jueves, 2 febrero 2023 11:31

Comunista del PCE: así es el currículum de la profesora que modificó el acta de Cifuentes

Cecilia Rosado, la profesora de Derecho Constitucional y directora de máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) que modificó las calificaciones de Cristina Cifuentes tras recibir coacciones y presiones, guarda un pasado reciente comunista. Rosado aparece en un vídeo subido a YouTube por el periódico infoLibre, en el que es entrevistada y comparte su perspectiva sobre diversos problemas políticos como militante del Partido Comunista Español (PCE).

El vídeo fue grabado en la fiesta del PCE de Aragón en 2014. En el evento, Rosado charla con el medio antes mencionado sobre la última reforma del Partido Popular, partido al que pertenece la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes: “Las últimas reformas del PP llevan una misma dirección que es recortar de manera absoluta y contundente los derechos civiles y los derechos fundamentales de la ciudadanía”, diagnostica la experta en Derecho, refiriéndose al por aquel entonces anteproyecto de Ley Mordaza, que “recorta el derecho a la manifestación, huelga, libertad de expresión”.

Tras mencionar también la reforma sobre tasas judiciales, Rosado dice: “Todas esas reformas lo que hacen es buscar de alguna manera vaciar de contenido a los derechos civiles y los derechos fundamentales de las personas que vivimos en España”.

Tras estas reflexiones, la periodista le pregunta: “Como profesora de Derecho Constitucional y comunista a la vez, ¿te sientes cómoda con lo que enseñas?”, a lo que Rosado responde: “Me siento cómoda porque es el sistema en el que vivimos y por tanto hay que conocerlo. Es fundamental para cambiar un sistema constitucional y político conocerlo, y por ello creo que es muy importante enseñarlo aunque obviamente el sistema actual no se corresponda con mis principios comunistas, que son a los que quiero, como todos los que estamos aquí, que lleguemos algún día”.

Finalmente, Cecilia comparte su opinión sobre el evento: “Es la primera vez que vengo a la Fiesta del Partido Comunista de Aragón y ha sido una experiencia fantástica. Creo que es un lugar de encuentro estupendo entre distintos camaradas, porque no solo aúna el aspecto lúdico, sino que también tiene el aspecto mas político, de conciencia social (…) y espero de ella que acabe tan bien como ha empezado”.

PRESIONES

Lo que ha quedado en claro ante la Audiencia Provincial de Madrid este enero es que Rosado recibió presiones ante las que acabó cediendo. Recibió de forma «insistente» y «agobiante» llamadas de la también investigada María Teresa Feito, exasesora de la Consejería de Educación y funcionaria de la URJC, hasta en 21 ocasiones al teléfono personal «indicándole que aquella situación debería quedar resuelta como fuere y que en caso contrario la acusada Cristina Cifuentes les iba a cortar la cabeza«. Recibió también «presiones» por parte del exdirector del Instituto de Derecho Público de la URJC Enrique Álvarez Conde, fallecido en 2019.

Cecilia Rosado, dada la «fuerte jerarquía» existente entre ella y Álvarez Conde y «ante el temor de las posibles consecuencias negativas para su trabajo, de no acatar lo que se le pedía», accedió a confeccionar un acta siguiendo las indicaciones recibidas. De hecho, este viernes Rosado ha contado que comenzó a ir al psicólogo a raíz del enfrenamiento con este magistrado.

Este viernes 22, Cifuentes, en el banquillo, ha reconocido que no conserva copia del TFM, y que tampoco lo defendió: “Realmente, no defiendo el TFM, lo entrego y explico las líneas generales, fue un acto muy informal”, ha dicho.

CIFUENTES NO TIENE EL TFM

La expresidenta regional Cristina Cifuentes ha afirmado este viernes en el juicio que «no tiene los papeles» de los trabajos que realizó en el máster que cursó en la URJC y ha aseverado que actuó «de buena fe» dando por buena el acta remitida por la Secretaría del Rectorado sin saber que hubiera una firma falsificada.

La exdirigente popular, que abandonó la política el 25 de abril de 2018, se enfrenta a tres años y tres meses de cárcel por la presunta comisión de un delito de falsedad documental del acta sobre la defensa del TFM. La declaración se produce después de que ayer un juez archivara la querella que interpuso contra los periodistas de ‘eldiario.es’ que destaparon el caso.

La fiscal Pilar Santos considera a Cifuentes inductora de la falsificación de un acta «a sabiendas» de que acreditaba una defensa del trabajo «que jamás se produjo» y que exhibió en varios medios y redes sociales «para evitar las nefastas consecuencias políticas a las que debería enfrentarse».

La expresidenta ha relatado que solo entregó el Trabajo de Fin de Máster (TFM) en un acto «informal» y ha reconocido que ni siquiera lo leyó, indicando que solo habló algo en líneas generales y sobre la bibliografía. «No defiendo ni leo el trabajo, solo lo entrego. No estaba Álvarez Conde», ha aseverado la expolítica, quien ha querido dejar claro que el acta no era de defensa de su TFM sino del tribunal evaluarlo.

Cifuentes ha relatado que Dionisio Ramos le habló del máster en noviembre de 2011 y decidió matricularse al poder compaginarlo con su trabajo como diputada parlamentaria y vicepresidenta de la Asamblea de Madrid. Así, tendría un modelo no presencial con trabajos para suplir la asistencia y los exámenes.

«Álvarez Conde es la persona que me explicó la dinámica o cómo suplir la asistencia y exámenes y quien me fijó el calendario. Son doce asignaturas. Conde me dijo que no me preocupara por no ir a clase y me dijo que era una modalidad con alumnos que trabajan. No me sorprendió porque había otras universidades con modalidades parecidas. Por cada asignatura se hacía un trabajo. Todo era a través de Álvarez Conde», ha narrado.

UNA NUEVA CITA EN SU AGENDA

La fiscal ha preguntado a Cifuentes por qué no entregó su agenda electrónica en la instrucción. En la primera sesión, su letrado José Antonio Choclán aportó una nueva prueba en relación a una cita extraída de su agenda de 2012 en la que consta la fecha y el día en el que defendió su máster.

«Quizás se podría haber llevado acabo más investigaciones en la instrucción. Cuando fui presidenta de la Comunidad de Madrid podría haber accediendo a mi agenda de la Delegación y cuando me marcho, mi secretaria también cesa. Y esa información se guarda en un pendrive y es ese el pendrive entregado», ha detallado.

Al respecto, ha subrayado que esa cita demuestra que esa fecha constaba en la agenda y que no habría sufrido manipulación posterior. De hecho, el perito Luis E.Hellín realizará en la vista la pericial de cómo se extrajo esta cita.