viernes, 26 febrero 2021 02:06

¿Un trío? Cómo hacer realidad esta fantasía sexual

Cuando sacamos el tema del sexo, no es solo que cada pareja sea un mundo, sino que cada persona también lo es. Es por eso tan complicado generalizar en el mundo de las relaciones, tanto sexuales como afectivas. Sin embargo, si algo se ha descubierto es que hay cosas que la mayoría de hombres y mujeres tienen en común. Hacer un trío, por ejemplo, es una fantasía sexual para buena parte de la población.

A pesar de que las fantasías se suelen quedar en el plano mental y no se llegan a practicar, no hay nada de malo en llevarlas a cabo en el caso de que tanto nosotros como la persona con la que estamos lleguemos a un acuerdo. Para ello, es importante conocer a fondo qué implica el lanzarnos a la piscina y cómo hacerlo de la forma correcta.

Si alguna vez lo has pensado, esto te interesa. ¿Quieres hacer un trío? Descubre cómo hacer realidad esta fantasía sexual.

El trío, la fantasía sexual más común entre hombres y mujeres

trio fantasia sexual comun

No importa el tiempo que pase, cuando se pregunta por la fantasía sexual más común siempre sale el trío en los primeros puestos, tanto en hombres como en mujeres. Además, llama la atención que existe tanto si estamos en pareja como si no. Sin embargo, esta ensoñación se cumple poco y, en muchas ocasiones, es porque no tenemos la información suficiente para llevarla a cabo sin complejos ni complicaciones.

De acuerdo al autor Justin Lehmiller, experto en relaciones, continua siendo la principal fantasía para los hombres, ya que un 82 por ciento de ellos están interesados en las mismas. Lo mismo sucede con el 31 por ciento de las mujeres, que también desearían probar la experiencia al menos una vez en la vida. Así lo determina un reciente estudio. No obstante, no debemos olvidar que no suele darse la oportunidad.

En la encuesta, un 3 por ciento de las mujeres lo habían practicado al menos una vez. Un número que resulta bajo si tenemos en cuenta que en el plano de la imaginación asciende hasta límites insospechados. Aquí debemos indagar sobre las razones que llevan a una persona o pareja a decidir dejarlo mejor como fantasía y no terminar de cumplirlo.

Diferencias según el tipo de pareja

diferencias pareja

Al principio, lo que cuentan aquellos que han decidido dar el paso y salir a buscar otras personas que deseen hacer un trío, es que es bastante difícil saber quiénes estarían dispuestos y quiénes no. Con el paso del tiempo, así como con la práctica, podemos terminar reconociendo a aquellos interesados.

Las parejas heterosexuales son las más propensas a hacer realidad este tipo de fantasía sexual, aunque, al seguir siendo un tema considerado tabú, muchas veces no lo expresan de forma abierta. Una vez que sepamos detectarlas, las podremos encontrar en bares, por ejemplo, donde esperan la oportunidad de pasar una noche de pasión.

Tampoco debemos dejar atrás a las parejas homosexuales. Sin embargo, parece más complicado hacer un trío con hombres gays. Algunas razones que dan aquellos que ya lo han intentado es que estos suelen ser bastante exigentes en la cama. Por eso, cuando se quiere añadir a un tercero, este debe cumplir con muchos requisitos.

Por esto nos gusta tanto hacer un trío

hacer trio

Ya sabemos que es una fantasía sexual muy común en la imaginación de hombres y mujeres pero, ¿qué hace tener un trío tan llamativo? Muchos aseguran que son adictos a aquello de establecer intimidad con una persona nueva. Además, debemos tener en cuenta que serán de lo más excitantes si el sexo con las dos personas es muy apasionado.

Otras personas prefieren quedar más en segundo plano y ver a otras manteniendo relaciones. De este modo, aumentan su propio placer y también ayuda a reforzar la confianza con su pareja. Entre parejas casadas, puede ayudar a conocer qué le excita al otro y no entrar en la rutina. Todo está en probar y experimentar, siempre teniendo claro qué nos gusta y hasta donde deseamos llegar.

Una de las cosas que más se repite es la de practicar un trío con un amigo. Cuando queremos indagar un poco más sobre el tema porque lo hemos estado hablando con nuestra pareja, una buena idea puede ser intentar llevar a cabo la fantasía con alguien de mucha confianza. Sin embargo, esto también quedará a elección de cada uno.

Límites para que esta fantasía sexual salga bien

limites fantasia sexual

En esta como en otro tipo de relaciones, lo primero que debemos tener en cuenta es que tenemos que establecer unos límites para que salga bien, sobre todo con la tercera persona. Muchas parejas deciden que no se puede abrazar ni besas a nadie. Es decir, evitan cualquier tipo de intimidad. Eso queda reservado para ellas.

El pensamiento común a la hora de hacer un trío es que no estamos haciendo el amor, sino que es solamente sexo. Para muchos que lo han probado, se trata como de usar un juguete sexual. A pesar de que, para empezar, puede ser buena idea hacerlo como un amigo, esto tiene que estar previamente hablado y bien hablado.

Cuando ese amigo o amiga es común, podrían empezar a aparecer los problemas. Lo ideal es buscar a una persona que sea soltera y que no tenga compromisos. En cuanto al género, eso dependerá también de cada pareja, aunque la mayoría se suelen guiar más por la química.

Esto no es un trío, no lo confundas

que no es trio

Hacer un trío no es engañar, sino llegar a un acuerdo en el que ambas partes participen y se sientan cómodas. No debemos aprovechar esto para serles infieles a nuestras parejas. Quizá por eso es tan complicado hacer realidad esta fantasía sexual, pues muchos piensan que es casi imposible llegar a un acuerdo.

Practicarlo, en muchos casos, funciona del mismo modo que una pareja tradicional. Lo ideal es preguntar qué le gusta a esa tercera persona para generar confianza. Si todo fluye, vais en el camino correcto. Una creencia que no es así es que solo los bisexuales están dispuestos a hacerlo.

Además, también hay confusión en la sociedad con el rol que cada uno de los miembros debe asumir durante la relación sexual. Este es uno de los mitos con los que hay que terminar antes de lanzarse. Debemos dejarnos llevar y siempre llegar a un acuerdo con el resto.