viernes, 16 abril 2021 04:11

Ana Rosa Quintana: las veces que le han acusado de ser de ‘derechas’

Ana Rosa Quintana lleva más de 30 años en televisión y continúa siendo noticia prácticamente a diario por unas cosas o por otras. La presentadora del El Programa de AR, en Telecinco es protagonista de polémicas constantes por el tipo de declaraciones y comentarios que hace durante las cinco horas que dura la emisión, en las que se debaten los temas más importantes del momento del panorama político.

A lo largo de su carrera ha sido acusada infinidad de veces de posicionarse claramente -aunque sin verbalizarlo de forma directa- por los partidos de derechas, e incluso de blanquear a la extrema derecha española. Ella, ni confirma ni desmiente, si no que se acoge a un supuesto principio de objetividad periodística, y dice que a los informadores no se les debe etiquetar. Una objetividad de la que no suele hacer gala, ni en sus debates, ni en sus actuaciones.

ANA ROSA QUINTANA QUIERE IR AL ZENDAL

Una de las polémicas más recientes y que parecen posicionar claramente a Ana Rosa Quintana como afín a la derecha, está relacionada también con la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid. En cierto momento del programa se estaba comentando lo sucedido en el hospital de campaña de Valencia, que tuvo que ser desalojado por las fuertes rachas de viento. La tertuliana Verónica Funamal, exdirectora de comunicación de Pedro Sánchez, aprovechó para cargar contra el Zendal, ‘no tiene ni baños’, dijo.

Un comentario que pareció tocar la fibra sensible de la presentadora, que no tolera ningún tipo de crítica al gobierno madrileño. ’Es una vergüenza que se siga criticando al Zendal’, cortaba indignada. ‘No se puede criticar al Zendal, está maravillosamente hecho’. La periodista seguía con su férrea defensa del polémico hospital: ’Es verdad que tendrá problemas, claro. Acaba de ser construido deprisa y corriendo, no funcionará un baño, un día se atascará una tubería… pero es alucinante, porque van a abrir el tercer pabellón’. Y finalizaba con un tajante: ‘Es más, si me pongo mala, que me lleven al Zendal’.