viernes, 26 febrero 2021 17:23

Apropiación de vehículos y cobro del seguro: Así ha librado Ospina Abogados a un empresario de la cárcel

F.G.J tuvo que sacar a concurso voluntario la administración de las 3 empresas constructoras que tenía en propiedad. Desde ese momento se desentendió de la gestión, es por ello que se sorprendió cuando años después descubrió que había sido denunciado por uno de los administradores concursales por haberse apropiado indebidamente de 7 vehículos de unas de las empresas y por haber cobrado ilícitamente el pago de un seguro por el robo de uno de los vehículos.

F.G.J. negó en todo momento ante el juez que eso fuera verdadero, ya que desde que se desentendió de las empresas, no había tenido acceso a la administración de las que ya eran sus ex empresas, ni tenía conocimiento de su gestión económica que se encontraba en concurso mercantil. Pese a ello, el cliente de Ospina Abogados tuvo que lidiar con testigos que declararon en su contra tales como el administrador concursal denunciante, el administrador concursal de otra de las empresas, el dueño de una empresa de chatarrería que en 2014 se había llevado los vehículos o el gestor de los vehículos.

En 2017, tras cuatro años de investigación, el juez dictó auto de procedimiento abreviado para dar paso a que el Fiscal y la acusación particular formularan las acusaciones pertinentes. El primero pidió 3 años de cárcel por un delito de apropiación indebida y la segunda pidió la misma pena con un agravado de 3 años más de prisión por un delito de alzamiento de bienes por el cual F.G.J. no había sido ni siquiera investigado.

La linea de defensa fue coordinada por Ospina Abogadosdespacho de abogados penalista experto en Derecho Penal Económico. Ante un caso de tal envergadura, fue el propio director del despacho, Juan Gonzalo Ospina, el que asumió la tarea de defender a F.G.J.. El juicio se iba a celebrar a principios de este año, pero debido a la pandemia mundial se pospuso hasta el mes de noviembre.

Juan Gonzalo Ospina alegó como cuestión previa un incidente de nulidad del escrito de conclusiones provisionales de la acusación particular y, en consecuencia, del auto de apertura de juicio oral. La razón es que F.G.J. nunca fue investigado, ni imputado, ni citado a declarar por un delito de alzamiento de bienes. Ante esta anomalía, el letrado de la defensa pidió o que se retrotrajeran las acusaciones y entonces sí se citara a declarar a su cliente por supuesto delito de alzamiento de bienes; o bien que la acusación particular retirara la acusación por dicho delito. Finalmente fue esta última opción la que se materializó.

Tras esta primera victoria de F.G.J., Juan Gonzalo Ospina realizó un informe oral que acreditó que los vehículos que supuestamente se había apropiado F.G.J. eran muy antiguos y con un valor paupérrimo. Además el acusado había hecho saber a los administradores concursales dónde se encontraban dichos vehículos por si estos querían hacerles uso. A todo esto se sumó una prueba que acreditaba que la denuncia no había sido interpuesta por el administrador de la empresa a la cual pertenecían los vehículos, sino por el de otra de las entidades concursales que sacó en su momento a concurso el cliente de Ospina Abogados.

Por todo ello, el abogado de de F.G.J. solicitó una sentencia absolutoria que fue concedida por el juez tras demostrarse la inocencia del cliente de Ospina Abogados.

La linea de defensa planteada por el equipo penalista de Ospina fue todo un éxito. Esta victoria judicial consolida a Ospina Abogados como uno de los mejores despachos de abogados penalistas de la actualidad, expertos en Derecho Penal Económico de Madrid.