domingo, 7 marzo 2021 21:44

El Obispado de Castellón rechaza el cierre de la Basílica de Lledó al “contravenir” la libertad de culto

El Obispado de la Diócesis Segorbe-Castellón no considera “razonada ni aceptable” la decisión que adoptó el Ayuntamiento de Castelló de cerrar al público la Basilíca de Lledó debido a la situación de la pandemia del coronavirus.

Según ha explicado en un comunicado, esta decisión se tomó “unilateralmente” sin previa ni posterior comunicación oficial al Obispado ni al prior de la Basílica, encargado del culto en la misma, “contraviniendo el derecho fundamental de libertad de culto”.

En “disconformidad” con la medida adoptada, el vicario general, en nombre del Obispado de Segorbe-Castellón, presentó el día 19 de enero una serie de alegaciones a este cierre. “Al no recibirse respuesta, el día 25 se presentó escrito en el mismo sentido dirigido a al alcaldesa de la ciudad, que tampoco se ha recibido respuesta”, según el Obispado.

El Obispado ha recordado que la Basílica de Lledó es, desde su construcción y erección canónica en el siglo XIV, lugar destinado exclusivamente al culto católico bajo la jurisdicción del obispo diocesano y, junto a los demás templos de la Diócesis, ha sido “modélica” guardando todas las medidas sanitarias requeridas. “Somos conscientes del grave momento sanitario que vive nuestra comunidad autónoma a causa de la pandemia de la Covid-19 y la responsabilidad que nos exige a todos esta situación”, ha añadido.

El Obispado ha subrayado que no le parece “razonada ni aceptable” la decisión adoptada por el Ayuntamiento del cierre de la Basílica, por lo que, “en respuesta al deseo de los ciudadanos de acercarse a orar a su patrona y a la espera de la respuesta municipal”, la Real Cofradía de la Mare de Déu del Lledó entronizará en el altar mayor de la Concatedral de Santa María la imagen de la Patrona presente en una capilla lateral.

Así mismo, ha señalado que quien lo desee, en horario de apertura de la Concatedral, podrá acercarse a pedir la intercesión de la Mare de Déu de Lledó “por el fin de esta pandemia, la salud de los enfermos, el eterno descanso de los fallecidos, la fortaleza para los sanitarios y trabajadores en primera línea”, entre otros.

Al mismo tiempo, ha manifestado su compromiso de seguir instando al pueblo cristiano a poner en práctica las medidas adoptadas por las autoridades para prevenir los contagios.