domingo, 7 marzo 2021 18:38

Otro concierto polémico: El Drogas se marca un Raphael y aglomera a gente en Madrid

Las redes no están dejando pasar las imágenes y vídeos difundidos del concierto del cantante El Drogas el pasado 22 de enero en el Teatro Circo Price de Madrid. El artista acudió a presentar su nuevo disco ‘Solo quiero brujas en esta noche sin compañía’, una cita parte de la séptima edición del festival Inverfest que dura del 8 de enero al 7 de febrero. En los vídeos se ve a la gente sentada y con mascarillas, pero aun así, la concordancia de las imágenes con unos días en los que la tercera ola se agrava por momentos han suscitado reproches.

La razón por la que se producen conciertos como esos es porque la Comunidad de Madrid los permite, siguiendo siempre un protocolo. Esa es la razón por la que El Drogas, al igual que Raphael, ha llevado a cabo su actuación en el Circo Price, mientras que, paralelamente, se ha visto obligado a cancelar actuaciones en Barcelona el 11 de enero y en Valencia el 13 de febrero.

“Llevo meses sin hacer vida social, ¿para qué? Si me pareció mal el concierto de Raphael en su día y lo critiqué, esto con más razón”, dice una usuaria. “Está mal si lo hace Raphael y está mal si lo hace @ElDrogasOficial. Lo siento”, lamenta otro.

Precisamente, es ‘Raphael’ el nombre que ha ascendido a los trending topics este lunes, debido a que muchos de los que critican el concierto de El Drogas recuerdan asimismo el de Raphael, que suscitó la misma polémica en diciembre. No obstante, el evento de Raphael también se ajustaba a las medidas que exigía la autonomía comandada por Isabel Díaz Ayuso.

“Igual que lo dije cuando Raphael, me veo en la necesidad y coherencia de decirlo ahora. Así, no, está colapsada la sanidad, los profesionales no pueden más”, inciden. De esta forma, se ha reabierto el debate sobre si la cultura es segura o no o sobre si la capital hace bien permitiendo este tipo de eventos.

¿SON SEGUROS CONCIERTOS COMO EL DE EL DROGAS O RAPHAEL?

Desde Inverfest, la organización ya anunció que se comprometía con la seguridad de los asistentes, “cumpliendo con creces con todos los protocolos de seguridad que exigen las ordenanzas municipales, limitando los aforos de los recintos, dejando butacas vacías entre cada grupo de compra, velando por el uso de mascarilla durante todo el concierto y gestionando el flujo del público, entre otras medidas”, han señalado los organizadores en un comunicado.

Respecto al concierto de Raphael, del pasado 23 de diciembre, la Comunidad de Madrid aseguraba que, pese a los 5.000 asistentes congregados, el acto “no generó un riesgo mayor que el que puede haber en una superficie comercial”.

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, Enrique López, ha subrayado que conciertos de este tipo se pueden permitir “siempre que se cumpla con el aforo por debajo del 30 por ciento, las personas estén sentadas con mascarillas con prohibición de comer y de beber, y con un aire reciclado de forma permanente”.