domingo, 7 marzo 2021 18:56

Benjamín Montesinos, nuevo presidente de la Sociedad Española de Astronomía

el corte ingles

La Sociedad Española de Astronomía (SEA), en su Asamblea General celebrada el pasado 14 de julio de 2020, aprobó la renovación de la presidencia, vicepresidencia, tesorería y una de las vocalías de la Junta Directiva. El relevo en la Junta ha sido efectivo desde el 1 de enero de 2021.

De este modo, Benjamín Montesinos Comino, del Centro de Astrobiología (CAB-INTA-CSIC) es el nuevo presidente de SEA; Minia Manteiga Outeiro, de la Universidade da Coruña, ocupa la vicepresidencia; Ramón Oliver Herrero, de la Universitat de les Illes Balears, es el nuevo tesorero; y Josefa Becerra González, de la Universidad de La Laguna y del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), es la nueva vocal, según informa la Sociedad.

Permanecerán en la Junta durante los dos próximos años el secretario, Miguel Pérez Torres, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), y Santiago Pérez Hoyos, de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y Amelia Ortiz Gil, de la Universitat de València, como vocales.

La nueva Junta afronta un periodo en una “época complicada”, inmersos todavía en la pandemia y con las dificultades que ello trae a los profesionales en todos los niveles: estudiantes de doctorado y postdoctorales que no pueden disfrutar del ambiente del día a día de sus centros de trabajo, sobrecarga de tareas para los docentes con las clases online, imposibilidad de reuniones de grupo presenciales, trabajo extra en los observatorios y pérdida de presencialidad en congresos, lo que supone una “merma” en la posibilidad de contactos.

A pesar de los esfuerzos realizados, se ha acumulado un retraso en el desarrollo y primera luz de nueva instrumentación, y el cierre de observatorios durante unos meses ha supuesto un “frenazo” para la investigación.

En cualquier caso, el motor de la Junta entrante seguirá siendo el servicio a la comunidad astronómica. Así, las preocupaciones y metas serán las mismas: la brecha de género, la financiación de la investigación, la promoción de la ciencia y la divulgación y el apoyo a los jóvenes astrónomos, es decir, cualquier tarea en la que la SEA pueda contribuir a “mantener a la astronomía española en una posición sólida y ascendente”.

A pesar de la “limitada” inversión española en ciencia y tecnología en comparación con otros países del entorno, la SEA destaca que “la astronomía española está en una posición de vanguardia”, con miembros de su colectivo trabajando de forma “muy relevante” en las principales misiones espaciales, proyectos desde tierra y desarrollos teóricos, relacionados con los grandes retos actuales en el estudio del cosmos.

“Hemos de aprovechar esa posición y seguir trabajando para aumentar nuestra participación en el liderazgo de grandes proyectos”, insta la Sociedad.

BALANCE DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

La presidenta saliente, Francesca Figueras, destaca muy positivamente algunos de los hitos conseguidos recientemente por la comunidad astronómica: esa primera contrapartida óptica de las ondas gravitacionales, los primeros catálogos de Gaia, la primera imagen de un agujero negro supermasivo, la entrada de España en SKA o el lanzamiento de Solar Orbiter, son solo algunos ejemplos de lo “mucho” que ha avanzado la astronomía española.

Pero, a la vez, también lamenta que “transcurridos cuatro años de la publicación de los estatutos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), siga sin materializarse la esperada estabilidad del sistema científico español”.

“Esperemos que la inclusión, como línea prioritaria, de nuestra área de investigación en el plan de actuación definido en la ‘Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e innovación 2021-2027’ consolide y materialice definitivamente ese cambio”, confía Figueras.

OBJETIVOS DE FUTURO

Con respecto al futuro, el nuevo presidente de la Sociedad, Benjamín Montesinos, recuerda que la SEA espera “con ilusión”, confiando en que la situación sanitaria mejore en los próximos meses, la celebración en septiembre de 2022 de la XIV Reunión Científica de la SEA, en la Laguna, tres meses después del congreso EAS-2022 en Valencia. Y espera que esta reunión sea presencial. “Se trata de un logro importante y es a la vez un reto para nuestra comunidad traer este evento a nuestro país”, celebra.

Por su parte, la nueva vicepresidenta, Minia Manteiga, destaca que, a pesar de las dificultades de este último año, es especialmente “emocionante” poder trabajar en astronomía en estos momentos en España.

“La disponibilidad pública de cantidades enormes de datos observacionales ha hecho imprescindible el uso de técnicas de Big Data y ha cambiado el perfil del astrónomo típico, que se ha debido adaptar al uso de nuevas herramientas computacionales”, explica.

Así, indica que en un espacio corto de tiempo los astrónomos tendrán a su disposición nuevos observatorios e instrumentos, como por ejemplo el telescopio espacial James Webb (lanzamiento previsto para octubre de 2021), que impulsará, entre otros proyectos, la búsqueda de exoplanetas potencialmente habitables. También están en proceso de definición nuevos telescopios como el New Generation Einstein Telescope para la detección de ondas gravitacionales y el estudio de la energía oscura en el universo.

“Y no debemos olvidar que todos estos grandes retos deben ir de la mano de la necesidad de un rotundo cambio social hacia la igualdad de género y la conciliación familiar, temas en los que nuestro avance como sociedad es lento pero imparable”, concluye.