domingo, 7 marzo 2021 20:28

¿Produce cáncer el sexo oral? Nuevos descubrimientos al respecto

Cuando hablamos de practicas que llevar a cabo en la cama, una de las más extendidas es la del sexo oral. Durante muchos años, perteneció a ese rincón de los temas tabú dentro del dormitorio. Sin embargo, cada vez son más personas las que se animan a probar las bondades de este tipo de fantasías, debido a que son de las más sencillas para llevar a cabo. Debemos tener cuidado, pues el riesgo de cáncer debido a las mismas existe.

Tanto se ha extendido en los últimos tiempos la realización de este tipo de prácticas que ahora hasta podemos conocer al detalle las mejores posturas para practicarlas. No obstante, no todo son ventajas y, aunque no queremos asustar, sino informar, pueden llegar a producir cáncer orofaríngeo. Pero, ¿cómo puede suceder esto? Existen algunos motivos que es importante conocer y tener en cuenta.

Si es un tema que te preocupa, esto te interesa. ¿Produce cáncer el sexo oral? Descubre los nuevos hallazgos al respecto.

Cáncer por practicar sexo oral, qué tener en cuenta

cancer sexo oral

El sexo oral es, hoy en día, una de las prácticas sexuales más extendidas. Es, además, una de las formas más efectivas para llegar al orgasmo, sobre todo para las mujeres. Esto, por supuesto, lo ha convertido en el momento favorito de la pareja. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y también debemos tener cuidado con él. Tanto llevar a cabo este tipo de sexo como fumar pueden producir cáncer orofaríngeo.

Los riesgos ascienden cuando tenemos cinco o más compañeros a lo largo de toda nuestra vida. No es cuestión de cortar el número de parejas sexuales que debemos tener, sino remarcar la idea de que es necesario usar cualquier tipo de protección. Este tipo de cáncer se vincula al virus del papiloma humano, al del tipo 16, en concreto. Junto al 18, es responsable del 70 por ciento de casos de cánceres del cuello del útero.

Por eso, resulta de vital importancia usar protección en la totalidad de nuestras relaciones. Debemos tener en cuenta, sobre todo, que es prácticamente obligatorio hacerlo cuando mantenemos una noche de pasión con personas que acabamos de conocer. Esto se da en situaciones diversas, como encontrarse con alguien en una discoteca o a través de un aplicación de citas.

Cómo se puede contraer la enfermedad

enfermedad

El microbio que nos puede afectar suele acampar a sus anchas por las mucosas y las áreas genitales. De ahí la importancia de usar una buena protección para no estar en contacto directo con el pene, la vagina o el ano de nuestro compañero. Y es que, desde esos lugares, el microbio no tiene ningún tipo de problema en trasladarse a la garganta.

Lo único que hace falta para que decida mudarse es una noche de amor o de pasión. Algo tan placentero, pensado para disfrutar, se puede convertir en nuestra peor pesadilla conforme pasen los días. Así lo confirma un estudio publicado en Annals of Oncology. Además, debemos tener presente que los casos de este tipo de cáncer casi igualan ya a los de cáncer cervical o de cuello de útero.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores deseaban descubrir cuáles son los factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de que alguien sano contraiga este tipo de enfermedad. Y, gracias a la investigación, se han obtenido resultados sorprendentes y reveladores.

El hombre tiene más posibilidades de contraer cáncer en el sexo oral

cancer sexo oral hombre

Las conclusiones, como se preveían desde un principio, fueron que tener varias parejas en el sexo y ser fumador aumenta de forma exponencial las posibilidades de contraer este tipo de cáncer. Sin embargo, se produjo también otro descubrimiento revelador: los hombres cuentan con muchas más posibilidades que las mujeres. La razón no es que ellas sean inmunes, sino que las mujeres puede que cuenten con otro tipo de hábitos y conductas respecto a la sexualidad y la higiene.

Gracias al estudio, se ha podido confirmar esta tesis. Los encargados del mismo, analizaron datos de más de 13.000 hombres y mujeres de entre 20 y 69 años que ya habían sido sometidos a pruebas relativas al virus del papiloma humano. Aquellas mujeres que solo habían tenido un compañero sexual o ninguno mostraron un riesgo muy bajo y menor de contraer cualquier tipo de cáncer de garganta.

Si analizamos a los hombres, si tenían de dos a cuatro parejas las posibilidades ascendían un 4 por ciento. En el caso de que también fumaran, el riesgo crecía hasta sobrepasar el 7 por ciento. Es decir, tanto el tabaco como tener sexo oral con cinco o más personas a lo largo de nuestra vida sexual aumentan el riesgo hasta un 15 por ciento.

Qué ocurre en España: este cáncer aumenta con el tabaco

cancer tabaco

No tan relacionado con el sexo oral está el riesgo de contraer este tipo de cáncer en España. Aunque, por supuesto, en ningún caso está exento, lo cierto es que la mayoría de las personas que sufren este tipo de enfermedad fuman, lo que aumenta las posibilidades de forma realmente delicada.

Y es que, tener sexo sin protección no es buena idea, pero coger el cigarrillo aún menos. De forma general, el carcinoma de orofaringe ha estado relacionado con el consumo de alcohol y tabaco. Desde hace poco tiempo, también se ha visto vinculado con el virus del papiloma humano, de ahí que debamos tener cuidado.

Hablamos de la enfermedad más frecuente entre los fumadores. Esto puede deberse, de acuerdo a la opinión de los expertos, por el peor nivel higiénicosanitario que tienen estas personas. Sea como fuere, la enseñanza es la misma: tanto si fumas como si tienes sexo oral de forma descontrolada, las probabilidades crecen.

Buen pronóstico pero peor tratamiento

tratamiento

Es cierto que, cuando hablamos de este tipo de cáncer relacionado con la zona oral, hay que destacar que es uno de los que mejor pronóstico tienen. Sin embargo, eso tampoco nos puede hacer confiarnos, pues el riesgo está ahí y los tratamientos son de los más agresivos.

De hecho, en la actualidad, el trabajo de los expertos pasa por intentar disminuir la gran cantidad de efectos secundarios que puede tener el tratamiento, como la cirugía, cosa menos habitual en este tipo de enfermedad, la radiología o la quimioterapia.

Algunos de los efectos más incómodos son la xerostomía, es decir, falta de saliva, complicaciones con la deglución o la disfagia. Conforme va pasando el tiempo, se van planteando otro tipo de tratamientos menos intensivos y también menos complicados. Para no tener que llegar a ninguno, ya hemos visto algunas formas de evitarlos. Sobre todo, protección en el sexo oral y dejar de fumar.