergés” para que se ocupara de la rave, y ha asegurado que en todo momento trabajaron los dos departamentos conjuntamente para proceder al desalojo.

Ha lamentado que Cataluña tiene un déficit de agentes de la policía catalana, y ha explicado que a parte de los 500 agentes que estaban confinados, tenían 3.000 destinados al cumplimiento de los dos confinamientos perimetrales de la Cerdanya y el Ripollès (Girona), y también coincidió con un operativo de Fin de Año, cosa que les dificultó el rápido desalojo por falta de agentes.

Miquel Sàmper ha manifestado que, además de los dispositivos y las restricciones de la Cerdanya y el Ripollès, también se producen “robos, violencia de género, hurtos y otros delitos aparte de una pandemia mundial”.

Ha pedido que “no se banalice ni minimice lo que es una pandemia que pasa cada 100 años”, y ha asegurado que hacen todo lo posible para garantizar la seguridad de la ciudadanía.

ALTERCADOS

El conseller de Interior ha agradecido el cumplimiento generalizado de la ciudadanía de las restricciones, pero ha destacado algunos altercados como las agresiones que sufrieron los agentes de los Mossos en Pallejà y en Matadepera (Barcelona).

Ha añadido que “no se trata de una generación violenta, sino de una generación violentada, es evidente que la sociedad está cansada”, y ha asegurado que desde la Conselleria harán todo lo posible para que estos episodios no vuelvan a suceder.

Ha finalizado su comparecencia garantizando que desde la Conselleria de Interior no se esconde ningún dato, se realizan comparecencias dos veces por semana, y ha asegurado que quieren que “la transparencia siempre sea el hilo conductor de este Departament”.